vida moderna

¿Cuáles son las consecuencias de no tomar suficiente agua?

El agua es el componente químico principal del cuerpo.


El consumo diario de agua depende de muchos factores, incluida la salud, qué tan activo se es y dónde se vive, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

De hecho, no hay una fórmula única que aplique para todos, pero la Sociedad Americana Contra el Cáncer de Estados Unidos indicó que la mayoría de hombres necesita aproximadamente 13 tazas de líquido al día y la mayoría de las mujeres necesita aproximadamente 9, pero no hace falta ser tan estrictos, ya que los líquidos de la comida y otras bebidas también cuentan, así que es preferible tratar de tomar suficientes líquidos mediante una dieta variada y un conjunto de bebidas.

De todos modos, las mujeres que están embarazadas necesitan una taza adicional de líquido al día y las mujeres que están amamantando necesitan aproximadamente cuatro tazas adicionales.

Además, es importante señalar que se pierde agua constantemente al orinar, sudar o incluso al respirar. Por ello, se necesita recuperar lo que se pierde y es recomendable beber un poco de agua cada vez que se vaya al baño, pues es una forma de mantener los niveles de hidratación constante.

Asimismo, al hacer ejercicio se pierde más agua, así que se necesita beber más líquido para permanecer hidratado.

“En ocasiones, los atletas beben demasiada agua en un intento por evitar la deshidratación durante el ejercicio físico prolongado o intenso. Cuando bebes demasiada agua, los riñones no pueden deshacerse del exceso de agua. El contenido de sodio en la sangre se diluye. Esto se conoce como hiponatriemia y puede poner en riesgo la vida”, señaló Mayo Clinic.

En consecuencia, una forma de saber si se está bebiendo lo suficiente es confiar en el cuerpo y si se tiene sed es que se necesita beber.

Adicional, según la entidad sin ánimo de lucro la ingesta de líquidos probablemente sea adecuada si rara vez se tiene sed o si la orina es incolora o de color amarillo claro.

Por su parte, si se está deshidratado esto puede provocar dolor de cabeza y hacer que la persona se sienta cansada, estreñida y enferma.

No obstante, el exceso de agua también es malo, pues “produce una disminución de sodio en la sangre que puede provocar, una sintomatología que será más grave dependiendo más de la rapidez de instauración que de la concentración de sodio. De esta forma, puede ir apareciendo cefalea, letargia y obnubilación pudiendo llegar a provocar convulsiones y coma”, de acuerdo con el Grupo Sanitas.

Beneficios del agua

Otro beneficio es que beber agua en las mañanas estimula el reflejo gastrocólico, que hace que al ingerir alimentos con el estómago vacío se produzcan movimientos peristálticos en el intestino, lo que genera que el organismo pueda defecar mejor, de acuerdo con Beatriz Robles, del Instituto de Medicina de Estados Unidos.

El agua también tiene fines estéticos, ya que en ayunas mejora la salud de la piel y hace verla más hidratara y reluciente. Además, es beneficiosa para los músculos y articulaciones.

Agua
Cada célula, tejido y órgano del cuerpo necesita agua para funcionar correctamente. - Foto: Getty Images/iStockphoto

No obstante, se cree que si se consume agua durante las comidas se podría subir de peso y esto es un mito, pues este líquido no tiene calorías y por ello se puede consumir antes, durante o después de las comidas.

Así las cosas, la doctora María Isabel Margarita le dijo a la revista española Telva que “lo que sí puede pasar es que si se toma demasiada, el estómago se dilata y se acostumbra a estar muy lleno siempre. Esto puede hacer que durante las comidas se coma más, ya que la sensación de saciedad que ocurre al estar lleno se producirá a expensas de más comida y eso sí que hace subir peso”.