vida moderna

Agua de brócoli: estos son los beneficios que tiene su consumo

El brócoli pertenece a la familia brassicaceae.


El brécol, también llamado brócoli, es una planta de la familia de las brasicáceas, antes llamadas crucíferas, de acuerdo con la Fundación Española de Nutrición, la cual indica que, como el resto de las crucíferas, el brócoli tiene una gran importancia desde el punto de vista nutricional, ya que contiene una elevada cantidad de fibra, minerales y vitaminas.

Concretamente, es una buena fuente vitamina C (si bien una parte considerable de la misma puede perderse durante el proceso de cocción) y folatos, hasta el punto que una ración (200 g) aporta casi el doble de las ingestas recomendadas de vitamina C y la cuarta parte de las ingestas recomendadas de folatos para un hombre y una mujer de 20 a 39 años con actividad física moderada.

También es fuente de potasio, el cual contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos, pues el consumo de una ración de brécol cubre el 28 % de las ingestas recomendadas de folatos.

Asimismo, el brócoli contiene una importante proporción de azufre, que le confiere propiedades antimicrobianas e insecticidas, además de ser responsable del fuerte olor que desprenden estas verduras durante su cocción.

Sobre la misma línea, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que el brócoli ayuda a reducir el colesterol malo (LDL).

Es ideal para controlar la presión arterial, pues según el portal, “contiene sulforafanos, unas sustancias con propiedades antiinflamatorias que previenen la aparición de lesiones en los vasos sanguíneos y el desarrollo de enfermedades en las arterias coronarias”.

Otro beneficio del brócoli es que por su contenido de fibra, ayuda con el estreñimiento y aumenta el volumen de las heces.

De igual forma, Tua Saúde indicó que “el brócoli es un vegetal con excelentes propiedades antiinflamatorias, por lo que su consumo ayuda a desinflamar las articulaciones, pudiendo retrasar el desarrollo de problemas articulares, como la osteoartritis, por ejemplo”.

Así las cosas, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, reveló una receta para agregar el brócoli en la alimentación y se necesitan:

  • 4 tazas de ramilletes de brócoli.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de ajo picado.
  • 1 cucharadita de ralladura de limón.
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida.

Después, en una cacerola pequeña, se debe poner a hervir una taza de agua. En seguida, se agrega el brócoli al agua hirviendo y se cocina durante 2 a 3 minutos o hasta que quede tierno y se escurre el agua del brócoli.

Posteriormente, en una sartén pequeña a fuego medio-alto se calienta el aceite y se agrega el ajo y se sofríe durante 30 segundos Finalmente, se agrega el brócoli, la ralladura de limón, la sal y la pimienta y se mezcla bien y se sirve.

No obstante, “el agua de cocción de las verduras puede llegar a acumular una gran cantidad de vitaminas, minerales y otros fitonutrientes que no hemos de desaprovechar”, explicó Bio Trendies.

De todos modos, al igual que con cualquier alimento que se quiera incluir en la dieta diaria, es importante consultar al médico tratante o a un nutricionista sobre cuál es la mejor manera de consumir, y si las condiciones médicas ya existentes no son un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de los alimentos ya nombrados, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Información nutricional por cada 100 g de brócoli

Calorías: 25 calorías

Grasas: 0,3 g

Carbohidratos: 4,0 g

Proteínas: 3,6 g

Fibras: 2,9 g

Calcio: 86 g

Magnesio: 30 g

Fósforo: 13 g

Hierro: 0,5 g

Sodio: 14 mg

Potasio: 425 mg

Vitamina C: 6,5 mg