Verduras
Imagen de referencia. | Foto: Getty Images

Vida Moderna

Las dos verduras que regeneran el colágeno de las rodillas

El colágeno es una proteína presente en nuestro cuerpo y con los años se reduce su producción.

Redacción Vida Moderna
2 de febrero de 2024

A medida que envejecemos, nuestras rodillas suelen ser una de las áreas del cuerpo que más se ven afectadas. Los problemas de rodilla son comunes en todo el mundo y, para evitar que estos signos del envejecimiento sean tan pronunciados, es importante cuidar nuestra alimentación, realizar ejercicios adecuados y contar con el apoyo de nuestros seres queridos.

Frutas y verduras
Muchas verduras son determinantes para mejorar la circulación de la sangre. | Foto: Getty Images

El colágeno es una proteína presente en nuestro cuerpo, la cual se encuentra en la piel (donde es más conocida y visible), el cabello, las uñas, los huesos y en otras partes del cuerpo.

Esta sustancia es responsable de mantener la firmeza y elasticidad adecuada en la piel. Si bien nuestro cuerpo puede producir colágeno, a partir de los 25 años se reduce la cantidad que se genera de manera natural.

Después de cierta edad el cuepro deja de producir colágeno.
Después de cierta edad el cuerpo deja de producir colágeno. | Foto: Getty Images

Si bien el colágeno no deja de producirse por completo, a medida que envejecemos se produce cada vez menos. El colágeno también desempeña un papel valioso en la recuperación de los huesos y tejidos del cuerpo. Un ejemplo de esto es el desgaste de las rodillas, uno de los problemas más comunes.

Este desgaste puede estar relacionado con la edad, la genética, la práctica de deportes extremos y la obesidad. En este artículo, presentamos un remedio casero económico que puede ayudarte a mejorar y cuidar sus rodillas, y que está relacionado con la producción baja de colágeno.

Getty Images
El colágeno también desempeña un papel valioso en la recuperación de los huesos y tejidos del cuerpo. Un ejemplo de esto es el desgaste de las rodillas, uno de los problemas más comunes. | Foto: Getty Images

Tomate: un aliado rico en antioxidantes

El tomate es una verdura que contiene una gran cantidad de antioxidantes y se considera uno de los alimentos que más ayuda a reducir las marcas de envejecimiento en la piel.

Según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, el tomate contiene vitaminas y minerales como calcio, fósforo, potasio, sodio, vitamina A, vitaminas del grupo B y vitamina C.

Sopa de tomate
El tomate es una verdura que contiene una gran cantidad de antioxidantes y se considera uno de los alimentos que más ayuda a reducir las marcas de envejecimiento en la piel. | Foto: Getty Images

El tomate es una fuente alimentaria muy valiosa debido a su alto contenido de un pigmento rojo llamado licopeno. Este compuesto ha sido asociado con una menor incidencia de ciertas enfermedades cuando se encuentra presente en niveles elevados en el plasma.

Curiosamente, se ha observado que el licopeno se absorbe de manera más efectiva cuando se consume a través de productos elaborados a altas temperaturas en comparación con los tomates frescos. Esto significa que una cantidad equivalente de licopeno proveniente de tomates procesados es más fácilmente absorbida por el organismo que si se ingiriera en forma de tomates crudos.

Semilla de tomate
El tomate es una fuente alimentaria muy valiosa debido a su alto contenido de un pigmento rojo llamado licopeno. | Foto: Getty Images/iStockphoto

Además, se ha demostrado que el licopeno presente en el zumo de tomate procesado con calor es mayor que el contenido en el zumo de tomate crudo. Esto sugiere que el proceso de calentamiento utilizado en la elaboración del zumo de tomate puede liberar y aumentar la cantidad de licopeno disponible para su absorción.

Estos hallazgos resaltan la importancia de considerar diferentes formas de consumir tomate para obtener los beneficios del licopeno. Si bien los tomates frescos siguen siendo una opción saludable, los productos derivados del tomate que han sido sometidos a procesos de cocción pueden ofrecer una mayor disponibilidad de licopeno y potencialmente brindar mayores beneficios para la salud.

El repollo: una verdura hidratante y rica en vitaminas

La col, que contiene más del 90 % de agua, es una verdura de bajo contenido calórico que aporta importantes vitaminas como la A, B y C.

