Tendencias
Las mascarillas caseras se han convertido en una opción para el cuidado de la piel.
Algunos productos naturales pueden ayudar a aumentar la producción de colágeno. - Foto: Getty Images

vida moderna

Mascarilla casera de colágeno para eliminar arrugas y rejuvenecer la piel

Es importante realizar una prueba de alergia previa a su aplicación.

Existen diferentes productos para cuidar la piel. Cremas, tónicos, sérums, entre otros. Aunque hay diversas opciones para elegir entre los que han sido fabricados por la industria cosmética, hay quienes prefieren preparar sus tratamientos en casa.

Aunque es una práctica muy popular, es importante consultar a un dermatólogo antes de aplicar este tipo de preparaciones, especialmente si se aplican en el rostro.

El sitio web Panorama destaca una mascarilla casera hidratante para pieles secas, la cual ayuda a cuidar la piel y a contribuir a la estimulación de producción de colágeno en la piel. Es importante que antes de aplicar en el rostro se realice una prueba de alergia en la muñeca. Verificar que luego de varios minutos no se observen reacciones adversas en la piel.

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel.
  • Pulpa de aguacate.
  • 1 cucharada jugo de tomate.
  • 1 cucharada de aloe vera.

Preparación

  1. En un recipiente añadir el tomate y el aloe vera.
  2. Revolver muy bien.
  3. Añadir la miel y la pulpa de aguacate.
  4. Revolver nuevamente para obtener un puré.
  5. Limpiar el rostro antes de aplicarlo.
  6. Aplicar con una brocha la mezcla en todo el rostro.
  7. Dar un masaje suave.
  8. Dejar reposar por 20 minutos.
  9. Enjuagar con agua y jabón.
  10. Finalizar el tratamiento con crema hidratante o aceite esencial.
  11. El portal web recomienda utilizar esta mascarilla solo una vez a la semana.

Otras mascarillas

Mejor con Salud, portal especializado en cuidado personal y belleza, menciona varias mascarillas que también ayudan al tratamiento de ojeras, arrugas y bolsas en la zona de los ojos.

Mascarilla #1

Ingredientes

  • ¼ de papa mediana.
  • ¼ de pepino.
  • ½ cápsula de vitamina E.

Preparación

  • Pelar y lavar muy bien la papa y el pepino.
  • Cocinarlas con agua durante 10 minutos, a fuego lento.
  • Retirar del fuego y triturar.
  • Agregar la vitamina E.
  • Revolver muy bien para formar una pasta.
  • Aplicar la mascarilla en la zona alrededor de los ojos.
  • Dejar actuar por 15 minutos.
  • Enjuagar con agua fría.

Mascarilla #2

Ingredientes

  • 1 bolsita de té de manzanilla.
  • ¼ de taza de agua caliente (62 ml).
  • 1 cucharada de yogur (20 g).

Preparación

  • Poner a hervir agua y agregar la bolsa de té.
  • Añadir a la infusión el yogur.
  • Revolver muy bien.
  • Llevar a la nevera y esperar un día.
  • Aplicar la mezcla en la zona alrededor de los ojos.
  • Dejarla actuar por 20 minutos.
  • Enjuagar con agua fría.
  • Finalizar el tratamiento aplicando crema hidratante.

Consejos para una piel joven y saludable

Uno de los pasos indispensables para el cuidado de la piel es la protección solar. “Con el tiempo, los rayos UVA provocan daños que pueden envejecerla prematuramente, causando arrugas y manchas de la edad”, señala Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

La exposición solar aumenta el riesgo de tener afecciones cutáneas y cáncer de piel. Los expertos insisten en el cuidado de la exposición solar y de cámaras de bronceo. Es importante utilizar protector solar varias veces al día y utilizar ropa que cubra la mayor cantidad de piel al momento de salir a espacios exteriores.

Asimismo, también es importante mantenerse hidratado. No solo para el bienestar general del cuerpo humano sino también para cuidar la piel, que es el órgano más grande. Este líquido ayuda a que la piel mantenga una apariencia fresca y joven. “Hidratar tu piel diariamente te ayudará a mantenerla tersa al incrementar los niveles de humedad. La piel muestra distintas necesidades según la edad y el tipo de piel”, detalla la entidad de salud Sanitas.

Una de las prácticas que no se debe hacer es fumar. Además de ser perjudicial para el sistema respiratorio, también tiene efectos negativos en la piel. “El humo del tabaco seca tu piel, a la vez que constriñe los vasos sanguíneos y, por lo tanto, la cantidad de sangre que llega a la piel, privándola de nutrientes esenciales”, agrega Sanitas.