vida moderna

¿Cuáles son las plantas medicinales para combatir el asma?

El asma es una enfermedad que afecta a los pulmones.


El asma es una patología que afecta más los pulmones de los niños que los de los adultos; además, en este grupo poblacional es común que la enfermedad se prolongue por más tiempo. Según explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, “el asma causa sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos durante la noche o temprano por la mañana”.

La entidad menciona que aún se desconocen todas las causas de este mal, pero menciona que las principales son factores genéticos y ambientales: “Estar expuesto a elementos en el ambiente -como el moho o la humedad, algunos alérgenos como los ácaros del polvo y el humo de tabaco de segunda mano - se ha vinculado a la aparición del asma. La contaminación del aire y la infección viral de los pulmones también pueden causar asma”.

El portal de salud y medicina Nutranews menciona una lista de plantas medicinales que pueden ayudar a mejorar las crisis que generan esta enfermedad. Antes de hacer uso de ellas se recomienda contar con la aprobación de un médico especialista con el fin de evitar alergias o reacciones adversas.

Desmodium adscendens

Esta planta es empleada de manera frecuente para tratar el asma, gracias a su potencial terapéutico, que han confirmado varios estudios, según cita el medio. “Esta planta permite limitar las reacciones anafilácticas causadas por las crisis del asma. Además, los investigadores han mostrado que la administración oral de esta planta también reduce la cantidad de sustancias implicadas en el padecimiento del asma”.

Concepto de enfermedad de neumología y asma. Pequeños personajes en enormes pulmones e inhalador, examen y tratamiento del sistema respiratorio. Control de inspección de órganos internos. Ilustración de vector de gente de dibujos animados
Los pulmones son los encargados de tomar oxígeno del aire para luego transportarlo al torrente sanguíneo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Ecklonia cava

Algunos estudios han comprobado que las algas pueden combatir los efectos negativos del asma: “En 2008, un estudio con ratones, permitió evaluar el interés de los suplementos de Ecklonia cava para combatir las reacciones asmáticas. Para simular una crisis de asma, los investigadores expusieron a los ratones a la ovoalbúmina. La exposición a esta proteína provocó diferentes reacciones características de una crisis de asma”.

Además, los investigadores revelaron que esta alga puede ser eficaz a la hora de tratar otro tipo de patologías. “El estudio mostró que un tratamiento a base de esta alga permite disminuir la concentración de metaloproteinasa de la matriz 9. Ahora bien, esta molécula es conocida por ser un marcador inflamatorio y ser secretada en caso de varias patologías, entre las que se encuentra la aterosclerosis”.

Coleus Forskohlii

Esta hierba contiene un componente llamado forskolina; este compuesto fue analizado por unos investigadores mexicanos. Un primer estudio fue realizado por los investigadores en el año 2006, en este “compararon los efectos de la forskolina con los del cromoglicato de sodio, un medicamento utilizado como tratamiento contra las alergias.

Para ello, hicieron el seguimiento de los efectos de la administración de forskolina a varios pacientes que padecían asma más o menos persistente. Durante 6 meses, estos últimos recibieron una dosis diaria de 10 mg de este compuesto. Durante el mismo periodo, otro grupo de pacientes fue tratado con inhalaciones de cromoglicato de sodio. Al final de su estudio, los investigadores mostraron que los pacientes que habían recibido suplementos de forskolina habían padecido menos crisis de asma que los pacientes tratados con cromoglicato de sodio.

En 2010, los mismos investigadores compararon el efecto del mencionado compuesto “con los de la beclometasona, un medicamento prescrito para el tratamiento del asma.

Este estudio, realizado durante 2 meses, se llevó a cabo con 60 pacientes asmáticos. Estos últimos estaban repartidos en dos grupos: el primer grupo recibía un suplemento diario de 10 mg de forskolina mientras que al segundo grupo se le trataba con inhalación de beclometasona. Los resultados de este estudio confirmaron la eficacia de la forskolina para prevenir la aparición de crisis asmáticas”.