Getty Images
Cuando los huesos no tienen calcio suficiente, se aumenta el riesgo de sufrir caídas y lesiones. - Foto: Getty Images

vida moderna

Dolor o sensibilidad en los huesos: cómo detectar los síntomas

Se debe prestar atención cuando no hay una fuente de dolor clara.

En algunas ocasiones las personas sienten dolor en sus articulaciones o en varios músculos. Pero el dolor en los huesos es menos común que las anteriores molestias. Muchos suelen confundir estos diferentes tipos de dolores y no saben identificarlos.

Existen varios factores claros que son la causa de dolores en los huesos, por ejemplo, el más conocido, una fractura después de un accidente. Asimismo, hay otras fuentes de dolor. Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, las explica:

  • Cáncer en los huesos (malignidad primaria)
  • Cáncer en los huesos (malignidad primaria).malignidad metastásica)..
  • Interrupción del suministro sanguíneo (como en la anemia drepanocítica)
  • Hueso infectado (osteomielitis).
  • Infección.
  • Lesión (traumatismo).
  • Leucemia.
  • Pérdida de mineralización (osteoporosis).
  • Sobrecarga.
  • Fractura infantil (tipo de fractura por tensión que ocurre en niños que están aprendiendo a caminar).

¿Cómo detectar los síntomas?

El dolor en los huesos puede ser común según las causas mencionadas anteriormente. Sin embargo, se debe prestar atención cuando se presentan dolores óseos sin una razón clara. Se debe tener en cuenta si el umbral se incrementa o se da en momentos específicos, al hacer movimientos o si es permanente. Recordar si hubo algún golpe o alguna acción que pueda ser la explicación al dolor.

Si luego de reflexionar sobre posibles acciones que hayan provocado los síntomas, no se encuentra una fuente de dolor, es importante acudir al médico para conocerla e iniciar un tratamiento. La visita a un especialista puede ayudar a evitar mayores complicaciones en el estado de salud y diagnosticar a tiempo una posible enfermedad.

Osteoporosis

Esta enfermedad se caracteriza por adelgazar y debilitar los huesos, volviéndolos quebradizos. De esta forma aumenta el riesgo de sufrir fracturas a causa de una caída o movimientos sencillos como agacharse y toser.

Las fracturas provocadas por la osteoporosis “ocurren con mayor frecuencia en la cadera, muñena o la columna vertebral”, indica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Síntomas

  • Dolor de espalda.
  • Postura encorvada.
  • Fracturas repetitivas en un mismo hueso.

Causas

El calcio es uno de los minerales más importante para los huesos. Este, es vital para la formación y la renovación ósea. Cuando el organismo no recibe calcio y vitamina D, que ayuda a la fijación de los huesos y a mantener su densidad, se pierde masa ósea, lo que puede provocar desarrollar osteoporosis, explica Sanitas, entidad de salud.

El tiempo también es uno de los factores que influye en esta enfermedad. A medida de que pasan los años, el organismo está en constante renovación, desarrollando nuevos huesos y descomponiendo los viejos. Sin embargo, de acuerdo con Mayo Clinic, “cuando el cuerpo es joven, “el desarrollo de huesos nuevos es más veloz que la descomposición de estos el cuerpo, por lo que la masa ósea aumenta. Después de los 20 años, este proceso se hace más lento y la mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima a los 30 años”.

El envejecimiento es directamente proporcional a la pérdida de masa ósea. Debido a esto, la probabilidad de padecer osteoporosis depende de la cantidad de masa que se obtuvo en la juventud, para que en la vejez, se cuente con la reserva necesaria para la protección de los huesos.

Esta enfermedad es silenciosa, por lo que muchas personas no prestan atención a los signos y consideran que es una condición de salud normal. Por esto, la revisión médica periódica es una herramienta para prevenir y diagnosticar una afección a tiempo.

Para prevenir la osteoporosis la alimentación es esencial. Los expertos recomiendan incluir en la dieta balanceada alimentos ricos en calcio y vitamina D. De igual forma, hacer actividad física y evitar caídas.