Tendencias
Alzheimer
El alzhéimer es una de principales consecuencias de la demencia. - Foto: Getty Images

salud

Alzheimer: diez síntomas que advierten de la enfermedad

Este padecimiento es la primera causa de demencia en el mundo.

La enfermedad de Alzheimer es un padecimiento neurodegenerativo que afecta a millones de personas en el mundo y es la primera causa de demencia en la población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 55 millones de personas viven con demencia, una cifra que, se prevé, llegará a los 78 millones en 2030. Cada año se diagnostican unos 10 millones nuevos de casos de Alzheimer en el planeta.

Además, es un mal que esconde una notable cantidad de casos sin diagnosticar, a los que habría que sumar los de familiares y cuidadores, que también se ven afectados por la problemática que rodea a esta enfermedad, asegura el portal Cinfasalud, de España.

Existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar este tipo de demencia y algunos de ellos son, por ejemplo, la edad. El alzhéimer afecta en mayor medida a personas de más de 65 años.

También influye el género, pues son más las mujeres las que padecen de esta enfermedad, porque su esperanza de vida es más alta. También intervienen causas hormonales. El riesgo aumenta si existen en la familia personas con este padecimiento.

El alzhéimer es el tipo de demencia más común.
El alzhéimer es el tipo de demencia más común. - Foto: Getty Images

Síntomas

De acuerdo con información de la Alzheimer’s Association, los 10 síntomas más evidentes del desarrollo de esta enfermedad son los siguientes.

1. Cambios de memoria: Una de las señales más comunes es olvidar información recién aprendida. Tampoco se recuerdan fechas o eventos importantes y se pide la misma información repetidamente.

2. Dificultad para resolver problemas: Algunas personas experimentan cambios en su habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales.

3. Dificultad para desempeñar tareas habituales: A las personas que padecen del Alzheimer con frecuencia se les hace difícil completar tareas cotidianas. A veces pueden tener dificultad para llegar a un lugar conocido.

4. Desorientación de tiempo o lugar: A estos pacientes se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener dificultad en comprender algo si no está en proceso en ese instante.

5. Dificultad para comprender imágenes visuales. Para algunas personas, tener problemas de la vista es una señal del Alzheimer. Se les dificulta leer, analizar distancias y determinar colores o contrastes.

6. Nuevos problemas con el uso de palabras. Quienes padecen de Alzheimer pueden tener problemas en seguir o participar en una conversación. Es posible, también, que paren en medio de la misma sin idea de cómo seguir o es posible que repitan mucho lo que dicen.

7. Dejar objetos en otro lugar: Una persona con el mal de Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar e incluso a veces es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir más frecuentemente con el tiempo.

8. Falta del buen juicio: Las personas que padecen del Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono y también es posible que presten menos atención al aseo personal.

9. Pérdida de iniciativa: Es posible que estas personas pierdan la iniciativa para realizar pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes.

10. Cambios en el humor: El humor y la personalidad de estos pacientes pueden cambiar. Se pueden confundir, deprimirse, ser temerosos o ansiosos. Se pueden enojar fácilmente.

Fases del Alzheimer

La evolución de esta enfermedad es lenta, y pueden pasar varios años desde la aparición de los primeros síntomas hasta el paso a una etapa más aguda. En general, Cinfasalud, cita tres fases.

- Fase leve: En esta etapa, el daño de la enfermedad todavía no es evidente ni para el paciente ni para sus familiares. Se dan las primeras pérdidas de memoria (el enfermo se olvida de una cita, una llamada o nombres de personas u objetos cercanos), tiene dificultad para encontrar las palabras precisas y presenta cambios bruscos de humor; pero todavía no hay desorientación.

- Fase moderada: La enfermedad ya se hace evidente para todos y el deterioro del enfermo es visible. Comienzan las reacciones agresivas y desmesuradas y la incapacidad para realizar tareas cotidianas como conducir.

- Fase aguda o grave: Se presenta cando todas las áreas relacionadas con la función cognitiva están alteradas y las funciones orgánicas también se ven afectadas. La desorientación se vuelve constante, el paciente no conoce a sus allegados, no recuerda sucesos recientes y pasados, y muestra incapacidad para hablar e incluso para moverse. El deterioro general es severo.