Expertos aconsejan tomar el agua de linaza en ayunas. Foto: Getty Images.
Uno de los más beneficiados por el consumo regular es el sistema cardiovascular. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

La semilla que protege el corazón y reduce el apetito

La fibra que contiene este alimento podría mejorar los procesos digestivos e incrementar la sensación de saciedad, lo que hace que el consumo de calorías disminuya.

Las semillas de lino o linaza dentro de una dieta equilibrada pueden ser una de las mejores aliadas para la microbiota intestinal, ya que son una buena fuente de fibra y ácidos grasos.

El magacín Mundo Deportivo, en su sección de salud y bienestar, señala que las semillas de lino, en concreto, con un poco de agua, es una bebida que cuenta con propiedades depurativas y saciantes que ayudarán a regular el apetito.

Según una revisión sistemática publicada en Obesity Reviews, el consumo de semillas de linaza tendría un efecto positivo en la pérdida de peso, en especial en pacientes con sobrepeso y obesidad.

En concreto, la fibra que contiene este alimento podría mejorar los procesos digestivos e incrementar la sensación de saciedad, lo que hace que el consumo de calorías disminuya. Los efectos aparecen luego de una intervención a largo plazo, y se manifiestan cuando se completa con una rutina de ejercicio y dieta.

Saltarse los ejercicios de resistencia, dieta extrema y comer demasiado después del ejercicio, son algunos errores  cuando se quiere bajar de peso. Foto: Getty images.
El consumo de semillas de linaza tendría un efecto positivo en la pérdida de peso, en especial en pacientes con sobrepeso y obesidad. - Foto: Foto Gettyimages

Por otra parte, uno de los más beneficiados por el consumo regular es el sistema cardiovascular ya que poseen un efecto antiinflamatorio al favorecer la síntesis de prostaglandinas PG3 que ayudan a mantener en buen estado los vasos sanguíneos, según el portal de salud Cuerpo y Mente.

Además, evitan la acumulación en ellos de colesterol y triglicéridos, lo que ayuda a la prevención de enfermedades como la arterioesclerosis y, en consecuencia, los infartos cardíacos y cerebrales o trastornos circulatorios.

La mayoría de estudios clínicos realizados muestran que el consumo de 30 a 50 g de linaza molida al día reduce el colesterol total entre el 6 y el 13 % y el colesterol malo LDL del 9 al 18 %.

Agua de linaza

Ingredientes:

  • 1 cucharada de semillas de lino.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

Agua de limón con linaza

Ingredientes:

  • El zumo de un limón.
  • 4 tazas de agua (1 litro).
  • 2 cucharadas de semilla de lino (20 gramos).

Preparación:

  • Verter las tazas de agua en una olla y ponerlas a hervir.
  • Una vez alcancen su punto de ebullición, agregar las semillas de linaza y reducir el fuego.
  • Dejar hervir durante tres o cuatro minutos más y retirarlas.
  • Cubrir la olla con una tapa y dejar reposar el tiempo que sea necesario.
  • Cuando esté apta para su consumo, filtrarla con un colador y agregarle el zumo de limón.
  • Se puede disfrutar a temperatura ambiente o se puede añadir unos cuantos cubos de hielo.

Licuado de linaza, avena y manzana

Ingredientes:

  • Una taza de avena.
  • Una manzana verde cortada en cubos.
  • Una cucharadita de miel.
  • Una cucharada de semillas de linaza molidas.

Preparación:

  • Poner todos los ingredientes en la licuadora y batir por dos minutos máximo, hasta que el líquido quede bastante cremoso.
  • Tomar preferiblemente en las mañanas y antes de ir al trabajo.
  • Este licuado generará una gran sensación de saciedad.