Al igual que el tomate, la col también es rica en antioxidantes, lo que la convierte en un aliado en el rejuvenecimiento de la piel, sin importar la edad.

repollo
El repollo es fuente de antioxidantes. | Foto: Getty Images

Además de estas verduras, las carnes de cerdo, vaca y pollo también pueden proporcionar una buena cantidad de colágeno, especialmente si se consumen partes como las patas de pollo. Sin embargo, es relevante recordar que no solo debemos centrarnos en el consumo de estos alimentos, también mantener una dieta equilibrada y realizar actividad física regularmente para mantener la salud en general.

Es fundamental tener en cuenta que, si padecemos alguna enfermedad y consideramos que alguno de estos alimentos puede ayudarnos, se debe consultar primero con un médico para asegurarnos de que su consumo sea apropiado en nuestro caso.

El tomate y la col son dos verduras que pueden contribuir a la regeneración del colágeno en las rodillas y en otros tejidos del cuerpo. Su contenido de antioxidantes y vitaminas las convierte en aliados para combatir los signos del envejecimiento y promover una piel más firme y elástica.

Sin embargo, es crucial recordar que estos alimentos deben ser parte de una alimentación equilibrada y complementarse con una buena actividad física. Ante cualquier duda o condición médica, siempre es recomendable consultar con un profesional de la salud.

El cartílago une los huesos y les da movilidad.
El cartílago une los huesos y les da movilidad. | Foto: Getty Images

El desgaste del cartílago de la rodilla

El cartílago de la rodilla es una parte fundamental para su correcto funcionamiento, pero diversas enfermedades como la artrosis de rodilla o la artritis reumatoide pueden afectarlo y causar su desgaste. Este problema provoca una fricción dolorosa entre los huesos de la articulación, generando molestias, inflamación y dificultades para caminar.

Pero ¿qué factores contribuyen a este desgaste? Además de las enfermedades mencionadas, los golpes, lesiones o un exceso de actividad pueden desgastar el cartílago de la rodilla, dañando su estructura y limitando su capacidad para amortiguar los impactos.

Sin embargo, no todo está perdido. El portal Rodilla y Pie presenta algunas medidas que puede tomar para cuidar las rodillas y prevenir el desgaste del cartílago:

El dolor en la rodilla se puede relacionar con la artritis.
El dolor en la rodilla se puede relacionar con la artritis. | Foto: Getty Images
  • Prevención como clave: realizar ejercicio de forma constante, mantener una hidratación adecuada y evitar el sobrepeso son acciones fundamentales para proteger sus rodillas. Recuerde que la carga excesiva sobre ellas es uno de los principales factores que contribuyen al desgaste articular.
  • Estiramientos esenciales: los estiramientos son sus aliados para prevenir daños en la rodilla. Dedique al menos diez minutos para calentar y estirar antes de cualquier actividad física, incluso si no realiza ejercicio con regularidad. Si pasa mucho tiempo de pie, también es recomendable hacer ejercicios de estiramiento.
Ejercicios para el abdomen
Dedique al menos 10 minutos para calentar y estirar antes de cualquier actividad física, incluso si no realiza ejercicio con regularidad. | Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Aplique frío y calor: el frío es efectivo para reducir la inflamación de la rodilla, mientras que el calor mejora la circulación sanguínea y el proceso de cicatrización de los tejidos. Puede utilizar hielo o aplicar un trapo remojado en agua caliente según corresponda. Realice este proceso en intervalos de tres a cinco minutos durante al menos media hora al día.
  • Alimentación adecuada: además de mantener una dieta saludable para controlar el peso, existen alimentos que pueden ayudar a fortalecer sus cartílagos. Tres compuestos esenciales son: la lisina, presente en proteínas animales, el queso y los frutos secos; el colágeno que se encuentra en huesos y gelatinas; el ácido hialurónico, presente en alimentos como el hígado de bacalao, el atún y el pavo.
Se suele relacionar este alimento con una dieta saludable y poco calórica. Sin embargo, la granola es una gran fuente de calorías. Foto: Ingimage
  • Busque atención médica: si presenta un problema de desgaste en el cartílago de la rodilla, lo mejor es buscar ayuda médica profesional. Los tratamientos pueden incluir inyecciones de medicamentos, analgésicos y fisioterapia, entre otros. Los estudios de imagen permitirán a su médico evaluar el estado de tu cartílago y diseñar un tratamiento adecuado para su caso particular. Recuerde que cuidar sus rodillas es fundamental para mantener una buena calidad de vida. Si experimenta molestias o nota algún síntoma preocupante, no dude en buscar el consejo de un profesional de la salud.