vida moderna

Sueños: estos son los cinco tips para recordarlos en las mañanas

Casi siempre ocurren en la fase REM (movimientos oculares rápidos) y representan el 25 % del ciclo.


Uno de los mayores deseos de la gente al despertar es poder recordar esos momentos que experimentaron mientras dormían, o por lo menos, recordar ciertos detalles de ese capítulo donde tuvo una experiencia extraordinaria mientras descansaban. Pero, ¿Por qué es tan difícil recordar los sueños? Generalmente, se pueden recordar, pero solo durante unos segundos, cuando llega la hora de levantarse.

La frecuencia normalmente sucede así: la persona sueña, se despierta, y al cabo de unos segundos, esa imagen desaparece para siempre del cerebro. Esto se da porque no le ha dado tiempo a codificar su recuerdo en la memoria a largo plazo.

Casi siempre ocurren en la fase REM, (tener movimientos oculares rápidos), que representa el 25 % del ciclo del mismo y ocurren por primera vez entre los 70 y los 90 minutos después de que la persona se duerme.

Por otra parte está la fase que representa el 75 % restante es llamada NREM, es decir, sin movimiento circular rápido y, a su vez, consta de fases posteriores que se van haciendo progresivamente más profundas hasta alcanzar la fase REM, según el magazín Marie Claire.

En la Fase REM es cuando se producen los sueños más vívidos. (Foto: Thinkstock)
En la Fase REM es cuando se producen los sueños más vívidos. (Foto: Thinkstock) - Foto: RevistaFucsia.com

La fase REM se caracteriza por una alta actividad cerebral y es cuando aparecen estas escenas casi reales. En este proceso, los ojos se mueven, pero no envían información al cerebro y los músculos se relajan. Con frecuencia, en esta fase es cuando se producen los más vívidos.

La persistencia intermitente del tono muscular durante la fase REM es la base del Trastorno de Conducta del Sueño en fase REM (TCSR). En los periodos en los que existe tono muscular, el sujeto puede expresar el movimiento percibido en ambientes oníricos, según el portal Cuidate Plus.

Juan Antonio Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, explica que “REM se caracteriza clínicamente por la presencia de sueños anormales violentos y de conducta compleja, vigorosa, problemática o violenta. Este trastorno suele concluir, frecuentemente, con resultado de lesiones”.

Sin embargo, esta fase también hace que el cerebro detenga los procesos asociados con la memoria a largo plazo, por lo tanto, esto hace que no exista el tiempo suficiente para que el cerebro los procese como debería.

¿Por qué se recuerdan más las pesadillas?

Generalmente, los que más perturban se recuerdan más fácilmente porque hacen que el cuerpo despierte inmediatamente, por consiguiente se pasa más tiempo pensando en ellos mientras se intenta volver a dormir, o mientras se levanta.

Acá es cuando darle vueltas y vueltas a la pesadilla durante unos momentos ayuda a memorizarlos, especialmente si se trata de algo recurrente como soñar que se le caen los dientes, o con una tortura que lleva a la muerte.

¿Existe algún método para recordar los sueños?

Hay que tener claro que para que la rutina diaria de la mañana funcione correctamente, es necesario tomar decisiones acertadas desde la noche anterior, con el objetivo de garantizar una sesión reparadora.

Por ejemplo, realizar actividad física, no cenar abundantemente, no acostarse tarde, dormir en un lugar ventilado donde no haga mucho calor o no utilizar dispositivos electrónicos en la cama, entre otros.

Según los expertos en el tema, la práctica de los siguientes consejos es crucial para tener más probabilidades (no es 100 % seguro, por lo menos, al principio) de recordar aquello con lo que se sueña.

Consejos para recordar los sueños al despertar

Crear una rutina de noche que se adapte al estilo de vida

  • Esto se debe hacer ya que la mayoría de los sueños ocurren durante la fase REM, lo mejor es disfrutar de horarios para dormir prolongados y constantes que aseguren que la persona descansa lo suficiente.
  • La mayoría de los adultos deberían dormir entre 7 y 9 horas por noche; la etapa REM predomina durante la segunda mitad de la noche, por esta razón, cuanto más tiempo se pase durmiendo, más probabilidades habrá de obtener la cantidad de sueño necesaria.

Contarle el sueño a alguien

  • Esto sirve para pensar activamente en esa fantasía que probablemente lo despertó o en uno que tuvó durante la noche y la persona recuerda vagamente, de esta forma, podrá fijarlo en la memoria.

Evitar el alcohol antes de dormir

  • Aunque funciona como depresor del sistema nervioso, lo cierto es que se ha demostrado que su consumo en exceso, puede estar relacionado con un descanso de mala calidad y, por tanto, interrumpir la capacidad de soñar.

Escribirlo

  • Dedicar un tiempo para anotar los detalles después de haberse concentrado en recordar, antes de levantarse de la cama.

No levantarse inmediatamente, según suene el despertador

  • Espera unos minutos después de que suene el despertador. Apagar la alarma sin mirar el teléfono (si es que la tiene programada en este dispositivo) e intentar concentrarse en recordar lo que estaba soñando antes de que se desvanezca para siempre.