vida moderna

Masa muscular: ¿el dolor indica que se está creciendo muscularmente?

Aumentar o conservar la masa muscular no es solo una cuestión estética.


La masa muscular es un conjunto de tejidos que forman el cuerpo y que son responsables de varias tareas esenciales para el ser humano, tales como permitir la movilidad, conservar la buena postura y proteger a los órganos vitales, entre otros. Estos tejidos, a los que se les conoce como músculos, son importantes para mantener la calidad de vida y el rendimiento físico a lo largo de los años.

Al respecto, un artículo publicado por la Universidad de La Salle indica que con los años se va perdiendo la fuerza de la masa muscular, por lo que se desmejora el desempeño de las personas para hacer ciertas funciones. Es por ello que resulta necesario ajustar los hábitos de vida para que se pueda fortalecer y conservar la buena estructura muscular y, por ende, el bienestar físico y emocional.

Hay que decir que para lograrlo se necesita implementar algunos cambios en la alimentación, procurando que sea rica en proteínas. También se debe construir una adecuada rutina de entrenamiento, con la guía de los profesionales de acuerdo con las condiciones y requerimientos particulares de cada quien.

Ejercicio / Músculos
Hay que decir que para lograrlo se necesita implementar algunos cambios en la alimentación, procurando que sea rica en proteínas. También se debe construir una adecuada rutina de entrenamiento, con la guía de los profesionales de acuerdo con las condiciones y requerimientos particulares de cada quien. Foto: Getty Images - Foto: Getty Images

Además, no se tiene que pasar por alto el valor del descanso para conservar y aumentar la masa muscular, puesto que es en ese tiempo que se regenera parte de la energía empleada durante el día y que se gasta también en los entrenamientos.

Lo cierto es que no es un proceso fácil, pero sí totalmente necesario. Algunos expertos coinciden que a los treinta se empieza a perder parte de la estructura muscular, entre un 3 y 5 por ciento, según indican desde un artículo de la revista GQ.

Cuando las personas se proponen el objetivo de incrementar o fortalecer sus músculos, son conscientes de la necesidad de dichos para el organismo. Más allá de reducirlo a una cuestión estética, mantener la salud debe ser de una de las prioridades de los individuos, especialmente en la edad adulta.

Al empezar con este proceso es común preguntarse diversas cosas acerca de las opciones de alimentación o sobre qué ejercicio es mejor que otro. Entre las cuestiones que intrigan a las personas se encuentra si el dolor al realizar actividad física es un indicador del crecimiento del músculo.

Tal como lo aseguran los expertos del blog Activopia, son muchas las personas que así lo creen y que asocian el dolor con un buen entrenamiento físico. Sin embargo, no necesariamente la molestia es inherente al ejercicio, ni mucho menos una señal de que se va por buen camino para incrementar el tejido muscular.

Lo primero que hay que entender es que el dolor de los músculos es un malestar, y como en cualquier afección genera incomodidad e inclusive irritabilidad. En el caso del entrenamiento, este dolor puede presentarse al día siguiente y mantenerse por varios días, detalla el referido portal.

Pese a la creencia popular de que el sufrimiento es buen indicador, la realidad es que este se origina por un daño en el tejido muscular, lo que no es favorable para el organismo, más si se tiene en cuenta que no es garantía de crecimiento. De acuerdo con el portal Vitonica, lo verdaderamente indispensable al momento de incrementar el músculo es someterlo a tensión.

“Ni el dolor muscular nos indica que estamos creciendo muscularmente hablando, y ni es necesario que exista dolor para que se produzca crecimiento muscular, ya que el dolor normalmente es que se ha producido daño muscular”, indican desde el mencionado blog de salud.

Es por esto que lo aconsejable es contar con la orientación de un profesional antes de establecer una rutina de ejercicios, para lograr el cometido final, sin que eso implique un deterioro para la salud o un malestar constante.