Tendencias
Agua tibia y otros remedios efectivos contra la caspa recomendados por profesionales
El aloe vera es ideal para ayudar a quitar la caspa. - Foto: Getty Images

bienestar

Aloe vera: así podrá utilizarlo para eliminar la caspa

El cristal de la sábila puede utilizarse solo o mezclado con limón o vinagre de manzana para minimizar esta molestia del cuero cabelludo.

La caspa es una afección común que hace que la piel del cuero cabelludo se descascare. Si bien no es contagiosa, ni grave, sí puede resultar incómoda, molesta y difícil de curar.

Cuando se presenta de manera leve se puede tratar utilizando diariamente un champú suave. Si eso no funciona, podría recurrirse a uno medicinal o alternar los dos.

Esta afección, según los especialistas puede tener varias causas, ente ellas, la piel irritada y grasosa, no lavarse bien el pelo, que la persona tenga un hongo (malassezia) que se alimenta de los aceites en el cuero cabelludo de la mayoría de los adultos, piel seca, sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello u otras afecciones de la piel, como psoriasis y eccema.

También puede radicar en un componente genético, darse por cansancio excesivo, estrés, por tomar ciertos medicamentos o, incluso, debido a factores de contaminación. La caspa es un problema muy común: cerca del 50 % de la población adulta del mundo presenta algún tipo de caspa, según Bienestarcolsanitas.com.

Los signos y síntomas de la caspa pueden incluir escamas de piel en el cuero cabelludo, el cabello, las cejas, la barba o el bigote y los hombros, picazón y en los bebés puede aparecer la costra láctea. Según los expertos, los síntomas pueden ser más intensos si la persona está estresada.

Además de los champús anticaspa y otros tratamientos, los remedios caseros también suelen ser efectivos para hacerle frente a esta molestia.

Según el sitio especializado Healthline, el aloe vera es uno de ellos. Investigaciones en torno a su uso han indicado que sus propiedades antibacterianas y antifúngicas podrían ayudar a proteger el cuero cabelludo contra la caspa, así como controlar las infecciones fúngicas que ocasionan la pérdida de cabello debido a la caspa.

Los estudios también determinaron que el aloe vera puede reducir la inflamación, lo cual ayudaría a aliviar los síntomas, indica Healthline, aunque reconoce que se requieren investigaciones adicionales para observar cómo puede impactar directamente la caspa.

Otras de las propiedades que se le atribuyen a la sábila para eliminar esta molesta condición es que es analgésica, lo cual ayuda frenar la picazón y comezón que puede producir la caspa en el cuero cabelludo. Estos picores continuos agravan el problema, ya que el rascado estimula la producción de las glándulas sebáceas y favorece la aparición de heridas que pueden llegar a infectarse.

El aloe vera también limpia en profundidad el cuero cabelludo, elimina todos los residuos acumulados en los poros y equilibra su nivel de pH. De igual forma, al ser hidratante permite nutrir los folículos pilosos actuando como un buen reparador del cabello dañado, ofrece sensación de frescura en el cuero cabelludo, además de contener una enzima que estimula el crecimiento del cabello, consiguiendo que crezca más fuerte y saludable.

Para hacer uso de este producto y preparar un tratamiento casero a base de sábila, se puede utilizar entre uno y tres tallos de acuerdo con la cantidad de pelo que tenga la persona. Se cortan las hojas de aloe vera, se extrae el gel con una cuchara y se vierte en un recipiente.

Este producto gelatinoso se aplica directamente sobre el cuero cabelludo y se masajea durante unos minutos para que penetre bien. Se deja actuar durante unos 20 o 30 minutos y, pasado este tiempo, se lava el cabello como de costumbre utilizando preferiblemente un champú anticaspa. Se puede repetir el tratamiento durante varios días para obtener mejores resultados.

Para controlar la caspa, el aloe vera también se puede combinar con otros ingredientes naturales. Uno de ellos es el limón, un fruto cítrico que al poseer propiedades astringentes y antibacterianas, reduce considerablemente las secreciones de grasas en el cuero cabelludo y actúa contra los microorganismos que en muchas ocasiones pueden ser los responsables de la caspa.

Se puede preparar una mascarilla de aloe vera y limón. Para hacerlo se mezcla el gel de dos hojas de sábila con el jugo de un limón y se aplica esta pasta sobre el cuero cabelludo haciendo masajes circulares y dejando actuar entre 20 y 30 minutos. Posteriormente se lava el cabello de manera normal.

Sábila
La sábila es ideal para preparar mascarillas contra la caspa. - Foto: Universal Images Group via Getty

El vinagre de manzana es otro de los productos por los que puedes apostar para elaborar tratamientos anticaspa caseros. Ofrece una limpieza profunda del cuero cabelludo, elimina las células muertas, es antibacteriano y controla el exceso de grasa. Así que también se puede mezclar con el aloe vera.

Se puede preparar una mascarilla mezclando dos cucharadas de gel de aloe vera con una cucharada de vinagre de manzana y se diluye la mezcla en media taza de agua. Cuando esté lista se aplica en todo el cabello desde la raíz hasta las puntas y deja actuar durante 20 minutos.

Recomendaciones

Si bien estos remedios caseros pueden ayudar, también es importante tener en cuenta algunas recomendaciones. Especialistas de Cinfasalud indican lo siguiente:

- Lavar bien el pelo con champú: Se debe enjabonar dos veces y enjuagarlo muy bien. Luego masajear suavemente para aflojar las escamas. Utilizar siempre las yemas de los dedos, nunca las uñas, para evitar dañar el cuero cabelludo.

- Alternar champús anticaspa con otros suaves. Esta combinación suele ayudar a mejorar el problema.

- Limitar el uso de productos para peinado. Estos pueden acumularse en el cabello y el cuero cabelludo y volverlos más grasos.

- Aprender a manejar el estrés. Este puede complicar el problema de la caspa, por lo que es conveniente aprender a manejarlo. Practicar técnicas de relajación o meditación puede ayudar.

- Sigue una dieta rica en zinc y vitaminas B. Ambos nutrientes pueden ayudar a prevenir la caspa, al igual que algunos tipos de grasa.