Tendencias
Salud
Muchos quieren saber no solo si tienen predisposición al Alzheimer sino cuánto tiempo tienen antes de que los síntomas de la enfermedad aparezcan. - Foto: Getty Images/iStockphoto

demencia

¿Cuándo desarrollaré Alzheimer? Un nuevo estudio dilucidó la respuesta

Investigadores lograron calcular cuánto tiempo tiene una persona con gran riesgo de desarrollar este mal antes de mostrar los signos de demencia.

La investigadora Suzanne Schindler realiza tomografías de amiloide para estudios de investigación en pacientes con Alzhéimer. Pero cuando les dice a las personas cognitivamente normales acerca de los resultados positivos de las pruebas, la primera pregunta de ellos es siempre: ‘¿Cuánto tiempo tengo antes de tener demencia?’”, dice la profesora asistente de neurología de la Universidad de Washington. “Hasta ahora, la respuesta que tenía para darles era algo así como, ‘tienes un mayor riesgo de desarrollar demencia en los próximos cinco años’. Pero las personas quieren saber cuándo es probable que desarrollen síntomas, no si tienen un mayor riesgo”, señaló la experta.

Ella y un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis lograron decifrar el acertijo al desarrollar un enfoque para calcular cuándo es probable que una persona desarrolle la enfermedad de Alzheimer y comience a mostrar signos de demencia, aún si no tiene síntomas cognitivos.

El algoritmo, disponible en línea en la revista Neurology, utiliza datos de una exploración conocida como tomografía por emisión de positrones (PET) que midió para los niveles cerebrales de la proteína beta amiloide, clave de la enfermedad de Alzheimer.

En aquellos que finalmente desarrollan la demencia de Alzheimer, las placas amiloide se acumulan silenciosamente en el cerebro hasta dos décadas antes de que aparezcan los primeros signos de confusión y olvido. Las exploraciones por PET con amiloide ya se utilizan ampliamente en la investigación de la enfermedad de Alzheimer, y este algoritmo representa una nueva forma de analizar dichas exploraciones para calcular cuándo aparecerán los síntomas. Utilizando la edad de una persona y los datos de una sola tomografía por emisión de positrones con amiloide, el algoritmo arroja una estimación de cuánto ha progresado una persona hacia la demencia y cuánto tiempo queda antes de que se establezca el deterioro cognitivo.

Schindler y sus colegas analizaron las tomografías por emisión de positrones con amiloide de 236 personas que participaron en estudios de investigación sobre el Alzheimer a través del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer Charles F. y Joanne Knight de la Universidad de Washington. Los participantes tenían un promedio de 67 años al comienzo del estudio. Todos los participantes se sometieron al menos a dos escáneres cerebrales con un promedio de 4 años y medio de diferencia.

Los investigadores aplicaron a las exploraciones una métrica ampliamente utilizada conocida como la relación de valor de absorción estándar (SUVR) para estimar la cantidad de amiloide en el cerebro de cada participante en cada momento.

Los investigadores también accedieron a más de 1.300 evaluaciones clínicas de 180 de los participantes. Por lo general, las evaluaciones se realizaron entre uno a tres años. La mayoría de los participantes eran cognitivamente normales al comienzo de la recopilación de datos, por lo que las evaluaciones repetidas permitieron a los investigadores determinar cuándo las habilidades cognitivas de cada participante comenzaron a fallar.

Schindler pasó años tratando de averiguar cómo usar los datos en las tomografías por emisión de positrones con amiloide para estimar la edad a la que aparecerían los síntomas. El gran avance se produjo cuando se dio cuenta de que la acumulación de amiloide tiene un punto de inflexión y que cada individuo llega a ese punto de inflexión a una edad diferente. Después de este punto de inflexión, la acumulación de amiloide sigue una trayectoria confiable.

“Puede llegar al punto de inflexión cuando tenga 50 años; puede suceder cuando tenga 80; puede que nunca suceda”, dijo Schindler. “Pero una vez que pase el punto de inflexión, acumulará altos niveles de amiloide que probablemente causen demencia. Si sabemos cuánto amiloide tiene alguien en este momento, podemos calcular cuánto tiempo hace que llegaron al punto de inflexión y estimar cuánto tiempo pasará hasta que sea probable que desarrollen síntomas “.

Las personas en el estudio que alcanzaron el punto de inflexión a edades más tempranas tardaron más en desarrollar síntomas cognitivos que las que lo alcanzaron más tarde en la vida. Los participantes que alcanzaron el punto de inflexión a los 50 años por lo general tardaron casi 20 años en desarrollar síntomas; los que lo golpearon a los 80 años tardaron menos de 10 años.

Cuando observamos los cerebros de personas relativamente jóvenes que han muerto con Alzheimer, por lo general se ven bastante saludables, aparte del Alzheimer”, dijo Schindler. “Pero las personas mayores tienen con mayor frecuencia daños en el cerebro por otras causas, por lo que sus reservas cognitivas son menores y se necesita menos amiloide para causar deterioro”.

El poder de esta nueva técnica es que requiere solo un escáner cerebral, más la edad de la persona. Con esos datos, el modelo puede estimar el tiempo hasta la aparición de los síntomas, más o menos varios años. En este estudio, la correlación entre la edad esperada de aparición de los síntomas y la edad real en el momento del diagnóstico fue mejor que 0,9 en una escala de 0 (sin correlación) a 1 (correlación perfecta).

Después de la edad, la variante genética APOE4 es el factor de riesgo más fuerte para la demencia de Alzheimer. Las personas que portan una copia de la variante tienen de dos a tres veces más probabilidades de desarrollar demencia de Alzheimer que la población general, y las personas que portan dos copias tienen 10 veces más probabilidades. En este estudio, las personas con la variante de alto riesgo alcanzaron el punto de inflexión más jóvenes, pero una vez superado ese punto, siguieron la misma trayectoria que todos los demás.

“APOE4 parece tener un efecto de siembra”, dijo Schindler. “En niveles muy bajos, por debajo del punto de inflexión, se ve un aumento de amiloide en las personas con APOE4, mientras que eso no cambia en las personas sin APOE4. Eso significa que los portadores de APOE4 llegarán al punto de inflexión antes. Las personas con dos copias de APOE4 llegan al punto de inflexión punto unos 10 años antes que las personas sin copias. Pero después de ese punto, no vemos ninguna diferencia entre los portadores APOE4 y los no portadores”.

Estas exploración cerebrales mediante escáneres PET con amiloide cuestan alrededor de $ 6,000 dolares, es decir , son demasiado costosas para el uso clínico de rutina. Sin embargo, este algoritmo podría ayudar a acelerar el ritmo del desarrollo de fármacos al agilizar los ensayos clínicos.

“La mayoría de los participantes en los ensayos clínicos diseñados para prevenir o retrasar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer no desarrollan síntomas durante los ensayos”, dijo Schindler. “Eso es mucho tiempo y esfuerzo, tanto para los participantes como para los investigadores, que no arroja datos útiles. Si pudiéramos hacer ensayos solo en personas que tienen probabilidades de desarrollar síntomas en los próximos años, eso sería hacer que el proceso de búsqueda de terapias sea mucho más eficiente “.

*Con información de Washington University School of Medicine. Gracias a Tamara Bhandari.