enfermedades

Adultos jóvenes, cada vez más propensos a sufrir ataques cardíacos

En las mujeres, los mayores factores de riesgo asociados a infartos fueron la diabetes, la depresión y la hipertensión, entre otras.


Un estudio publicado en el Jama Network Open señaló que un número creciente de adultos menores de 55 años, especialmente mujeres, sufren con mayor frecuencia de ataques cardíacos.

La investigación identificó una serie de factores de riesgo que generan más probabilidades de desencadenar ataques cardíacos, también conocido como infarto agudo de miocardio (IAM), para hombres y mujeres de 55 años o menos.

Los investigadores encontraron que en las mujeres los mayores factores de riesgo asociados a estas complicaciones coronarias fueron la diabetes, la depresión, la hipertensión, el consumo de cigarrillo, los antecedentes familiares de infarto y el colesterol alto.

“Sabemos desde hace bastante tiempo que la diabetes y el tabaquismo y, más recientemente la hipertensión, son factores de riesgo más poderosos en las mujeres”, dijo Holly S. Andersen, cardióloga asistente y profesora asociada de medicina clínica en el New York-Presbyterian Hospital.

“Tampoco sorprende que los factores estresantes psicosociales de la depresión y los bajos ingresos del hogar afecten más a las mujeres”, añadió la especialista.

Por su parte, los principales factores de riesgo en los hombres se identificaron en el consumo de cigarrillo y los antecedentes familiares de infartos. Cabe destacar que dicha investigación analizó datos de 2.264 pacientes entre 18 y 55 años que sufrieron afecciones cardíacas, junto con 2.264 personas de un grupo de control.

“Una proporción cada vez mayor de adultos jóvenes en Estados Unidos está hospitalizada por infarto agudo de miocardio. La prevención eficaz requiere una comprensión de los factores de riesgo asociados con el riesgo de IAM en mujeres jóvenes en comparación con los hombres”, escribieron los expertos.

En tanto, la autora principal del estudio y profesora asistente de medicina cardiovascular en la facultad de medicina de Yale, Yuan Lu, le dijo al medio especializado ‘Verywell’ que el riesgo de ataque cardíaco en los jóvenes es “generalmente bajo”. Sin embargo, añadió, “las incidencias en mujeres jóvenes están aumentando y tienen peor pronóstico”.

“En el pasado, la gente puede haber pensado que esta es una enfermedad de las personas mayores. Pero la gente debería entender que todavía existe la posibilidad de desarrollarse a una edad más temprana y que el pronóstico es peor para las mujeres que para los hombres”, concluyó Yuan Lu.

Las enfermedades cardiovasculares son las más mortíferas a nivel global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que anualmente mueren unos 17,3 millones de personas por esta enfermedad. Se estima que para 2030 casi 23,6 millones de personas pueden fallecer debido a complicaciones cardíacas.