salud

Dolor de cadera al caminar: ¿cómo aliviarlo y cuáles son las causas?

Las personas de todas las edades pueden experimentar dolor de cadera, aunque muchas afecciones asociadas con el dolor crónico son más comunes en adultos mayores.


Para muchas personas, el dolor de cadera al caminar es muy común y esto es lógico porque es una de las articulaciones que más peso soporta. Sin embargo, en muchas ocasiones este dolor es tan fuerte que realizar las actividades diarias puede volverse todo un problema.

De acuerdo con Top doctor, la cadera es una articulación esférica que permite que la parte superior de la pierna se mueva de adelante hacia atrás y de un lado al otro. Esta es la mayor articulación que soporta peso en el cuerpo y está rodeada por fuertes ligamentos y músculos.

Las personas de todas las edades pueden experimentar dolor de cadera, aunque muchas afecciones asociadas con el dolor crónico son más frecuentes en adultos mayores.

Cuando el dolor es latente, la persona puede sentir un dolor punzante en uno o ambos lados de la cadera cuando caminar, así como tener un exceso de sudoración, dolor lumbar y en los glúteos, fiebre y disminución el rango de movimiento.

Ahora bien, este dolor puede ser causado por problemas en los huesos o el cartílago de la cadera, incluso lesiones nerviosa. Medical News Today señala algunas causas comunes:

  • Artritis: Esta es una de las causas más importantes del dolor de cadera al caminar. La osteoartritis y la artritis reumatoide son tipos de artritis que afectan considerablemente la cadera.
  • Osteoartritis: La osteoartritis es uno de los tipos más frecuentes de artritis y se produce con la descomposición del cartílago entre los huesos, lo que eventualmente permite que los huesos se rocen. Esto puede causar dolor, rigidez en la ingle, los glúteos y, a veces, en el interior de la rodilla o el muslo, así como puede ocasionar el movimiento reducido.
  • Bursitis: Según la Fundación de Artritis, la bursitis comúnmente afecta las caderas, que pueden estar sensibles y doler durante el movimiento. Es considerable mencionar que esta afección se trata de la inflamación de las bursas, las cuales son sacos pequeños llenos de líquido que reducen la fricción entre los músculos, los huesos y los tendones alrededor de las articulaciones.
  • Desgarro labral de la cadera: Por lo general, una persona con un desgarro labral de cadera sentirá dolor en toda la cadera, y puede experimentar un sonido de clic y un bloqueo o una sensación de desplazamiento en la articulación. Para disminuir el dolor, expertos recomiendan la fisioterapia, inyecciones de corticosteroides o en su defecto, cirugía.
Osteoporosis
Las personas de todas las edades pueden experimentar dolor de cadera, aunque muchas afecciones asociadas con el dolor crónico son más comunes en adultos mayores. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Esguinces o distensiones: Cuando una persona abusa de los músculos y ligamentos de sus caderas y piernas, se producen los esguinces que afectan la movilidad de la cadera. Para poder tratarla se aconseja el uso de compresas, la elevación de la articulación y los tratamientos de frío y calor.
  • Necrosis avascular: Esta afección limita o, en muchos casos, detiene el flujo sanguíneo a la articulación de la cadera y de otras articulaciones, ocasionando un dolor sordo o punzante en la cadera que se puede propagar a la ingle.
  • Derrame articular: Cabe mencionar que las articulaciones contienen una pequeña cantidad de líquido y cuando la articulación se afecta, este líquido puede acumularse en la cadera y causar hinchazón. Una persona con derrame articular puede sentir dolor asociado que va de leve a agudo. Expertos aseguran que los tratamientos ideales para esto es la fisioterapia y la aspiración de fluidos.
  • Ciática: Hace referencia al dolor causado por la irritación del nervio ciático, el más largo y ancho del cuerpo, y va desde el glúteo hasta los pies. Con frecuencia, se puede sentir un dolor leve o intenso en el glúteo, la cadera y las piernas.

¿Cómo reducir el dolor de cadera al caminar?

Para tratar esta dolencia es importante identificar la causa, ya que algunos problemas pueden mejorar por sí solo, pero en otros casos la afección requiere de un tratamiento médico como una cirugía o aplicación de inyecciones.

Por lo general, los médicos especialistas tratan esta situación con terapia de masajes, fisioterapia, ajustes quiroprácticos, ajustes quiroprácticos e incluir un bastón o muletas.