vida moderna

Cuidado de la piel: así se puede aumentar la producción de colágeno y reducir arrugas con mascarilla de leche

Es posible mitigar la aparición de arrugas mediante rutinas de cuidado usando elementos naturales.


Con el paso de los años, las personas pueden experimentar una disminución en el colágeno de su cuerpo causada por el proceso natural de envejecimiento, a pesar de que el organismo humano produce esta sustancia de manera autónoma a partir de la combinación de aminoácidos contenidos en alimentos ricos en proteínas, junto con la vitamina C, el zinc y el cobre.

El colágeno es una importante sustancia para el organismo humano, pues se trata de una proteína estructural que permanece en el cuerpo en grandes cantidades debido a que contribuye al buen funcionamiento de huesos, dientes, músculos, articulaciones, algunos tejidos conectivos y el estado de la piel.

Cuidado de la piel (Foto Getty)
Cuidado de la piel (Foto Getty) - Foto: Getty Images/iStockphoto

Algunas personas recurren a productos cosméticos o técnicas quirúrgicas para solucionar sus problemas en la piel, aunque es posible mitigar la aparición de arrugas simplemente mediante rutinas de cuidado usando elementos naturales como la leche.

El portal Healthline, especializado en salud, publicó un informe en el que asegura que el colágeno es bueno para reducir las evidencias del envejecimiento, como arrugas en la piel, como también para aliviar el dolor articular y la rigidez en tendones y ligamentos. En ese sentido la leche representa un buen aliado para estimular los niveles de esta sustancia.

El Centro de Medicina y Cirugía Estética Clínica Menorca, con sede en Madrid, España, asegura en su sitio web que la leche “está cargada de minerales, nutrientes y proteínas que aportan a la piel, y al organismo en general, multitud de beneficios, convirtiéndose en un elemento clave en las rutinas de belleza”.

Entre varios de los beneficios de la leche, los expertos resaltan su fuente de colágeno, vitaminas A, B, D y E, lactosa y el alto contenido en calcio. Sin embargo, la leche no solo puede ser consumida, sino también usada como hidratante mediante su aplicación sobre el rostro con un algodón o paño humedecido.

Mascarilla de leche para el rostro

El portal El Universal, en su sección de salud, recomienda una sencilla mascarilla para mejorar el estado de la piel y mitigar la aparición de arrugas. Para realizar el procedimiento solamente será necesario contar con leche libre de grasa y algodón, y seguir estos pasos:

  1. Agregar un vaso de leche sobre un recipiente.
  2. Dejar reposar las almohadillas de algodón por 1 minuto.
  3. Quitar el exceso de leche del algodón, sin exprimir.
  4. Luego llevar las almohadillas al rostro y masajear suavemente.
  5. Dejar que la piel absorba los nutrientes por 25 minutos.
  6. Finalmente enjuagar con abundante agua.

Se recomienda realizar la mascarilla cada tres días, sin embargo, si la persona nota alguna reacción alérgica a la leche o molestias en la piel, deberá consultar con su dermatólogo.

Cuidado de la piel (Foto Getty)
Cuidado de la piel (Foto Getty) - Foto: Getty Images

Según la doctora Lorea Bagazgoitia, en su libro titulado Lo que dice la ciencia sobre el cuidado de la piel, el colágeno es responsable de la elasticidad y firmeza de la piel.

Los expertos y dermatólogos recomiendan que es preciso estimular la producción de esta proteína. Maria T. López, farmacéutica y técnica en nutrición y dietética, publicó un artículo en el portal Saber Vivir en el que recomienda los siguientes hábitos.

  • Dormir de manera reparadora: dormir lo suficiente permite estimular la melatonina, la hormona relacionada con el sueño que tiene un poder antioxidante y antiinflamatorio. Además, dormir al menos 7 horas incrementa la hormona del crecimiento.
  • Actividad física y dieta saludable: Combinar estos dos aspectos es fundamental para mantener una buena producción de colágeno que contribuya al óptimo funcionamiento del sistema óseo y muscular, entre otros.
  • Dieta baja en azúcares y harinas refinadas: Comer pan, galletas, caramelos, jugos artificiales, entre otros productos, contribuye al aumento de la glucosa en la sangre y el exceso de azúcar se engancha a algunas proteínas (elastina y colágeno entre ellas). Lo anterior hace que estas proteínas se vuelvan rígidas y las endurece, por un proceso denominado glicación.