vida moderna

Los beneficios de la albahaca y sus diferentes modos de uso

Sus propiedades antiinflamatorias ayudan a optimizar la labor de los riñones.


La albahaca además de por su uso culinario, se conoce por su eficacia como gran repelente de insectos y también por sus propiedades curativas. Generalmente, se usa fresca en la cocina, seca para infusión y, en uso externo, en compresas, lociones, champús y como aceite esencial.

En concreto, es una hierba aromática que es rica en aceites esenciales como el linalool, geraniol y eugenol, además de poseer flavonoides y taninos con propiedades digestivas, antiespasmódicas, diuréticas, antioxidantes y sedantes, que ayudan a prevenir y a combatir problemas de salud como gripes, presión alta, o infarto, según el portal especializado en salud, Tuá Saudé.

La Fundación Carlos Slim, en su sección de salud, afirma que sus propiedades antiinflamatorias ayudan a optimizar la labor de los riñones, evitando el desarrollo de infecciones o problemas de insuficiencia. Incluso, resaltan que sus antioxidantes crean una barrera protectora frente al daño oxidativo y las toxinas.

Cestas de hierbas cortadas y macetas de albahaca
es una hierba aromática que es rica en aceites esenciales como el linalool, geraniol y eugenol, - Foto: Getty Images

Propiedades de la albahaca

  • Es ligeramente sedante y se ha empleado para calmar los nervios y la irritabilidad.
  • A nivel externo se ha empleado como analgésica, antiséptica, y cicatrizante sobre dolores artríticos y musculares, contracturas, eccemas, heridas leves, granos y forúnculos.
  • También se ha integrado en lociones y champús para fortalecer el cabello.
  • Su aceite esencial es un excelente relajante muscular y se aplica en áreas contracturadas y tensas, como cervicales, cuello, nuca o espalda. (Se puede combinar con aceite esencial de romero y aceite de almendras y se aplica en masaje suave, dos veces al día).
  • Favorece la digestión, los calambres gastrointestinales. disminuyendo los gases, la pesadez abdominal y la flatulencia, según el portal especializado en salud, Cuerpo y Mente.
  • Alivia las náuseas y el mal sabor de boca.
  • Como diurético actúa frente a la retención de líquidos y la oliguria.
  • Suaviza la garganta en toses espasmódicas e irritativas.
  • Contribuye a calmar los dolores de cabeza, sobre todo los de origen digestivo o hepático, y los dolores espasmódicos de la menstruación.

Modo de uso

Cataplasma de albahaca:

  • Colocar en un recipiente 2 cucharadas de hojas frescas de albahaca, triturarlas bien hasta formar una pasta y aplicarlas directamente sobre la herida o picadura de insecto.

Aceite esencial de albahaca:

  • Colocar 1 gota de aceite esencial en un collar difusor aromático hasta 3 veces al día; inhalar el aceite directamente del frasco durante 2 o 3 segundos, o diluir 1 gota de aceite esencial en 1 cucharada de aceite vegetal, como aceite de aguacate, jojoba o coco y masajear la piel.

Baño de inmersión:

  • Se deben diluir 18 gotas de aceite esencial de albahaca en 3 cucharadas de leche animal o vegetal y mezclar con el agua de la bañera, para luego relajarse en el agua durante 20 minutos.

Té de albahaca:

Otras recetas con albahaca

Jugo de albahaca y mango

Ingredientes:

  • 8 hojas de albahaca fresca;
  • ¼ de mango;
  • 3 cubos de hielo;
  • 100 ml de agua filtrada.

Preparación:

  • Lavar el mango, descascararlo, cortarlo en cubos y licuarlo.
  • Luego, lavar las hojas de albahaca y colocarlas en la licuadora.
  • Después, añadir los cubos de hielo y el agua y mezclar bien.
  • Finalmente, transferir a un vaso y servir.

Ensalada caprese

Ingredientes:

  • 2 mozzarellas de búfala.
  • 5 tomates maduros.
  • 3 ramos de albahaca.
  • Aceite de oliva al gusto.
  • Sal y pimienta negra.

Preparación:

  • Lavar y secar bien los tomates y las hojas de albahaca.
  • Cortar el tomate en 8 partes iguales y reservar.
  • Luego, cortar la mozzarella de búfala por la mitad y cada mitad en 3 trozos.
  • En una bandeja, colocar los trozos de tomate intercalados con los de mozzarella.
  • Después, aderezar con el aceite de oliva, la sal y la pimienta negra y finalizar con las hojas de albahaca.
  • Servir con pan tostado o como acompañante de platos de pollo o pescado.