vida moderna

¿Cómo empieza el VIH en los hombres?

En la primera etapa los síntomas no son fuertes.


El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) destruye un tipo de glóbulo blanco que ayuda a combatir las infecciones que ingresan al sistema inmunológico, que una vez se encuentra débil aumenta el riesgo de sufrir infecciones muy graves y algunos tipos de cáncer, explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Los primeros síntomas del VIH suelen presentarse como los de una gripa:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Sarpullido.
  • Sudores nocturnos.
  • Dolores musculares.
  • Dolor de garganta.
  • Fatiga.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Úlceras en la boca.

Los síntomas de VIH pueden aparecer y desaparecer en un mes. Esta fase es conocida como infección aguda por VIH. Cuando no es tratada se convierte en una infección crónica. Si el cuerpo no recibe un tratamiento oportuno, el sistema inmunitario se debilita aún más y la infección se convertirá en sida, la cual es la última etapa del VIH.

Las personas que tienen sida tienen tan gravemente dañado el sistema inmunitario que empiezan a padecer con mayor frecuencia enfermedades graves, las cuales son denominadas infecciones oportunistas. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los pacientes con sida que no reciben un tratamiento médico sobreviven alrededor de tres años.

Durante la primera etapa de esta enfermedad, las personas no presentan síntomas fuertes, es por ello que muchas no saben que la padecen. Para verificar o descartar que se tenga sida es importante realizarse la prueba por análisis de sangre.

Actualmente no hay una cura para la infección por VIH. El tratamiento para quienes lo tienen es “terapia antirretroviral”, la cual consiste en medicamentos y ayuda a que la enfermedad crónica sea manejable.

¿Cómo se transmite el VIH?

El virus de inmunodeficiencia humana puede transmitirse de varias formas:

  • Relaciones sexuales sin protección con una persona que tenga VIH.
  • Compartir agujas para el consumo de drogas.
  • Tener contacto con la sangre de una persona que tenga VIH.
  • Durante el embarazo, parto o lactancia la madre puede transmitírselo a su bebé.

Otras enfermedades de transmisión sexual

Gonorrea

Esta ITS suele afectar frecuentemente la uretra, el recto o la garganta. En el caso de las mujeres, puede infectar el cuello de la matriz, según detalla Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

En algunas personas, la gonorrea no provoca síntomas. No obstante, esta ITS puede afectar diferentes partes del cuerpo.

Hombres

  • Dolor al orinar.
  • Secreción similar al pus de la punta del pene.
  • Dolor o hinchazón en un testículo.

Mujeres

  • Aumento del flujo vaginal.
  • Dolor al orinar.
  • Sangrado vaginal entre períodos, por ejemplo después de una relación sexual vaginal.
  • Dolor abdominal o pélvico.

Otras partes del cuerpo

  • Recto: comezón anal, secreción del recto (parecida al pus), manchas de sangre color rojo al momento de defecar y tener que realizar demasiado esfuerzo para las deposiciones.
  • Ojos: dolor ocular, sensibilidad a la luz y secreción (parecida al pus).
  • Garganta: dolor de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello.
  • Articulaciones: articulaciones calientes, enrojecidas, hinchadas o con mucho dolor.

Clamidiasis

Puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Esta infección puede provocar daños graves en el aparato reproductor de la mujer y disminuir las posibilidades de un embarazo. “La infección por clamidia también puede provocar un embarazo ectópico (embarazo que ocurre fuera del útero) que puede ser mortal”, explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señala algunos de los síntomas de esta infección:

Mujeres

  • Flujo vaginal anormal, que puede tener un fuerte olor.
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Hombres

  • Secreción del pene.
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Ardor o picazón alrededor de la abertura del pene.
  • Dolor e inflamación en uno o ambos testículos.

Si la infección afecta el recto, puede provocar dolor rectal, secreción o sangrado.