vida moderna

Ayuno intermitente, la prometedora dieta que no funciona para todos: conozca el motivo

Tenga en cuenta que antes de seguir cualquier dieta, el interesado debe consultar con un experto si es la más adecuada para su organismo.


Con el propósito de bajar de peso, muchas personas deciden someterse a una serie de rutinas que contribuyen a ese propósito, entre estas reducir la ingesta de calorías, no consumir ningún tipo de azúcar, ejercitarse a diario con sesiones importantes de cardio y fuerza, y bajar el consumo de carbohidratos. Sin embargo, existe otra opción que también trae beneficios relacionados con la pérdida de grasa, una mejor salud y longevidad, con la que muchos se sienten cómodos.

Se trata del ayuno intermitente, una especie de programa en la alimentación que implica abstenerse total o parcialmente de comer durante un tiempo determinado, antes de volver a consumir alimentos de manera regular. Esto sugiere, para muchos, una ventaja sobre las dietas tradicionales con control de calorías, dado que es más fácil de mantener gracias a varios métodos que se pueden poner en práctica. Entre ellos:

* Ayunar por 12 horas al día, lo cual implica no ingerir alimentos durante ese tiempo. Según cita el portal de salud Medical News Today, algunos investigadores señalan que el ayuno de 10 a 16 horas puede hacer que el cuerpo convierta las reservas de grasa en energía, con lo cual se liberan cetonas en el torrente sanguíneo, algo que debería estimular la pérdida de peso. Una forma fácil de hacer el ayuno de 12 horas es incluir el tiempo de sueño en el espacio de ayuno.

* Ayunar por 16 horas al día, un método conocido también como 16:8 o la dieta “Leangains”, que consiste en ayunar durante 16 horas, donde se incluyen las 8 horas de sueño y se dejan libres 8 horas para la ingesta de alimentos.

Según indica el portal especializado, un estudio en ratones descubrió que limitar la ventana de alimentación a 8 horas los protegía de la obesidad, la inflamación, la diabetes y las enfermedades del hígado; incluso, cuando consumían la misma cantidad total de calorías que los ratones que comían en cualquier momento.

* Ayunar 2 días a la semana: una metodología para bajar de peso conocida también como la dieta 5:2 o la dieta rápida, donde las personas comen cantidades regulares de alimentos saludables durante 5 días y reducen –no eliminar– la ingesta de calorías durante los otros 2 días.

* Ayuno en días alternos. En ese método algunas personas, en los días de ayuno, evitan por completo consumir alimentos sólidos, mientras que otras pueden consumir hasta 500 calorías.

Los alimentos que se deben consumir durante la dieta son, al igual que con otros métodos, todos aquellos que son parte de una alimentación saludable: verduras y frutas, legumbres, frutos secos naturales, semillas, huevos, pescado, carne, entre otros.

Sin embargo, es importante tener presente que la efectividad del ayuno en sus diferentes versiones es diferente para cada persona según su contextura, peso, estatura, edad y, por supuesto, su rigurosidad con los métodos y el tipo de alimentos ingeridos.

Cabe resaltar que es importante asesorarse con un experto para seguir alguna de esas dietas, dado que, así como para algunos puede traer beneficios en la salud, en otras personas, por el contrario, puede provocar enfermedades derivadas del no consumo periódico de alimentos.

En ese orden de ideas, este método de pérdida de peso no es aconsejable para personas que requieren mantener una rutina continua de ingesta de alimentos y de nutrientes, tal como los adultos mayores, los menores de edad, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia o aquellos que hayan padecido trastornos alimentarios.

Las personas que tienen algunos problemas en su salud, incluyendo la diabetes, deben hablar con un médico antes de intentar cualquier forma de dieta o ayuno.