desempleo

Ansiedad por desempleo: causas y cómo enfrentarla

El aumento del estrés por la falta de trabajo fue un fenómeno social que tomó relevancia en el marco de la pandemia del coronavirus.


El desempleo es un fenómeno que golpea con fuerza a toda Latinoamérica. Según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 2022 cerrará con 28,8 millones de desempleados en América Latina y el Caribe y 27,6 millones en el 2023.

El estudio de la OIT titulado Perspectivas sociales y del desempleo en el mundo 2022 destacó que la región fue la más afectada por el coronavirus, lo que produjo, en consecuencia, una alta tasa de desocupación que detonó, entre otros puntos, un fuerte impacto psicológico en la comunidad.

En este contexto, el aumento de la ansiedad por desempleo fue una problemática social que tomó relevancia y abrió una serie de cuestionamientos: ¿cuáles son sus consecuencias y cómo se debe controlar?

La plataforma de responsabilidad social CuídatePlus destacó que el desempleo puede derivar en problemas como ataques de ansiedad, molestias estomacales, insomnio y contracturas musculares. Elisa Sánchez, psicóloga y coordinadora del grupo de salud laboral del Colegio de Psicólogos de Madrid, apuntó que “si la situación se mantiene en el tiempo pueden aparecer otros síntomas como el desánimo, la desesperación y la depresión”.

A su vez, el hecho de estar sin trabajo también genera sentimientos negativos como la impotencia, la frustración y el agobio relacionados con la falta de ingresos para solventar las cuentas, además de despertar una crisis de identidad cuando se trata de una profesión vocacional. “El desempleo puede suponer no solo una pérdida de capacidad adquisitiva sino un menoscabo profundo del proyecto personal y la necesidad básica de autorrealización”, dijo Joaquín Mateu Mollá, psicólogo sanitario en el Hospital Universitario de Valencia, en conversación con CuídatePlus.

La incertidumbre en el mercado laboral alimenta las llamadas “ideas catastróficas”, las cuales se traducen en un compendio de pensamientos desfavorables que, en algunos casos, llevan a las personas a crear un escenario de no futuro.

Por otra parte, en una sociedad en la que el materialismo y el dinero tienen una fuerte carga simbólica que se asocia con el estatus, estar desempleado puede reducir la autoestima de un individuo. De hecho, remarcó la página web Psicología y Mente, no es raro que esto le ocurra a quienes por su situación económica privilegiada no tienen la necesidad de trabajar para mantener un alto nivel de vida.

¿Cómo lidiar con la ansiedad por desempleo?

Mantener una autoestima alta y creer en las capacidades propias es fundamental para enfrentar una época sin trabajo. “La importancia de la autoestima radica en que nos impulsa a actuar, a seguir adelante y nos motiva para perseguir nuestros objetivos. Además, los técnicos encargados de selección suelen buscar personas que transmitan seguridad, que tengan autocontrol emocional y que sepan comunicarse de forma adecuada; de manera que una baja autoestima puede influir de forma negativa al tener una entrevista laboral”, explicó Elisa Sánchez.

Estructurar dinámicas diarias con horarios claros también ayuda a mantener la calma y a sentirse proactivo. Definir objetivos realistas, coherentes con la situación económica y que permitan establecer metas concretas y simples es definitivo para sobrellevar el día a día. A todo esto se debe sumar el ejercicio físico. El sedentarismo puede ser un generador de pensamientos negativos.

Finalmente, rodearse de los seres queridos y la familia permite encontrar refugio y respuestas más claras en los momentos de incertidumbre. “El apoyo social es necesario ante cualquier situación de adversidad porque todos los elementos que intervienen (emocionales, instrumentales y afectivos) actúan de mediación entre el estrés y la aparición de consecuencias graves para la salud mental”, concluyó el psicólogo Joaquín Mateu.

Noticias relacionadas