Tendencias
El alzhéimer es el tipo de demencia más común.
El Alzhéimer es el tipo de demencia más común. - Foto: Getty Images

vida moderna

Alzheimer: cómo tratar los síntomas y conductas asociados a la enfermedad

El Alzheimer suele comenzar después de los 60 años.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno neurológico progresivo que hace que el cerebro se encoja (atrofia) y que las neuronas cerebrales mueran, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, explicó que la enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia, un deterioro continuo en el pensamiento, el comportamiento y las habilidades sociales que afecta la capacidad de una persona para vivir de forma independiente.

“El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas con el mal pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de personas que conocen. Un problema relacionado, el deterioro cognitivo leve, causa más problemas de memoria que los normales en personas de la misma edad. Muchos, pero no toda la gente con deterioro cognitivo leve, desarrollarán Alzheimer”, explicó Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Asimismo, agregó: “con el tiempo, los síntomas del Alzheimer empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir. Pueden olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello. Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados totales. Esto puede ser muy estresante para los familiares que deben encargarse de sus cuidados”.

Asimismo, Medline Plus, señaló que el Alzheimer suele comenzar después de los 60 años y el riesgo aumenta a medida que la persona envejece, pero el riesgo es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad.

Por tal razón, la entidad sin ánimo de lucro reveló que para tratar los síntomas y conductas asociados a la enfermedad se pueden adoptar las siguientes medidas para ayudar a una persona a no perder la sensación de bienestar ni la capacidad continua de desenvolvimiento:

  • En la casa siempre mantener las llaves, las billeteras, los teléfonos celulares y otros objetos de valor en el mismo lugar para no perderlos.
  • Mantener los medicamentos en un lugar seguro y usar una lista de comprobación diaria para llevar un registro de las dosis.
  • Organizar las transacciones financieras para que sean por pago o depósito automáticos.
  • Asegurarse de que la persona con enfermedad de Alzheimer lleve un teléfono celular con capacidad de localización para que un cuidador pueda rastrear su ubicación.
  • Guardar los números de teléfono importantes.
  • Instalar sensores con alarma en puertas y ventanas.
  • Asegurarse de que las citas médicas regulares, en la medida de lo posible, sean el mismo día y a la misma hora.
  • Usar un calendario o un tablero para hacer un seguimiento de las tareas diarias y tachar las tareas realizadas.
  • Retirar los muebles de más, el desorden y los tapetes.
  • Colocar barandas fuertes en las escaleras y en los baños.
  • Asegurarse de que el calzado sea cómodo y provea una buena tracción.
  • Reducir la cantidad de espejos, pues las personas con enfermedad de Alzheimer pueden sentir temor o confusión al ver imágenes en los espejos.
  • Asegurarse de que la persona con enfermedad de Alzheimer lleve consigo una identificación o use un brazalete de alerta médica.
  • Dejar fotografías y otros objetos significativos en diferentes partes de la casa.

Finalmente, es importante señalar que el Alzheimer es una enfermedad que no se puede prevenir, pero algunos fármacos pueden ayudar a impedir por un tiempo limitado que los síntomas empeoren.

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y por ello lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.