Dientes / Huesos
¿Cómo cuidar los dientes y las encías?. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images

vida moderna

Gingivitis: ¿qué hábitos ayudan a prevenirla?

Es importante consultar a un odontólogo en caso de tener problemas en los dientes.

La gingivitis es una afección que es una forma leve de la enfermedad periodontal. Si no es tratada a tiempo puede causar periodontitis. Se caracteriza por provocar inflamación y enrojecimiento en las encías que están alrededor de los dientes, detalla Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación..

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señala los síntomas de la gingivitis:

  • Sangrado de las encías (al cepillarse o utilizar hilo dental)
  • Encías rojas brillante o rojas púrpura
  • Encías que son sensibles al tacto, pero por lo demás indoloras
  • Úlceras bucales
  • Encías inflamadas
  • Encías de aspecto brillante
  • Mal aliento

Según explica Mayo Clinic “La causa más frecuente de la gingivitis es una mala higiene bucal. Los buenos hábitos de higiene bucal, como cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental a diario y realizarse controles dentales periódicos, pueden ayudar a evitar o revertir la gingivitis”.

Para prevenir esta afección es importante tener un estilo de vida saludable. Algunas de las recomendaciones que brindan los expertos son:

  • Tener buenas prácticas de salud. Esto incluye una dieta equilibrada que ayude a mantener unas encías sanas. Asimismo, es importante que si se tiene un diagnóstico de diabetes se sigan las recomendaciones médicas para regular los niveles de azúcar en la sangre y evitar complicaciones de salud asociadas con los dientes.
  • Consultas dentales regulares. Aunque no se tengan problemas dentales se debe visitar regularmente a un odontólogo cada 6 meses. Esta consulta puede ayudar a identificar posibles riesgos de periodontitis y realizar exámenes como radiografía dental.
  • Buena higiene bucal. Cepillarse diariamente después de cada comida y utilizar hilo dental es clave para tener dientes limpios. “Usar hilo dental antes de cepillarte los dientes te permite eliminar las partículas sueltas de alimentos y las bacterias”, apunta Mayo Clinic

Por su parte el portal web especializado Cinfasalud señala algunos consejos para tener una buena salud oral:

  • Realizar una higiene correcta de los dientes todos los días. Los expertos recomiendan usar hilo dental y cepillos interdentales.
  • Tener una dieta balanceada. El sitio web menciona que se debe limitar el consumo de dulces y bebidas azucaradas.
  • En caso de consumir chicles, que sean sin azúcar, que contengan xilitol, el cual contribuye a prevenir las caries.
  • Usar tratamientos específicos con flúor, dependiendo de la salud dental del paciente. Para ello es importante consultar con el odontólogo.
  • Identificar, diagnosticar a tiempo y tratar enfermedades como la anorexia nerviosa, la bulimia y el reglujo gastroesofágico.
  • Utilizar selladores de fisuras en la boca o dientes. Frecuentemente son usados par tapar zonas retentivas de bacterias, pero también pueden ser utilizados para la prevención de las caries.
  • En caso de presentar sequedad bucal, usar sustitutos salivares y tomar mucha agua.

Caries

Las caries dentales aparecen comúnmente en los niños, pero pueden salir en todas las personas que tienen dientes. Esta afección consiste en “zonas dañadas de forma permanente en la superficie de los dientes que se convierten en pequeñas aberturas u orificios. Las caries se producen a causa de una combinación de factores, como bacterias en la boca, ingesta frecuente de tentempiés, bebidas azucaradas y limpieza dental deficiente”, explica Mayo Clinic.

¡Cuidado con la crema dental!

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explica que se debe tener mucho cuidado al momento de cepillarse y evitar ingerir (ya sea por error porque algunas personas lo tienen por mal hábito) cantidades grandes de crema dental. Esto puede causar dolor de estómago, obstrucción intestinal y otras afecciones que pueden poner en riesgo la salud:

  • Convulsiones.
  • Diarrea.
  • Dificultad respiratoria.
  • Babeo.
  • Ataque cardíaco.
  • Sabor a jabón o a sal en la boca.
  • Frecuencia cardíaca lenta.
  • Shock.
  • Temblores.
  • Vómitos.
  • Debilidad.