sexualidad

La brecha del placer: ¿por qué las mujeres se demoran más en llegar al orgasmo?

La neuropsicóloga detrás del documental de Netflix The Principles of Pleasure asegura que los hombres logran el orgasmo más fácil que las mujeres. Su objetivo es remediar esa disparidad y para esto aporta cuatro recomendaciones.


El 95 por ciento de los hombres dicen tener un orgasmo durante una relación sexual, mientras que solo 65 por ciento de las mujeres, en promedio, lo logran. Esas cifras las ofrece Nicole Prause, neuropsicóloga de la Universidad de California, en Los Ángeles, quien acaba de estrenar el documental en Netflix The Principles of Pleasure.

A fin de cerrar esa brecha, ella afirma que hay que entender en propiedad la naturaleza del orgasmo en la mujer, y para lograrlo es importante comprender cómo funciona el deseo femenino. Un problema es que ellas se distraen muy fácil en las etapas tempranas del sexo, cuando se requiere mucha concentración. En ese punto, la ansiedad es el principal peligro.

Según Prause, a las mujeres les preocupa, incluso, si tendrán un orgasmo o el tiempo que se demoran en las lides del amor. Por tanto, hay dos maneras de romper ese estrés: la primera, acelerar la intensidad del encuentro al introducir un elemento excitante y novedoso; la segunda, reservar un tiempo para hablar de aquello que está interfiriendo en la excitación. El objetivo es reducir la ansiedad, pues, “una vez el motor está prendido, el cerebro hará el resto”, le dijo al diario The Times. Estos son otros de sus consejos.

El ejercicio físico

El ritmo cardiaco aumenta tras los aeróbicos o cualquier otra sesión de cardio. En este punto, pensar en una relación sexual es ideal porque al cerebro no le importa cómo logró acelerar el corazón. Así las cosas, se podría usar esa excitación para fines sexuales con solo imaginar un estímulo que apasione. Para Prause, es importante saber que esta energía puede ser dirigida. “Es lo que los sexólogos llaman transferencia de excitación”, señala.

Un beso ayuda

El deseo femenino es más reactivo que espontáneo y, por esta razón, las mujeres con frecuencia sienten deseo como respuesta a su ambiente. Por ende, un beso o una caricia placentera puede ayudar a prender el motor. No importa que no lleve al sexo inmediatamente. Interactuar sexualmente durante el día logrará que haya más intimidad en general.

Porno, pero en audio

A la hora de excitar a una mujer, los audios eróticos son mucho mejores que los filmes. Así ella logra una mayor imaginación, mientras que con las películas porno todo está dado. Dipsea es una aplicación que ofrece historias cortas y, según la experta, ayuda a prender los motores para una relación sexual.

El cambio de marcha

Las mujeres sienten y desarrollan mejor el deseo cuando pueden concentrarse fuertemente en lo que las excita, ya sea su pareja, una película erótica o un vibrador, dice Prause. “Tienes que ser capaz de sintonizarte realmente con los estímulos sexuales y las experiencias sensoriales”. Pero luego, para alcanzar el orgasmo, se requiere un cambio de marcha que les permita relajarse mentalmente y desinhibirse. Según Prause, aún es un misterio qué desencadena el clímax, pero, si ella tiene suficiente excitación sexual, “su cerebro entrará en este estado”.

La experta asevera que durante el sexo, en lugar de estar presente y sentir la estimulación sensorial, conviene verse teniendo sexo “desapasionadamente, casi como un tercero”. En estos instantes, recomienda la atención plena: notar los pensamientos, pero respirar y dejarlos flotar para luego sumergirse en un detalle sensual del momento, como el aroma de la piel de su pareja.