salud

El listado de algunos alimentos que más suben el colesterol

Los niveles altos de colesterol pueden derivar en problemas cardiovasculares.


El colesterol es un tipo de grasa indispensable para el cuerpo. Tiene una función estructural, ya que confiere estabilidad a las membranas de las células; ayuda a sintetizar la vitamina D y es imprescindible en la producción de la bilis, necesaria para digerir los alimentos.

El hígado fabrica una gran parte del colesterol, pero el resto ingresa al cuerpo a través de los alimentos grasos que la persona ingiere, explica el portal Cinfasalud. También la bilis, producida por el hígado, contiene este tipo de grasa, que el intestino vuelve a absorber durante la digestión.

El peligro con esta sustancia se presenta cuando su presencia en la sangre alcanza niveles excesivos y, además, se asocia a otros factores de riesgo cardiovascular como hipertensión o diabetes. Para mantener los niveles adecuados de colesterol, es muy importante cuidar la comida, pues hay algunos alimentos que pueden incidir de forma importante para que sus niveles se incrementen. Estos son algunos de ellos.

Embutidos

Los embutidos son los que se elaboran a partir de carne y que son sometidos a procesos de curación, adiciones de despojos comestibles y grasas de cerdo, productos vegetales, condimentos y especias. Las salchichas, el salchichón, el chorizo y la mortadela, hacen parte de este grupo de alimentos. Un artículo publicado en el portal Mejor con Salud indica que este tipo de productos tienen un elevado contenido de grasas y sal, lo que puede subir los niveles de colesterol.

Ultraprocesados

Los alimentos ultraprocesados e industrializados tienen elevados contenidos de azúcar y grasas saturadas y trans. “Se sabe que las dietas con ácidos grasos trans monoinsaturados o poliinsaturados aumentan los niveles de colesterol total, en especial de LDL (malo). Pero no solo eso, sino que también disminuyen el bueno”, precisa el mencionado sitio web.

Carnes rojas

Las carnes rojas como, por ejemplo, la ternera, carne de res y cordero, son ricas en colesterol y grasas saturadas. Por esta razón los especialistas recomiendan que, además de no abusar de su consumo, es conveniente elegir cortes magros y eliminar toda la grasa visible posible. Además, la técnica que se utilice para cocinar también es importante, por lo que se deben elegir aquellas que no le aporten grasa extra, indica una publicación del portal CuídatePlus.

Bebidas azucaradas

Según la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión, las gaseosas y jugos artificiales tienen altas concentraciones de azúcar y grasas saturadas. Cuando hay mucho azúcar en el torrente sanguíneo, el efecto del colesterol malo es más agresivo. Además de predisponer a la diabetes. De acuerdo con esta institución, las harinas refinadas y los productos ultraprocesados tienen un sabor adictivo que invita a comerlos con compulsividad, a la vez que favorecen el aumento del colesterol.

Huevos

La yema contiene un alto porcentaje de colesterol. La clara está exenta y posee propiedades nutricionales. Por esta razón, es aconsejable que las personas que presenten niveles altos de esta sustancia en el cuerpo disminuyan su consumo para evitar mayores afectaciones.

Recomendaciones

Según Cinfasalud, no solo es importante prestar atención a lo que se come, sino cómo se consume. Por esta razón, técnicas culinarias como el vapor, el horno, la plancha o la brasa son las más saludables, a la vez que es aconsejable renunciar a las frituras y al uso de salsas. Y al preparar los platos, lo mejor es utilizar aceite oliva virgen extra, evitar la mantequilla y la margarina y no abusar de la sal.

De acuerdo con los especialistas, si se combina un tipo de dieta saludable y baja en grasas saturadas, junto con hábitos como la práctica regular de ejercicio físico y el abandono de otros nocivos como el tabaquismo o el consumo de alcohol, se estarán alejando esos factores de riesgo que pueden aumentar los niveles de colesterol.

Así mismo, según Cinfasalud, no se debe olvidar que la genética también influye en la aparición de la hipercolesterolemia (enfermedad que provoca que el nivel de colesterol LDL (malo) sea muy alto) y que los niveles de colesterol tienden a aumentar con la edad. Por último, es importante adoptar medidas para combatir el estrés y la ansiedad que también pueden incidir en el comportamiento del colesterol.