salud

Frutas para consumir en la noche si se busca adelgazar

Las frutas ricas en fibra, con alto contenido de agua y bajas en calorías, son ideales para consumir antes de ir a dormir.


Las frutas son alimentos que deben incluirse de manera permanente en una dieta saludable, pues su consumo ayuda a prevenir diversas enfermedades como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y la obesidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir por lo menos 400 gramos diarios entre frutas y verduras.

Estos alimentos son especiales en el aporte de nutrientes, vitaminas y minerales, los cuales son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. Según el Ministerio de Salud y Protección Social, gracias a sus propiedades y contenido, las frutas y las verduras reducen los niveles de colesterol, mejoran el tránsito intestinal, disminuyen los niveles de azúcar en la sangre, contribuyen a la eliminación de toxinas y aumentan la sensación de saciedad, evitando el consumo excesivo de alimentos, que conducen al sobrepeso.

Hay algunas de ellas que por sus propiedades y nutrientes resultan especiales cuando de adelgazar o perder peso se trata y más si se consumen antes de dormir. Algunas de las opciones son las siguientes.

Toronja: Además de ser una buena fuente de vitaminas y minerales, es conocida por su capacidad para contribuir a la pérdida de peso. Esto se debe a que es buena fuente de fibra y es baja en calorías. Por ejemplo, en 100 gramos de toronja hay 40 calorías.

Adicionalmente, según un artículo del portal Salud 180, esta fruta acelera el metabolismo. Esta publicación cita al Centro de Nutrición e Investigación Metabólica de la Clínica Scripps en California, según el cual comer toronja antes de cada comida, incluida la cena, puede ayudar a adelgazar, ya que contiene propiedades que facilitan la quema de grasa, al tiempo que aporta vitamina C.

Manzana: Un artículo publicado por el diario digital Business Insider asegura que la manzana es perfecta para comerla a cualquier hora del día y tiene un gran poder saciante que evita que de hambre durante la noche.

“La manzana ayuda a adelgazar porque es rica en antioxidantes como catequinas y ácido clorogénico, además de contener fibras como la quercetina que ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre, a mejorar la digestión y a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos”, precisa el portal de bienestar y salud Tau Saúde.

Pera: Esta fruta ayuda a bajar de peso por ser rica en fibras, mejorando el tránsito intestinal y ayudando a saciar el hambre. De acuerdo con Tua Saúde este alimento nivela los niveles de colesterol en la sangre.

Adicionalmente, a la pera se le atribuyen bondades relacionadas con su facilidad para combatir la retención de líquidos, lo que favorece no solo la eliminación de toxinas del organismo, sino que es favorable para quienes se despiertan con los párpados hinchados o con bolsas bajo los ojos.

Melón: Esta fruta es rica en agua y baja en calorías, tal como sucede con otras como la sandía y la piña. Los expertos de la Fundación Española del Corazón indican que este alimento destaca por su aporte de vitaminas como la A, B y C, y betacarotenos, que contribuyen con la salud de todo el organismo y la prevención de diversas enfermedades.

Dada su riqueza en agua y fibra, es una fruta que resulta hidratante, digestiva, diurética y depurativa, según el portal Mejor con Salud. Es buena para promover la digestión y el tránsito intestinal, lo que a su vez ayuda a desinflamar el abdomen y a perder volumen, lo que se traduce en que es una aliada cuando se trata de adelgazar.

De acuerdo con información del portal Come Fruta, de España, es recomendable evitar en la cena frutas con muchos azúcares como los plátanos, las fresas o el mango, ya que además de no contribuir con el objetivo de adelgazar, puede tener algún grado de incidencia en los niveles de azúcar debido a que el organismo asimila peor la fructosa por la noche.

Es importante tener claro que las frutas por sí solas no ayudan a una persona a adelgazar, sino que su ingesta debe darse en el marco de una dieta balanceada y equilibrada y la práctica regular de ejercicio físico.