vida moderna

Jet lag: consejos para superarlo antes y después de un vuelo

Los viajeros deben asegurarse de beber mucha agua en el avión y de mantenerse hidratado después de aterrizar.


Generalmente, los viajeros recurrentes se acostumbran a las horas de diferencia entre un país y el otro, lo cual no les afecta en su estado de salud o a la hora de dormir. Sin embargo, algunas personas sufren de jet lag, confusión, mareo y cansancio excesivo cuando aterrizan en su destino final.

En concreto, el jet lag es un trastorno temporal del sueño que afecta a los viajeros que cruzan más de tres zonas horarias. En términos sencillos: es cuando las personas van de viaje y se sienten agotadas, (o despiertas) en los momentos inapropiados.

Normalmente, el cuerpo sabe exactamente cuándo es el momento de dormir o de comer. Sin embargo, una vez que empieza a cruzar zonas horarias todo se confunde y el reloj interno ya no coincide con el entorno.

Si bien, el cuerpo tiene su propio ritmo (ritmo circadiano) que le indica cuándo debe permanecer despierto y cuándo debe dormir. El desfase horario se produce porque el reloj del cuerpo está todavía sincronizado con el horario original, en lugar del horario al que la persona ha viajado, según el portal Mayo Clinic.

Cansancio y fatiga
El jet lag es cuando las personas van de viaje y se sienten agotadas, (o despiertas) en los momentos inapropiados. - Foto: Getty Images

Este padecimiento puede hacer que las personas se sientan irritables, tengan náuseas y causa dolores de cabeza y malestar estomacal. Esto sin duda, es exactamente lo que nadie quiere que pase en sus vacaciones.

Por esta razón, el centro de idiomas, educación y viajes EF, recomienda algunos consejos para superarlo y asegurarse de que se ajuste el reloj interno sobre la marcha:

Ajustar antes de salir

  • No limitarse a hacer la maleta antes de un viaje. Se debe procurar ajustar también el ritmo interno: cambiar los horarios de comidas y de irse a la cama para que sean más parecidos a los horarios del destino de viaje, los incrementos de 30 minutos son factibles y pueden hacer maravillas.
  • Cuando las personas emprendan un viaje desde Europa a los Estados Unidos, por ejemplo, hay que tratar de quedarse levantado media hora más durante varias noches consecutivas antes de salir. (A la vuelta tendrán que irse a la cama antes).

Ajustar el reloj justo antes de salir

  • Tan pronto como salgan, ajustar el reloj a la hora del destino y, a continuación, hacer como que viven en la nueva zona horaria: si todo el mundo duerme en el lugar de destino, intentar dormir un poco en el avión.
  • Cuanto más rápido se adopte el nuevo ritmo, mejor.

Decir: ¡Salud!

  • Hay que mantenerse hidratado, sobre todo durante el vuelo.
  • Asegurarse de beber mucha agua en el avión y de mantenerse hidratado después de aterrizar, ya que la deshidratación puede empeorar los síntomas del jet lag.

Llevar las cosas día a día

  • Por lo general, el cuerpo necesita un día por zona horaria para ajustarse, así que si las personas vuelan desde Londres a Nueva York pasarán unos cinco días hasta que el cuerpo esté totalmente adaptado a esta nueva zona horaria.

Nada de siestas

  • Una vez que llegue al destino final, intentar no tomar siestas de más de dos horas, a pesar del largo y agotador vuelo y de una llegada temprano por la mañana (cuando solo pueden pensar en siestas, almohadas y camas).
  • Se recomienda distraerse con un paseo, por ejemplo.

Ir hacia el oeste

Caminar

  • Caminar es siempre una buena idea, sobre todo después de estar sentado en un avión durante horas.
  • Permanecer activo, hacer un pequeño recorrido turístico y sentir la luz natural, esta es una de las maneras más efectivas de restablecer el reloj interno.

Crear un plan personal

  • Jet Lag Rooster crea un plan personal para el jet lag basándose en la propia ubicación y el destino, el plan de vuelo y el ritmo habitual de sueño/vigilia.
  • La aplicación determina cuándo hay que salir y exponerse a la luz, y cuándo hay que estar en la oscuridad.