salud

¿Cuáles son los poderosos beneficios del rábano?

Bajar de peso, proteger el hígado y regular la glucosa son algunos de los beneficios de tomar agua de rábano.


El rábano es un alimento que no siempre está en la canasta familiar de los hogares colombianos, pues es una hortaliza poco común en las recetas caseras. Sin embargo, es uno de los alimentos que ofrecen numerosos beneficios que ayudan a mejorar la calidad de vida del ser humano.

Su clasificación puede variar, ya que existen distintas clases, entre ellas el rábano chino, que es alargado y cilíndrico y tiene un color blanco. El rábano negro o de invierno no es muy difícil de distinguir, pues se caracteriza por su color y forma cilíndrica. Los rabanitos son los que tienen carne blanca y su piel es de color rojo, rosado, morado o blanco.

Esta hortaliza se destaca por su alto porcentaje de agua, el mismo que logra que su cantidad de calorías sea extremadamente baja, con apenas 16 por cada 100 gramos consumidos. Asimismo, posee vitamina C, fibra, más de 20 aminoácidos importantes para el buen funcionamiento del organismo, calcio, fósforo, hierro, magnesio y azufre, el cual le otorga su característico sabor picante.

Beneficios de consumir rábano

Fortalece el sistema inmunológico: la vitamina C no solamente está presente en los cítricos; en los rábanos también se puede encontrar este nutriente que es capaz de ayudar al sistema inmunológico a proteger al organismo de resfriados comunes, virus, bacterias y otras enfermedades infecciosas.

Facilita la digestión: la digestión de los alimentos es uno de los procesos más relevantes del cuerpo, por lo que esta hortaliza ayuda a que este proceso fluya naturalmente por su alto contenido en agua. Por esta razón, también es un alimento recomendado en casos de estreñimiento, porque el estreñimiento interviene en la normalización de la flora intestinal.

Rábano, rábanos, hortalizas
Bajar de peso, proteger el hígado y regular la glucosa son algunos de los beneficios de tomar agua de rábano - Foto: Getty Images

Combate las enfermedades cardiovasculares: al ser rico en potasio, incide saludablemente en la regularización de la presión arterial, uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Este alimento también cuenta con un tipo de flavonoide que tiene propiedades antiinflamatorias, lo que ayuda a la correcta circulación sanguínea.

Previene problemas en los riñones: los rábanos están compuestos de un gran porcentaje por agua, por lo que son bajos en calorías. Esto permite mantener hidratado el cuerpo y, además, lo ayuda a deshacerse de toxinas indeseadas, por lo que no solo favorece el sistema digestivo, sino los riñones, la vesícula y el hígado.

Previene el cáncer: estudios han demostrado que las sustancias presentes en los rábanos son capaces de eliminar células cancerígenas por el impacto que tienen en la genética de ellas. Esta hortaliza previene específicamente el cáncer de colon, intestinal, de estómago, de boca y cáncer renal.

Recomendable para asmáticos: este vegetal tiene la propiedad de disminuir la congestión en las vías respiratorias, por lo que nariz, garganta, pulmones y boca se ven beneficiados. De este modo, es recomendable que las personas que sufren de asma, sinusitis o bronquitis agreguen rábanos a su dieta.

¿Cómo se puede consumir el rábano?

Crudos: se deben lavar en un colador y con abundante agua tibia. Es importante frotarlos por completo con un cepillo de verduras para eliminar el exceso de tierra. Después se deben secar con una toalla y esperar a que se sequen para poder consumirlos. Estos se pueden consumir con mantequilla, aceite de oliva, sal y zumo de limón.

Encurtidos: se debe sumergir los rábanos en vinagre, sal y agua. Luego, cortar finamente un puñado de rábanos y combinarlos con media taza de vinagre blanco, una cucharada de azúcar granulada y dos cucharaditas de sal. Finalmente, colocar la mezcla en un tarro o recipiente de plástico y meterlo en la refrigeradora. Este proceso de encurtido debe durar ocho horas; si se desea un sabor más fuerte, se deben dejar 12 horas en la nevera.

Agua de rábano: para esto se deben pelar tres rábanos y licuarlos con el jugo de dos limones y medio litro de agua. Al obtener la bebida, se puede endulzar con azúcar o miel.