salud

Hipoglucemia: ¿qué alimentos ayudan a regular el azúcar en la sangre?

De no ser tratada a tiempo, esta enfermedad puede causar convulsiones, pérdida del conocimiento e incluso la muerte.


El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos explica que la hipoglucemia –también conocida como bajo nivel de glucosa o de azúcar en la sangre– ocurre “cuando el nivel de glucosa en la sangre cae por debajo de lo normal. Para muchas personas con diabetes, eso se refiere a un nivel de 70 miligramos por decilitro (mg/dL) o menos”. Pese a los números en mención, recomienda a las personas revisar con un médico para saber qué nivel es muy bajo, pues varía acorde al paciente.

En lo que refiere a la sintomatología, la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, Mayo Clinic, señala que si los niveles de azúcar en sangre bajan mucho, los signos y síntomas pueden incluir: latidos del corazón irregulares o acelerados, fatiga, piel pálida, temblores, ansiedad, sudores, hambre, irritabilidad u hormigueo o entumecimiento de los labios, la lengua, o la mejilla.

En caso de que empeore la hipoglucemia, los signos y síntomas pueden incluir: desorientación, comportamiento anormal o ambos, como ser incapaz de completar tareas de rutina, alteraciones visuales como visión borrosa, convulsiones o pérdida del conocimiento.

Mayo Clinic reseña que las personas deben acudir al médico de forma inmediata si presentan alguno(s) de los síntomas de hiperglucemia ya descritos y no son diabéticas o si el individuo “tiene diabetes y la hipoglucemia no responde al tratamiento, como tomar jugo o refrescos que no son de dieta, comer dulces o tomar tabletas de glucosa”, dice. Aunque puede ser evidente, la entidad advierte que se debe acudir a un centro asistencial de inmediato o llamar al servicio de emergencias si alguien con diabetes o antecedentes de hipoglucemia tiene síntomas de hipoglucemia grave o pierde el conocimiento.

De no ser tratada a tiempo, la hipoglucemia puede causar convulsiones, pérdida del conocimiento e incluso la muerte. Agrega que la hipoglucemia también puede contribuir a presentar mareos y debilidad, caídas, lesiones, accidentes automovilísticos o un aumento de riesgo para demencia en adultos mayores.

La alimentación puede jugar un papel importante en el manejo de la hiperglucemia. Al respecto, el NIDDK destaca que si el individuo comienza a presentar uno o más síntomas de la hipoglucemia, lo primero que debe hacer es revisar su nivel de glucosa en la sangre. “Si su nivel de glucosa está bajo su nivel normal o es menor a 70, coma o beba 15 gramos de carbohidratos de inmediato”, indica el Instituto que hace parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

En palabras del NIDDK, algunos ejemplos incluyen:

  • Cuatro pastillas de glucosa o un tubo de gel de glucosa.
  • ½ taza (4 onzas) de jugo de frutas, que no sea bajo en calorías o en azúcar
  • ½ lata (4 a 6 onzas) de soda, que no sea baja en calorías o en azúcar
  • 1 cucharada de azúcar, miel, o jarabe de maíz
  • 2 cucharadas de pasas

Indica que la persona debe esperar 15 minutos después de haber consumido alguno de los alimentos en mención, los cuales ayudan a regular el azúcar en la sangre, y revisar su nivel de glucosa en la sangre otra vez. “Si todavía está bajo, coma o beba otros 15 gramos de glucosa o carbohidratos. Revise su nivel de glucosa en la sangre después de otros 15 minutos. Repita estos pasos hasta que el nivel vuelva a la normalidad”, añade el NIDDK.

El Instituto recomienda ingerir una merienda si falta más de una hora para la próxima comida, esto con el fin de mantener el nivel de glucosa en la sangre en su nivel normal. Para lograrlo, sugiere probar con unas galletas o un pedazo de fruta.

Por último, advierte que “las personas con enfermedades de los riñones no deben beber jugo de naranja en sus 15 gramos de carbohidratos porque contiene mucho potasio”. En cambio, recomienda a este tipo de pacientes ingerir los jugos de manzana, uva o arándano.