hipo - eructo
Cambios en los hábitos ayudan a disminuir los eructos excesivos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Eructos, gases e hinchazón: los mejores tips para reducirlos naturalmente

Es importante acudir a un doctor en caso de que no mejore con cuidados y cambios en los hábitos.

Los eructos y las flatulencias son unos de los síntomas más comunes de los gases. Sin embargo, en cada individuo puede ser diferente. Hay quienes presentan distensión abdominal o dolor en el abdomen.

“La acumulación de aire en la parte superior del estómago provoca que este se estire. Esto desencadena la relajación del músculo en el extremo inferior del esófago (el conducto que va desde la boca hasta el estómago). Esto permite que el aire escape hacia arriba por el esófago y salga por la boca”, explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Los médicos aún no conocen la causa exacta de este síndrome. En cada persona, los síntomas pueden variar y durar por un período de tiempo largo. Medline Plus menciona los más comunes:

  • Dolor, cólicos o hinchazón en el abdomen relacionados con la evacuación intestinal.
  • Cambios en el aspecto de las heces.
  • Cambios en la frecuencia con la que se evacúan los intestinos.
  • Aumento de gases.
  • Hinchazón.
  • Mucosidad en las heces.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, brinda algunas recomendaciones para tener en cuenta y disminuir los eructos y gases naturalmente.

Eructos

  • Comer los alimentos lentamente, al igual que los líquidos.
  • Dedicar el tiempo y la actitud adecuada para comer. Al comer estresado o corriendo se incrementa el riesgo de tragar aire, lo cual produce eructos.
  • Evitar el consumo de bebidas gaseosas y de cerveza.
  • No fumar.
  • En caso de que se utilice dentadura postiza, verificar que encajen bien, porque cuando no lo hacen correctamente, provocan que la persona trague más aire
  • Caminar unos minutos luego de comer.
  • Regular y controlar la acidez estomacal.

Exceso de gases

  • Eliminar algunos alimentos que pueden producir gases como los frijoles, arvejas, lentejas, repollo, cebolla, brócoli, coliflor, entre otros.
  • Revisar las etiquetas para verificar si los productos lácteos tengan bajo contenido de lactosa o si realmente son deslactosados. “Algunos carbohidratos indigeribles que están presentes en los alimentos sin azúcar, como el sorbitol, el manitol y el xilitol, también pueden aumentar la cantidad de gases”, añade Mayo Clinic.
  • Moderar el consumo de las grasas.
  • Disminuir temporalmente el consumo de alimentos ricos en fibra.
  • La entidad de salud recomienda intentar probar un medicamento de venta libre para eliminar los gases.

¿Cuándo consultar a un médico?

Es importante prestar atención a los siguientes síntomas, especialmente si no mejoran con el paso de los días. Se debe consultar a un doctor.

  • Diarrea
  • Dolor abdominal intenso y constante
  • Heces con sangre.
  • Cambios en el color o en la frecuencia de las heces
  • Adelgazamiento no intencional
  • Molestia en el pecho
  • Pérdida de apetito o sensación de saciedad rápida

Colon irritable

El término médico utilizado para el colon irritable es Síndrome del intestino irritable. Los médicos aún no conocen la causa exacta de este síndrome. En cada persona, los síntomas pueden variar y durar por un período de tiempo largo. Medline Plus, sitio web de a Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, menciona los más comunes:

  • Dolor, cólicos o hinchazón en el abdomen relacionados con la evacuación intestinal.
  • Cambios en el aspecto de las heces.
  • Cambios en la frecuencia con la que se evacúan los intestinos.
  • Aumento de gases.
  • Hinchazón.
  • Mucosidad en las heces.

En caso de presentar síntomas, lo recomendable es consultar a un médico para recibir la asesoría profesional adecuada e iniciar un tratamiento oportunamente. “El doctor le puede recomendar cambios en su dieta para ayudar a tratar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Los cambios pueden incluir comer más fibra, evitar el gluten o seguir una dieta especial llamada dieta baja en FODMAP”, indican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).