Tendencias
El huevo es una fuente rica en proteínas.
El huevo es el alimento más nutritivo que existe después de la leche materna. - Foto: Getty Images

vida moderna

Huevo: mitos y verdades acerca de su consumo

Una alimentación sana y equilibrada puede prevenir diversas enfermedades.

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura), el huevo es el alimento más nutritivo que existe después de la leche materna: es rico en proteínas, contiene vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales; además, proporciona antioxidantes y ácidos grasos que benefician la salud, entre ellos la cardiovascular.

Para disfrutar de todos los beneficios que ofrece este superalimento, se despegarán algunas dudas que surgen en torno a este alimento.

  • ¿Se pueden lavar los huevos antes de guardarlos en la nevera? No. Nunca hay que lavar los huevos antes de guardarlos en la nevera, pero si se pueden lavar justo antes de cocinarlos. Si se lavan y después se guardan, la contaminación externa, al tener el huevo una superficie porosa, podría estropear el interior del huevo.
  • ¿Cuánto tiempo se conserva en óptimas condiciones un huevo cocido? Un huevo cocido puede conservarse en la nevera durante una semana siempre que se mantenga con la cáscara. De hacerlo sin cáscara, lo recomendable es comerlo el mismo día y mantenerlo refrigerado hasta su consumo. También por seguridad alimentaria, no hay que esperar más de dos horas para guardar el huevo cocido en el refrigerador una vez cocinado.
  • Si en el huevo no se lee bien en la cáscara la fecha de caducidad ¿Cómo se puede saber si está fresco? En cualquier momento se puede comprobar si los huevos están frescos a través de una sencilla prueba: la de flotación. Para hacerla solo se tiene que llenar un vaso de agua y depositar dentro el huevo, con cuidado. Si cae al fondo, se puede comer el huevo con total tranquilidad, pues está fresco. Si se queda en el medio, está perdiendo frescura; si flota, no es un huevo fresco. El motivo de que flote es que a medida que envejece va introduciéndose aire en su interior, porque su cáscara se deteriora y sus membranas se despegan, aumentando la cámara de aire.
  • ¿Se debe desechar el huevo si al romperlo se ve un cordón gelatinoso blanquecino pegado a la yema? No. Ese cordón es la chalaza y la prueba inequívoca de que el huevo está muy fresco y su función es mantener la yema en el centro del huevo.
  • En el supermercado, ¿cómo se puedo elegir los huevos más frescos? Cuando se vaya a comprar el producto se recomienda buscar la caja de huevos con la fecha de fabricación más reciente.
  • ¿Tiene mucho colesterol el huevo? El huevo contiene colesterol, pero este no se asimila por el cuerpo y es eliminado en su mayor parte. Además, contiene fosfolípidos, unos nutrientes que impiden que esa mínima absorción llegue a darse.
El huevo es una fuente natural de proteínas.
El huevo es una fuente natural de proteínas. - Foto: Getty Images
  • ¿Cuántos huevos pueden comerse al día? La comunidad científica coincide en afirmar desde hace años que una persona adulta y sana puede consumir sin miedo hasta 6-7 huevos, es decir, uno diario. El huevo tiene una capacidad saciante, pocas calorías, y muchas proteínas, por lo tanto, es probable que -si se elige bien los alimentos con los que se va a consumirlo- se podrán sobrellevar de mejor manera el sobrepeso y otras patologías.
  • ¿Son mejores los huevos blancos oscuros? Lo cierto es que los expertos no aprecian grandes diferencias nutricionales entre los huevos blancos y los oscuros, procedentes respectivamente de gallinas con plumaje blanco y pardo. El huevo de gallina, sea cual sea su color, es un verdadero superalimento por su valor nutricional; ahora bien, todo dependerá de la buena crianza. Una gallina en mal estado de salud, maltratada o infra alimentada producirá huevos de peor calidad.
  • ¿Por qué si en el supermercado los huevos no están refrigerados al llegar a casa hay que meterlos en la nevera? La AECOSAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) advierte que es importante que los huevos no sufran cambios bruscos de temperatura. Por este motivo, los huevos en los supermercados no están en la zona de refrigerados, ya que el contraste térmico al salir al exterior podría perjudicarles en mayor medida que el posible beneficio de guardarlos en frío en las tiendas.

*Con información de Europa Press.