vida moderna

¿Cómo ser feliz en el trabajo en cinco pasos? Trucos para mejorar su vida

Arthur Schopenhauer, el filósofo alemán hizo un intento de lo que él denominó como “eudemonología”, o teoría sobre la felicidad.


La felicidad es algo que el hombre busca constantemente. Su verdadero significado se ha custionado por muchos tiempo entre los grandes filósofos de la historia.

Su búsqueda es una cuestión que siempre se ha replanteado la humanidad y los filósofos de forma recurrente. Sin embargo, las tres escuelas de filosofía en la Grecia clásica daban respuestas alternativas.

Por una parte estaba el Estoicismo, el cual hace referencia a despegarse de las cosas materiales y buscar el equilibrio en el interior, el imperio de la razón sobre las necesidades físicas. Por otro lado estaba el Epicureísmo el cual proponía explorar todo tipo de placeres, alcanzar el éxtasis mediante la experiencia sensorial e intelectual.

Sin embargo, Arthur Schopenhauer, el filósofo alemán al que se suele etiquetar como “pesimista”, hizo un intento de lo que él denominó como “eudemonología”, o teoría sobre la felicidad, que lo llevó a formular una serie de recomendaciones, especialmente útiles en el trabajo, pero también en la vida corriente, según el portal Grandes Medios.

Mujer feliz
Entender la felicidad como camino, no como un destino, como el resultado del ejercicio permanente y no como un objetivo alcanzado. - Foto: mujer feliz

Aquí las recomendaciones que pueden servir para aprender a disfrutar en un entorno de actividad laborar:

Enteder la felicidad como un camino

  • La primera recomendación es entender la felicidad como camino, no como un destino. Como el resultado del ejercicio permanente y no como un objetivo alcanzado.
  • La afirmación evoca el significado de la vida como viaje, presente en la literatura desde la Odisea. Las personas que piensan que son felices no lo son por haber llegado a una situación y conformarse.
  • Esto sucede como en la estrategia empresarial: la opción marginal de “seguir igual” implica invertir en mantener cuota de mercado, mejorar la relación con los clientes, mejorar la imagen de marca, y no simplemente no hacer nada. Esto aplica a la vida personal.
  • El principio también es aplicable al trabajo. Para ser feliz en la profesión es necesario continuar mejorando de forma permanente, formándose para estar actualizados y proponerse nuevas metas.
  • Hay personas que piensan que se puede vivir de la buena reputación y los logros del pasado, lo cual es un error. Por esta razón, hay que seguir demostrando la competencia y la valía con el desempeño personal que luego llevará a la felicidad.

Ejercitarse en la alegría

  • La importancia de ejercitarse en la alegría de forma sistemática. La alegría es un estado de ánimo que se puede cultivar y cuanto más se práctica, más se consigue.
  • Según explicaba Sigmund Freud, el humor desanuda la represión, genera proximidad y contribuye a un mejor ambiente. Por esta razón, es recomendable el uso del humor en reuniones de trabajo en algunos momentos, para romper el hielo o destensar una discusión.

Ser no es tener

  • No hay que confundir mejorar y progresar con acumular más cosas. Ser no es tener, como han explicado muchos filósofos.
  • Schopenhauer explicó el sentimiento de vacío que sobreviene al logro de un bien material en el que se ponen todas las expectativas. “La riqueza es como el agua del mar: cuanto más se beba, más sed se tendrá. Lo mismo vale para la fama”, explica el filósofo.

Evitar los sentimientos extremos

  • La envidia es un vicio especialmente dañino, porque genera amargura. Se trata de la tristeza por el bien ajeno, algo mezquino y que la gente suele rechazar.
  • Como afirmaba Séneca, filósofo de la Roma clásica, “Nunca serás feliz si te atormenta que alguien más sea más feliz que tú”.
  • La generosidad es la estrategia ganadora a largo plazo, y las personas que la cultivan reciben un reconocimiento recíproco, según el portal Grandes Medios.
  • Una parte esencial de la dirección consiste precisamente en enseñar, que una buena manera de caracterizar al CEO es como profesor o coach. Esta dimensión proyecta una dimensión más trascendente al jefe y también potencia la felicidad personal.

La felicidad y la salud

  • Según explica Schopenhauer, “nueve décimos de nuestra felicidad se basan únicamente en la salud”. El filósofo alemán se anticipa a los avances de la neurociencia y a toda la corriente de bienestar wellbeing que se ha trasladado al entorno de las empresas.
  • Dado que la salud física tiene un carácter relativamente efímero, es fundamental la resiliencia y la búsqueda del equilibrio, entendido como un estado de conciencia que permite hacer frente al dolor.