vida moderna

Dolor lumbar: ¿cómo aliviar las molestias con remedios caseros?

En ocasiones, este tipo de dolores se deben a malos hábitos, como una mala postura.


El dolor de espalda es una de las razones más comunes por las que las personas acuden al médico o faltan al trabajo, y una de las causas principales de discapacidad en el mundo, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

También explicó en su portal web que el dolor de espalda puede variar desde un dolor muscular hasta una sensación de ardor o dolor muy agudo o punzante. Además, el dolor puede propagarse por la pierna o empeorar cuando la persona se inclina hacia adelante, gira, levanta un objeto, se pone de pie o camina.

Así mismo, el dolor se puede generar por levantar objetos pesados reiteradamente o hacer un mal movimiento repentino, lo cual puede forzar los músculos de la espalda y los ligamentos de la columna vertebral.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que, en el mundo, el 80 % de la gente en algún momento tendrá dolor de espalda.

De hecho, en la mayoría de los casos, el dolor de espalda mejora progresivamente con el tratamiento en el hogar y el cuidado personal, generalmente en unas pocas semanas, pero hay que consultar a un médico si: el dolor de espalda persiste después de un par de semanas; es intenso y no mejora con el descanso; se extiende a una o ambas piernas, especialmente si se prolonga por debajo de la rodilla; si provoca debilidad, entumecimiento u hormigueo en una o ambas piernas, o si está acompañado de pérdida de peso sin causa aparente.

Por lo anterior, la revista digital UnComo del portal Mundodeportivo listó una serie de remedios caseros con los que es posible aminorar las molestias lumbares:

1. Jengibre: gracias a sus propiedades antiinflamatorias combate el dolor lumbar. Para usarlo, basta con añadir dos cucharadas soperas a medio litro de agua y aplicar sobre la zona dolorida. Repetir el proceso tres veces al día, dependiendo la intensidad del dolor.

2. Ruda y aceite de almendra: se deben mezclar tres gotas de aceite esencial de ruda con una cucharada de aceite de almendras. Con el resultado, se aconseja realizar masajes suaves con movimientos circulares.

3. Postura: se debe estar consciente de la postura y ayudarla con un colchón firme y una buena almohada al momento de dormir. También, se debe evitar cargar cosas muy pesadas.

4. Aplicar frío y calor: suele ser uno de los remedios más populares para este tipo de afección. Se aconseja poner una compresa fría en el área afectada y después una almohadilla caliente para favorecer la circulación.

5. Cola de caballo: se aconseja preparar una infusión añadiendo dos cucharadas de esta planta en medio litro de agua. Empapar una gaza con el líquido y poner en la zona resentida. También es posible beber la infusión.

6. Hojas de repollo: puede ayudar a relajar los músculos y reducir los dolores de espalda. Hay que machacarlas, mezclarlas en un recipiente con leche, dejarlas reposar cinco minutos y colocarlas en la zona sujetándolas con una venda. Dejar actuar por 15 minutos y tomar un baño de agua tibia.

Cabe resaltar que si el dolor persiste y sube de nivel, es necesario consultar con un especialista para descartar afecciones graves y tomar los tratamientos adecuados.