Frutos rojos, cerezas, fresas, moras, arándanos, uvas, frambuesas
La mora es rica en antioxidantes y nutrientes. - Foto: Getty Images

bienestar

La fruta con antioxidantes que ayuda a retrasar el envejecimiento naturalmente

Algunos de los antioxidantes que requiere el cuerpo para su protección y que se pueden encontrar en distintos alimentos son: betacarotenos, luteína, licopeno, selenio y las vitaminas A, C y E.

Los antioxidantes son sustancias naturales o fabricadas por el hombre que pueden prevenir o retrasar algunos tipos de daños que se puedan presentar en las células. Se trata de sustancias que están presentes en muchos alimentos, pero principalmente en frutas y verduras.

Algunos de los antioxidantes que requiere el cuerpo para su protección y que se pueden encontrar en distintos alimentos son: betacarotenos, luteína, licopeno, selenio y las vitaminas A, C y E.

La biblioteca médica Medlineplus indica que las verduras y frutas son ricas fuentes de antioxidantes. “Existe amplia evidencia que el consumo de una dieta con muchas verduras y frutas es saludable y reduce riesgos de sufrir ciertas enfermedades. Pero no está claro si esto es debido a los antioxidantes, a algo más presente en los alimentos u otros factores”, precisa este sitio web.

Los antioxidantes también se pueden encontrar en algunos suplementos alimenticios. Sin embargo, altas dosis de los mismos pueden generar riesgos para la salud. Por ejemplo, cantidades elevadas de beta-caroteno pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en personas que son fumadoras, aseguran los expertos.

De igual forma, dosis altas de vitamina E podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata y un tipo de ataque cerebral. Los suplementos antioxidantes también podrían interactuar con algunas medicinas. Por esta razón, cuando una persona decide tomar estos suplementos, lo mejor es consultar al médico para recibir indicaciones en cuanto a su consumo.

Ricas en antioxidantes

Las frutas y verduras son alimentos muy ricos en estas sustancias y dentro de las frutas destaca una silvestre que aporta buenas cantidades al organismo. Se trata de la mora, que también es rica en nutrientes y vitaminas, por lo que aprovecharla cada vez que sea posible es importante. Contiene ácidos grasos, vitaminas, minerales y carbohidratos.

Es rica en antocianina y pterostillbene, dos antioxidantes que ayudan a mantener el organismo protegido de los radicales libres que favorecen el envejecimiento prematuro de las células. “La vitamina C y E, así como la acción antioxidante de las antocianinas, son fundamentales para detener el daño oxidativo en el cuerpo y como las moras aportan estas vitaminas, en cierta medida contribuyen con la salud de la piel”, asegura el portal Mejor con Salud.

Adicionalmente, gracias precisamente a las antocianinas, que también son antiinflamatorias, las moras son grandes aliadas de la salud cardiovascular. Por otra parte, comer moras dentro de una dieta balanceada podría ayudar a reducir los niveles de colesterol alto, que incide de forma directa en los problemas del corazón.

Para bajar de peso

Por otra parte, este fruto cuenta con muy pocas calorías. Esto lo convierte en un complemento ideal en la dieta, incluso cuando una persona busca la pérdida de peso. El portal de salud Tua Saúde destaca que este beneficio obedece a su capacidad diurética y reguladora intestinal. Sin embargo, para que sea efectivo, es importante que el consumo de esta fruta esté asociado a la práctica de ejercicios y a una alimentación balanceada.

Asimismo, la zarzamora, que es la planta de la cual deriva esta fruta, es capaz de normalizar la presión arterial, a la vez que sirve para controlar la glucosa, prevenir la artrosis, la osteoporosis y la obesidad, y estimular la memoria. Para ello se puede elaborar un té, que cuando está caliente y se endulza con miel, puede utilizarse para tratar la ronquera, inflamación de las cuerdas vocales y amigdalitis, asegura este sitio web.

Según la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la mora destaca por su contenido de vitaminas A y C, y debido a la presencia en su pulpa de ácido cítrico, también dispone de propiedades antiescorbúticas, es decir, que sirve para controlar el escorbuto, una enfermedad que ocurre cuando una persona tiene una carencia grave de vitamina C (ácido ascórbico) en la alimentación.