Tendencias
Tips para evitar la caída del cabello
- Foto: Archivo particular

belleza

Mito o realidad: ¿Se cae el cabello si se lava con frecuencia?

De acuerdo con los expertos, hay que lavar el cabello cada vez que sea necesario; su lavado frecuente no influye en la pérdida de este y, por el contrario, un cuero cabelludo sucio genera la caída del pelo.

Tanto para mujeres como hombres, lucir un cabello saludable es muy importante y, por tal razón, muchos se preguntan cada cuánto hay que lavarlo y si su baño diario afecta la pérdida de este.

“Lavarse el pelo diariamente no debe suponer un problema si se usan los productos adecuados. Todo depende de las particularidades de cada tipo de cabello. En general, se suele indicar que un cabello muy graso debe lavarse con mayor frecuencia que un cabello seco”, le dijo Aurora Garre, Medical Marketing Manager de ISDIN, al medio de salud Mejor con Salud.

Sobre la misma línea, la dermatóloga de la Unidad de Tricología y Trasplante Capital del Grupo Pedro Jaén, Rocío Gil, le dijo al portal que “lavarse el pelo cada 24 a 48 horas es lo recomendable para mantener una adecuada higiene del cuero cabelludo”.

Por eso, hay que lavarlo las veces que haga falta. Si es un cuero cabelludo graso será necesario a diario o cada dos días. Hay que elegir un champú adaptado al cuero cabelludo de cada cual: seco, graso o sensible. Hay que emulsionarlo en la mano y masajearlo suavemente entre 1 y 3 minutos.

Los expertos del portal experto Mejor con Salud aseguraron que la idea de que si se lava mucho el pelo se cae es un mito y, al igual que los dermatólogos, coincidieron con que el lavado del cabello es fundamental para la vitalidad del mismo. Además, señalaron que la caída del cabello es un fenómeno normal, pues el ser humano pierde de 80 a 100 cabellos todos los días.

Cuidado del cabello
Cuidado del cabello - Foto: Getty Images

Mejor con Salud también comentó que el cabello, al igual que muchas cosas, tiene fases. La última del pelo termina con la caída. De acuerdo con lo reseñado, el recorrido inicia con el crecimiento, continúa con la estabilidad o transición y finaliza con el periodo conocido como telógeno.

1. Fase 1: pelo anágeno

Es la primera fase, la de crecimiento. En esta, el folículo piloso está activo y hace que el cabello crezca de tamaño, cerca de 0,3 milímetros por día. Esta fase es larga, por lo que los expertos señalan que puede tardar años. Además, es la etapa en la que el pelo está más susceptible a los daños por su metabolismo.

2. Fase 2: catágena

Durante este periodo de transición el cabello es corto y tiene una duración de dos semanas aproximadamente. En esta, el pelo sale de su crecimiento para detener la reproducción celular. El folículo piloso se achica y experimenta una serie de cambios.

3. Fase 3: Telógeno

Esta última etapa dura al rededor de tres meses. El pelo que ya no crecerá y se encuentra en estado para caer no posee vitalidad, por lo que en esta fase salen 100 cabellos diarios.

¿Cada cuánto hay que lavarse el cabello?

De acuerdo con los expertos, se debe lavar el cabello cada vez que sea necesario pues la suciedad suele acumularse en el cuero cabelludo, pero no en el cabello. Por eso, lo ideal es mucha agua y poco champú. Sobre el número de aplicaciones, depende de la frecuencia con la que se lave el pelo; si se hace a diario, con una es suficiente. En los demás casos, es recomendable aplicar dos veces el champú.

En consecuencia, lo recomendable es utilizar agua tibia, que no supere los 36 ºC y acabar el lavado con agua fría, para cerrar y sellar las cutículas, y conseguir más brillo.

También es importante resaltar que el cuero cabelludo hay que lavarlo y mantenerlo limpio porque es la base del cabello, sobre la que crecerá sano y fuerte. Un cuero cabelludo sucio puede favorecer la caída y la pérdida de densidad y de volumen.

Sobre el secado, los expertos recomiendan que no se debe frotar el pelo nunca cuando está mojado, ya que es mucho más sensible y propenso a la rotura; además, la cutícula se abre y se encrespará. Lo ideal es utilizar una toalla de microfibra y envolver el pelo para que vaya absorbiendo la humedad.

Sin embargo, si se utiliza secador, lo recomendable es que sea siempre a temperatura media, pero antes es importante que la persona aplique un protector térmico para proteger el cabello del calor.