vida moderna

Ajo y clara de huevo para estimular el colágeno y eliminar arrugas: ¿cómo prepararlos?

La pérdida de colágeno es un signo de envejecimiento.


Con el paso de los años comienza la aparición de las arrugas, líneas de expresión y manchas, que es un motivo de preocupación estético para muchas personas. Para tratar estas molestias, hay remedios naturales que se convierten en poderosos tratamientos antienvejecimiento.

Cabe mencionar que el deterioro prematuro en la piel también se genera por la contaminación del ambiente, los rayos UV del sol o la mala alimentación.

Para evitar y tratar estos daños en la piel hay cientos de cremas y tratamientos estéticos en el mercado, pero estos pueden contener químicos que a largo plazo pueden causar daños en la piel, pero la naturaleza aporta ingredientes que ofrecen mejores resultados.

El colágeno es la sustancia principal que otorga elasticidad a la piel previniendo la aparición de arrugas.

La doctora Lorea Bagazgoitia, en su libro Lo que dice la ciencia sobre el cuidado de la piel, explica que a partir de los 25 años el organismo disminuye la producción de colágeno, generando efectos colaterales en la piel, como la disminución del brillo e hidratación natural.

Por tal razón, es importante consumir alimentos que ayuden con la producción de esa proteína, pero también existen mascarillas naturales que sirven para estimular el colágeno, una de estas preparaciones se hace con un diente de ajo rallado, una cucharada de harina y la clara clara de un huevo.

El ajo y el huevo son dos ingredientes que tiene nutrientes para tratar los signos del paso de los años en la piel, pero la recomendación de los expertos es consultar con un dermatólogo, antes de utilizar estas cremas caseras.

Estos ingredientes se mezclan hasta conseguir una pasta homogénea y se aplica la mascarilla en el rostro durante 15 minutos y, por último, se enjuaga con agua tibia y también se recomienda usar otros productos para cuidar la piel como el tónico, el contorno de ojos, el sérum y la crema hidratante.

En el portal Mejor con salud indican que el ajo es “una fuente natural de vitaminas, minerales y otras sustancias vegetales que le dan su poder inmunitario y antiinflamatorio”, así lo cita de una investigación realizada por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente de México.

El ajo también se puede aplicar de forma directa sobre la piel y resulta muy saludable, explica Mejor con salud, pues, gracias a sus agentes curativos favorecen la eliminación de imperfecciones que aparecen con el envejecimiento en la piel.

Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Washington, señala que el ajo tiene efectos antibacterianos, que harían posible el combatir trastornos cutáneos. Esta planta también ayuda a la eliminación de células muertas para aclarar de forma natural.

Por otra parte la clara de huevo aporta nutrientes para hidratar, mejorar la textura y hace que la piel luzca mucho más firme y joven.

De acuerdo con el portal unCOMO, la clara de huevo genera estos beneficios en la piel:

Reafirma: contiene proteínas que mejoran la textura de la piel del rostro, la reafirman y la deja más tersa.

Limpia: ayuda a limpiar el rostro en profundidad para dejarlo libre de impurezas.

Hidrata: contiene propiedades humectantes que repara la piel dañada y reseca.

Reduce los poros: la clara de huevo es una buena aliada para cerrar los poros abiertos de la cara.

Suaviza: después de aplicar, la piel queda mucho más sedosa al tacto y sin irritaciones.

Controla la grasa: otra de sus funciones es que actúa como astringente natural y, por ello, ayuda a reducir el exceso de grasa en la piel.

Previene y combate las arrugas: los signos del envejecimiento se pueden retrasar con el uso de la calara de huevo, además reduce la visibilidad de las arrugas más marcadas y profundas.