Hemorroides
Una de las razones por las cuales aparecen las hemorroides es el estreñimiento. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Hemorroides: la hierba que ayuda a reducir la inflamación, así se prepara

Esta afección puede presentarse durante el embarazo, el parto o por estreñimiento.

Las hemorroides son una inflamación de las venas o los tejidos que sostienen la zona anorrectal. La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos asegura que esta afección es el resultado del aumento de presión en el ano. Esto puede ocurrir durante el embarazo, el parto y también debido al estreñimiento.

La mencionada institución explica que la presión provoca que las venas y los tejidos anales se hinchen. Es posible que este tejido sangre con frecuencia durante las deposiciones.

Las principales causas de este padecimiento son las siguientes:

  • Esfuerzo durante las deposiciones.
  • Estreñimiento.
  • Sentarse durante períodos de tiempo prolongados, especialmente en el baño.
  • Ciertas enfermedades, como la cirrosis.

Las hemorroides pueden ubicarse dentro o por fuera del cuerpo. Las internas se presentan justo dentro del ano, donde comienza el recto. Cuando son grandes, pueden salirse (prolapso). El problema más común con las hemorroides internas es el sangrado durante las deposiciones.

En el caso de las externas se presentan por fuera del ano. Pueden causar dificultad para limpiar la zona después de una deposición. Si se forma un coágulo de sangre en una hemorroide externa, normalmente resulta doloroso.

Todas las personas tienen tejido hemorroidal como parte de su anatomía normal, pero hay un porcentaje de la población para el que las hemorroides se agrandan o son sintomáticas, según indica una publicación de The University of Tennessee Medical Center.

Según los especialistas, la piel que recubre el exterior del ano suele estar firmemente adherida a los tejidos subyacentes. Si un coágulo de sangre o trombosis se desarrolla en esta área fuertemente sostenida, la presión sube rápidamente en estos tejidos, causando dolor.

La mejor forma de prevenir el desarrollo de las hemorroides es con cambios en el estilo de vida y en la dieta, al igual que mantenerse físicamente activo y comer saludablemente puede ayudar a evacuar regularmente. En esta línea, comer muchos alimentos ricos en fibra (especialmente de plantas) y beber mucha agua ayuda a mantener en movimiento el proceso digestivo correctamente y evitar el estreñimiento.

La forma más efectiva de evitarlo es ir al baño apenas se sienta la necesidad. Retrasar la evacuación intestinal hace que los intestinos reabsorban el agua de las heces, por lo que se vuelven duras dificultando la deposición. Normalmente las afecciones externas pueden tratarse en casa y un producto natural recomendado es la sábila.

El gel de aloe vera se ha utilizado históricamente para tratar las hemorroides y varias afecciones de la piel. “Se piensa que tiene propiedades antiinflamatorias, las cuales pueden ayudar a reducir la irritación”, precisa el portal Healthline.

Aunque no existe suficiente evidencia clínica relacionada con la efectividad del gel de aloe vera para las hemorroides, el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrada (NCCIH, en inglés) lo clasifica como muy seguro para el uso tópico.

El gel se puede encontrar como ingrediente en otros productos, pero sobre las hemorroides solo debe utilizar gel puro de aloe vera, el cual se puede extraer directamente del interior de las hojas de la planta y aplicarlo suavemente en las hemorroides.

“Algunas personas son alérgicas al aloe vera, particularmente quienes sufren de alergia al ajo o a la cebolla. Se debe verificar que no se genere una reacción alérgica frotando una porción de gel del tamaño de una moneda de diez centavos en el antebrazo. Se espera de 24 a 48 horas y si no se presenta ninguna reacción, es seguro utilizarlo.

Así se pueden tratar en casa

La Biblioteca de Medicina hace las siguientes recomendaciones para tratar esta afección en casa:

  • Consumir alimentos ricos en fibra.
  • Tomar un ablandador de heces o un suplemento de fibra.
  • Beber suficientes líquidos todos los días.
  • No hacer mucho esfuerzo durante las deposiciones.
  • No sentarse en el baño por largos períodos de tiempo.
  • Tomar analgésicos de venta libre.
  • Tomar baños calientes varias veces al día para ayudar a aliviar el dolor. Esto puede ser un baño normal o uno de asiento asiento.
  • Usar cremas, ungüentos o supositorios para hemorroides de venta libre para aliviar el dolor leve, la hinchazón y la picazón cuando se presentan de manera externa.