salud

Estos son los alimentos que aumentan los niveles de grasa abdominal

Los excesos de grasa abdominal pueden generar problemas de salud como cardiopatías, diabetes tipo 2, presión arterial alta, colesterol anormal y problemas respiratorios.


Cuando la cintura empieza a crecer, tiende a relacionarse con envejecimiento y muchas veces no se le da la suficiente importancia. Sin embargo, las investigaciones demuestran que la grasa del vientre puede generar serios riesgos para la salud, asegura el instituto de investigaciones clínicas Mayo Clinic.

La tendencia a aumentar o acumular peso alrededor de la cintura puede tener un componente genético y el problema es que no se limita a la capa extra de relleno ubicada justo debajo de la piel (grasa subcutánea), sino que también incluye grasa visceral, que se encuentra en el interior del abdomen, alrededor de los órganos internos.

Aunque la grasa subcutánea plantea problemas estéticos, la grasa visceral está relacionada con problemas de salud más peligrosos, entre ellos: cardiopatía, diabetes tipo 2, presión arterial alta, colesterol anormal y problemas respiratorios.

Los análisis científicos también asocian la grasa del vientre con un mayor riesgo de muerte prematura, independientemente del peso total. “De hecho, algunos estudios han determinado que incluso cuando se consideraba que las mujeres tenían un peso normal basado en las mediciones estándar del índice de masa corporal (IMC), una cintura grande aumentaba el riesgo de morir de enfermedad cardiovascular”, precisa Mayo Clinic.

Por esta razones es importante, según los especialistas, seguir una dieta saludable. Para ello lo que las personas deben hacer es concentrarse en los alimentos a base de plantas, como frutas, verduras y cereales integrales, y elegir fuentes magras de proteínas y productos lácteos con bajo contenido de grasa.

Es importante limitar el consumo de azúcar añadido y las grasas saturadas, que se encuentran en la carne y en los productos lácteos con alto contenido graso, como el queso y la mantequilla y elegir, en su lugar cantidades moderadas de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que se hallan en el pescado, las nueces y ciertos aceites vegetales.

Otro aspecto determinante es reducir el tamaño de las porciones y adicionalmente incorporar actividad física a la rutina diaria. El Department of Health and Human Services, de Estados Unidos, recomienda actividad aeróbica moderada, como caminar a paso ligero, al menos 150 minutos a la semana o actividad aeróbica vigorosa, como correr, al menos 75 minutos a la semana.

Alimentos que generan grasa abdominal

Existe una serie de alimentos que son reconocidos como aquellos que más pueden generar grasa en el abdomen y de los cuales se debe evitar o limitar su consumo.

1. Pan blanco: La ingesta de pan blanco se asocia con un mayor aumento de peso y de grasa abdominal, ya que es un alimento con calorías de absorción rápida que no tiene mucho efecto saciante y hace que las personas sientan hambre al poco tiempo. Algunos, además, contienen grasas trans, que provocan el aumento de la cantidad de grasa alrededor del tejido del abdomen.

2. Cereales azucarados. Los cereales azucarados pueden generar exceso de grasa abdominal. Muchos cereales son ricos en azúcar, pero bajos en fibra y en proteínas, por lo que generan saciedad durante muy poco tiempo, precisa un artículo publicado en el Diario de Sevilla, de España.

3. Dulces: En su mayoría los dulces están cargados de harinas procesadas y tienden a tener un alto contenido de azúcar y sodio.

4. Fritos: Normalmente son alimentos que suelen estar llenos de grasas saturadas, cubiertos por una gran cantidad de sal y muy calóricos.

5. Cómida rápida. Estos alimentos también son una amenaza latente para la grasa en el abdomen. Esto se debe a ingredientes como carbohidratos refinados y azúcares presentes en estos productos.

6. Mayonesa y aderezos. Estos alimentos contienen importantes cantidades de grasa y aditivos y conservantes que inciden en la grasa del vientre.

La mejor forma de hacerle frente a la grasa abdominal es cambiar los malos hábitos alimenticios y de acuerdo con los expertos, es importante que los objetivos que una persona se propone sean realistas. Reducir la grasa localizada depende de reducir también la global, de modo que se requiere de esfuerzo, constancia y paciencia para ver los resultados.

Si la persona no sabe por donde empezar o qué hacer exactamente, lo recomendable es acudir a un especialista que ayude a fijar un plan para lograr el propósito de bajar grasa cuidando la salud.