vida moderna

Los pasos a seguir para lavar las verduras y prevenir infecciones

Todos los alimentos tienen microbios, por esto, se deben lavar muy bien.


De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, las verduras como la espinaca, el repollo, la lechuga, el col, entre otros -característicos porque tienen sus hojas color verde- contribuyen en la prevención de diferentes enfermedades a las que está expuesto el organismo; sin embargo, un inadecuado lavado puede perjudicar la salud.

Es importante recordar que estos alimentos están expuestos a bacterias que tras su ingesta pueden perjudicar el cuerpo. Por esto, se recomienda lavarlos muy bien, aunque esta acción no elimine todos los microbios, explica.

La primera recomendación que se hace es, por ejemplo, lavar muy bien y cocinar la lechuga antes de ser consumida en una ensalada, o quizá, un sándwich, ya que si no se hace esto, existe un alto riesgo de contraer una enfermedad.

Es importante indicar que estos alimentos se pueden contaminar en cualquier lugar, quiere decir, que la tierra, el contacto con las heces de un animal, entre otras, puede provocar la aparición de bacterias.

¿Quiénes son más propensos a infectarse?

Es importante aclarar que las verduras como las ya mencionadas son portadoras en algunos casos de bacterias como la listeria, la salmonella, y el norovirus.

Entre tanto, la entidad americana explica que los niños menores de 5 años son más propensos a adquirir esta infección junto con los adultos mayores. Igualmente, el lavado adecuado de estos alimentos es primordial antes de su consumo.

¿Cómo se deben lavar los alimentos?

Los CDC recomiendan que se debe leer con detenimiento si estos alimentos requieren de un segundo lavado, puesto que muchos de ellos ya vienen prelavados.

Es entonces, que si el producto dice en su empaque, frases como: “No se necesita lavar”; “Lista para comer”, entre las que hagan referencia al consumo inmediato, entonces, no necesita un previo enjuague.

Especialistas en nutrición recomiendan 5 raciones diarias entre frutas y verduras. Foto: Getty Images.
Especialistas en nutrición recomiendan 5 raciones diarias entre frutas y verduras. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Pasos a seguir, según los CDC:

  • En primer lugar, se recomienda lavar muy bien las manos con agua y jabón antes de manipular algún alimento, así se evitará la transmisión de bacterias.
  • Luego se deben retirar las primeras hojas ya sean de la lechuga y el repollo; además de quitar aquellas que están dañadas.
  • Posteriormente los CDC explican que la mejor manera de lavar estos alimentos es debajo del chorro de agua, es entonces, que luego de haber separado las hojas buenas de las dañadas, se deben lavar una por una, para así eliminar los microbios que tienen. Cabe aclarar, que su lavado no elimina el 100% de estos organismos.
  • Por último, la organización americana indica que se deben secar muy bien.
  • También sugiere no dejar en agua las hojas de estos alimentos porque se pueden propagar los microbios por lo que, una vez más, se recomienda lavar bajo la presión de agua.

Otros consejos de lavado

De acuerdo con el portal de salud Tua Saúde, los vegetales se pueden lavar con cuidado con la ayuda de un cepillo; sin embargo, aunque parezca obvio, no se recomienda usar otro tipo de producto líquido que ayude a eliminar las bacterias.

Aunque el siguiente consejo puede parecer que está de más, es importante lavar los vegetales con agua limpia, es decir, potable.

Las verduras son fuente de nutrientes y vitaminas para el organismo que no deben faltar en la dieta. Foto: GettyImages.
Las verduras son fuente de nutrientes y vitaminas para el organismo que no deben faltar en la dieta. Foto: GettyImages. - Foto: Foto Gettyimages

¿Se puede usar vinagre para eliminar las bacterias de los vegetales?

Tanto los CDC como el portal de Tua Saúde, recomiendan no usar el vinagre blanco para limpiar los vegetales, puesto que no hay un previo estudio que confirme su utilidad.

Así mismo, los productos que contienen hipoclorito de sodio, no son aconsejables para lavar los alimentos. En conclusión, tanto las verduras orgánicas y las que no lo son, pueden contaminarse en cualquier parte del proceso, desde la finca donde se recogen hasta el plato donde se sirven.