vida moderna

Bebés: ¿es posible evitar anomalías de nacimiento?

Los controles durante la gestación son esenciales para el cuidado del bebé.


Es natural que durante el embarazo surjan dudas de cómo se debe cuidar la persona gestante, y al tiempo velar por el bienestar del bebé que se está formando, mientras se prepara la llegada del nuevo integrante de la familia.

Desde, cuál es la mejor alimentación, qué actividad física hacer, cuáles son los riesgos del embarazo y qué afecciones se pueden prevenir desde la gestación son algunas de las preguntas que aparecen durante esta etapa.

No son cuestiones irrelevantes, puesto que conocer estos detalles permite tener una mejor guía a la hora de cuidar el embarazo e identificar posibles condiciones que puedan alterarlo. La Organización Mundial de la Salud alerta que los defectos de nacimiento pueden causar enfermedades crónicas o, en su estado más grave, provocar la muerte de los recién nacidos.

¿Se pueden evitar los defectos de nacimiento?

Para algunos, la confirmación de un embarazo puede ser la noticia más alegre de sus vidas y por ello indagan en cómo garantizar que se desarrolle a buen término. Ese es precisamente uno de los primeros pasos para cuidar del bienestar del bebé: asistir a los debidos controles médicos y realizarse los exámenes sugeridos por el especialista, puesto que es en estas visitas en que se puede determinar si todo avanza bien.

Entre las situaciones que generan preocupación en los padres se encuentran las anomalías congénitas o los defectos de nacimiento. La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, detalla que estas afecciones aparecen mientras que el feto continúa desarrollándose en el interior de la madre.

Como explica la Organización Mundial de la Salud, estas pueden presentarse por diversas causas, desde factores hereditarios, el uso inadecuado de cierta medicación o la deficiencia nutricional.

También pueden derivar luego en otras complicaciones para la salud, como el labio leporino, el Síndrome de Down y otras alteraciones en el cuerpo, por ejemplo.

Al respecto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que pese a que no es posible evitar todos los defectos congénitos, hay una serie de factores claves que podrían tener una incidencia favorable en el embarazo para mitigar anomalías que sí están asociadas al estilo de vida o a condiciones controlables”.

“Hay medidas de prevención fundamentales como la vacunación, la ingesta suficiente de ácido fólico y yodo mediante el enriquecimiento de alimentos básicos o el suministro de complementos, así como los cuidados prenatales adecuados”, detalla la Organización Mundial de la Salud.

Sobre la importancia del folato o ácido fólico para los bebés en gestación, la Oficina de Suplementos Dietéticos, indica que este nutriente es vital para el ser humano, debido a que su función principal es la de contribuir en la formación del ADN. Al día, se aconseja consumir entre 400 y 600 microgramos de esta vitamina.

Vitamina B9
Los alimentos naturales son clave en el aporte de ácido fólico, conocido como vitamina B9. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Desde el Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo comparten otras recomendaciones para tener un embarazo sano y reducir las probabilidades de un defecto congénito.

Una de las primeras medidas que se tienen que adoptar durante la gestación es la restricción del consumo de sustancias nocivas para el organismo, esto es el alcohol en exceso, el cigarrillo y otro tipo de drogas. Se ha encontrado que el alcohol puede pasar a través de la sangre de la persona gestante al bebé, por lo que puede ponerlo en riesgo.

También le puede interesar:

Igual de importante es prevenir las enfermedades e infecciones virales, y en ese sentido sugieren mantener buenos hábitos de higiene, incluido lavado de mano constante. También se aconseja revisar la medicación con el especialista para evaluar la pertinencia de continuar con cierto tratamiento.