Tendencias
Creativo
Usuario de un smartphone utilizando apps en su teléfono. - Foto: Getty Images/iStockphoto

tecnología

Lo que se debe saber sobre el procesador de un teléfono a la hora de estrenar smartphone

En algunos casos es un error solo fijarse en un celular que tome buenas fotos.

Usualmente, algunas personas que están considerando adquirir un smartphone tienden a preocuparse por conseguir un teléfono inteligente que cuente con un buen sistema de cámaras e ignoran que estos dispositivos cuentan con otros componentes que son clave para tener una buena experiencia al usar las redes sociales, ver series o jugar videojuegos.

En ese sentido, los procesadores representan una pieza de gran importancia para el funcionamiento de un celular, pues es prácticamente núcleo del dispositivo y este se encarga de que se ejecuten correctamente aplicaciones y funciones del equipo como WhatsApp, Instagram, la cámara fotográfica, entre otros elementos.

¿Qué es el procesador de un celular?

El procesador de un teléfono es el alma del equipo, debido a la gran cantidad de funciones que realiza en el dispositivo. Este componente es el cerebro, corazón, sistema nervioso, y básicamente define que es lo que hace un smartphone.

Estos chips cuentan con una serie de tecnologías que permiten el procesamiento del sistema operativo del equipo, los gráficos, reproducción de multimedia, fotos, videos, aplicaciones, el tamaño de la memoria, las opciones de conectividad 4G, 5G y las redes wifi.

Además, ayudan a controlar elementos como los sensores de luz para ajustar los lentes de la cámara, la conexión con otros dispositivos y la visualización de elementos en pantalla.

Así las cosas, el procesador es el componente que define cuantas cámaras, memoria de almacenamiento, tamaño y velocidad de la memoria puede tener un teléfono inteligente.

¿La potencia del procesador hace que un teléfono sea más caro?

Los procesadores más potentes cuentan con materiales especiales para impulsar su potencia, esto va acorde a características que ofrezca el dispositivo como una pantalla, altos niveles de brillo, gran resolución y elevadas tasas de refresco.

Por lo tanto, un procesador muy potente sí tendrá una incidencia en el precio de un teléfono inteligente, pues sería usado en un equipo que cuenta con otros componentes de alto desempeño.

¿Cómo elegir el procesador adecuado?

En diálogo con SEMANA, Ricardo Anaya, gerente de producto para Qualcomm LATAM, indicó que actualmente existen diferentes gamas de procesadores que son incorporados a dispositivos que intentan cumplir distintas necesidades del usuario.

En ese sentido, existen procesadores que han sido optimizados para videojuegos en dispositivos móviles y estos brindan mejor rendimiento de batería y más calidad en imágenes. De igual manera, hay opciones que son más balanceadas para brindar rendimiento, batería y buena conectividad, las cuales suelen ser empleados en teléfonos de gama media.

También existen productos que están diseñados para la gama alta, como la serie 8, que ofrecen nuevas tecnologías enfocadas en optimizar consumo energético, inteligencia, artificial, fotografía y procesamiento de imágenes, entre otros.

Así las cosas, lo recomendable es que el usuario consulte la referencia del procesador que posee el teléfono que desea tener y así podrá saber qué tipo de desempeño le ofrecería, en función de sus necesidades.

¿Qué características ofrecen las nuevas generaciones de procesadores?

La nueva generación de procesadores representan una mejora en tamaño al ser de 4 nanómetros, lo cual permite que al interior de un teléfono se puedan incorporar otros componentes. Pero Anaya sostiene que también marca una evolución en conectividad (5G, Bluetooth y wifi), inteligencia artificial más eficiente a la hora de tomar fotografías, más eficiencia en sistemas de seguridad biométrica.

Señales que anuncian la hora de conseguir un nuevo teléfono

Al igual que con otros dispositivos tecnológicos, los teléfonos inteligentes tienen una vida útil que está determinada por el desgaste de sus componentes internos y la aparición de nuevas tecnologías que hagan obsoletas las características del dispositivo.

Compatibilidad con actualizaciones de apps y sistema operativo

Es fundamental tener presente que las aplicaciones instaladas en el equipo y el sistema operativo del teléfono se actualizan constantemente, esto para reparar problemas, mejorar la seguridad, incorporar nuevas funciones e integrarse con nuevas tecnologías. Por esta razón, es clave monitorear constantemente la compatibilidad que tiene el dispositivo con las actualizaciones de los diferentes servicios que el usuario maneja.

Un dispositivo inteligente que no se puede actualizar representa un gran riesgo para su usuario, porque este teléfono perderá la capacidad de proteger la información privada de su usuario ante las acciones de cibercriminales.

Bajo rendimiento

Los teléfonos inteligentes utilizan su procesador y memoria RAM para poder ofrece un buen desempeño cuando el usuario ejecuta diferentes aplicaciones o juegos, sin embargo, con el paso del tiempo estos componentes dejan de tener la potencia necesaria para aprovechar al máximo las plataformas que día a día se emplean desde el equipo.

Poca duración de la batería

La carga de batería es un componente fundamental para poder usar teléfono inteligente de forma correcta, pues la batería brinda la energía necesaria para que todos los componentes del equipo funcionen correctamente. Por lo tanto, el hecho de que un usuario deba recargar constantemente la batería de su equipo evidencia que es hora de comenzar a pensar en un cambio de teléfono.