vida moderna

Dolor de espalda: el ejercicio que ayuda a aliviarlo, así se puede realizar

La práctica regular de actividad física es un hábito beneficioso para el organismo.


Un fuerte dolor de espalda puede interrumpir por completo el desarrollo de las actividades diarias, por la molestia que produce para realizar los movimientos, levantar los objetos o inclusive caminar. Es más, según indica la entidad de salud Mayo Clinic, muchas veces esta condición es motivo suficiente para que las personas deban acudir al médico, dependiendo de su intensidad.

Dependiendo de los factores que lo originen, este dolor puede llegar a provocar la discapacidad de los pacientes. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud señala que más de 500 millones de personas a nivel global padecen de algún tipo de dolor lumbar, siendo este uno de los trastornos de la estructura ósea y muscular más comunes.

Cuando se presenta este malestar, se tiende a realizar estiramientos, tomar alguna medicación o guardar reposo en lo que pasa el dolor y se puede seguir con las tareas del día. Aunque estas medidas pueden favorecer el alivio, también se sugiere tratar de identificar el factor que desencadenó el dolor y de ser necesario acudir a los médicos para determinar si es necesario algún tipo de tratamiento específico.

Las lesiones más recurrentes en el gimnasio
Aunque estas medidas pueden favorecer el alivio, también se sugiere tratar de identificar el factor que desencadenó el dolor y de ser necesario acudir a los médicos para determinar si es necesario algún tipo de tratamiento específico. - Foto: Getty Images/iStockphoto

De acuerdo con un artículo de Medical News Today, hay una variedad de causas que pueden provocar un dolor de espalda, mientras que algunas están asociadas a factores externos, como algún golpe o mal movimiento, otros pueden deberse a condiciones de salud de base, como la degeneración de los discos de la columna vertebral.

Con relación a las afecciones que pueden propiciar las lesiones y los dolores en la espalda es la osteoporosis, una condición que se caracteriza por debilitar la estructura ósea, aumentando la vulnerabilidad de los pacientes a las fracturas, incluso al realizar los movimientos más sencillos, como explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus. En ese sentido, el tratamiento puede requerir más que la activación del cuerpo y ser complementado con medicación específica.

Además, el dolor de espalda puede deberse a otros factores externos, es decir, asociados a alguna actividad o movimiento en particular, como alzar algún objeto o cualquier tipo de golpe, lesión o fractura. Cuando el dolor interrumpe durante el día, un estiramiento puede ser complementario para el tratamiento que recete el profesional de salud.

¿Cómo estirar la espalda adecuadamente para aliviar el dolor?

Mikel Junquera, fisioterapeuta especializado en la estructura músculo-esquelética, comparte la explicación de un ejercicio llamado estiramiento piramidal, el cual consiste en una activación completa del área baja de la espalda, donde usualmente se presenta el dolor lumbar.

Se trata de una práctica sencilla de hacer en casa, porque además no requiere de grandes equipos para hacer ejercicio o de ir al gimnasio. Inclusive, se podría realizar como una pausa activa durante la jornada laboral.

A continuación se detalla paso a paso el estiramiento de la espalda:

Lo primero es apoyar la planta del pie de una de las piernas sobre la silla. Hay que aclarar que no se debe realizar mayor fuerza, sino solo afirmarlo, tratando de ubicarlo al costado de la silla contrario a la pierna que se haya escogido (es decir, que si se escogió la pierna derecha, el pie se debe poner en la parte izquierda de la silla).

Luego se apoyan ambas manos sobre los apoyabrazos de la silla, para tener mayor soporte. Estando en esta posición se debe inclinar la pierna que está sobre la silla, como si se quisiera reposarla en el asiento. En el caso del ejemplo, se hace hacia el lado derecho.

Sin apoyarla por completo, se debe empujar el cuerpo, específicamente las caderas, hacia delante haciendo presión sobre la pierna que está en la silla. Esto se debe hacer hasta un punto en el que no genere molestia, en caso de presentarse dolor o si es muy intenso el ejercicio, se sugiere reducir la presión sobre la rodilla.

Se debe respirar profundamente y sostener la presión durante 30 segundos o un minuto, dependiendo de la tolerancia.

Es fundamental que la persona esté bien agarrada de la silla, para que esta no se vaya a correr y se presente algún accidente. Para mayor claridad, se comparte el video publicado desde el portal Fisioonline.

La línea Health Finder de la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de Salud de los Estados Unidos recomienda realizar estiramientos dos veces a la semana, para así mantener activos los músculos de la espalda.

También se aconseja levantar con cuidado los objetos y evitar inclinarse, doblando la espalda, y más bien agacharse para alzar los objetos del suelo.