Home

Salud

Artículo

Sábila
La sábila es ideal para preparar productos naturales para la piel. - Foto: Universal Images Group via Getty

cuidado de la piel

Sábila: ¿cómo preparar exfoliantes naturales para la piel con aloe vera?

Sus propiedades reparadoras e hidratantes hacen de esta planta una alternativa natural clave para reparar y rejuvenecer la piel.

El aloe vera o sábila es una planta con una amplia cantidad de beneficios para el cuerpo y el organismo. Su poder cicatrizante y cualidades antisépticas son ideales para limpiar la piel y eliminar células muertas.

Las propiedades de su gel se han aprovechado desde la antigüedad con este fin, pues además posee sustancias hidratantes y reparadoras que son útiles para combatir los trastornos cutáneos y alteraciones que afectan la belleza.

Según el portal BienestarColsanitas.com, uno de los muchos beneficios de la sábila es que sirve para tratar las manchas, pues facilita la regeneración de células dañadas, hidrata la piel y aumenta la producción de las células responsables de la producción de colágeno; por tanto, funciona muy bien para difuminar y atenuar algunas marcas en la piel.

El aloe vera es muy hidratante y un excelente regenerador, contribuyendo a combatir el envejecimiento precoz. También es eficaz para eliminar el acné, las estrías y para tratar las quemaduras o el exceso de sequedad.

Según Mayo Clinic, las investigaciones sugieren que el gel de sábila, si se aplica por la mañana y por la noche, como complemento del uso del medicamento tópico para el acné, podría ser más eficaz para reducir este padecimiento en la piel, que el uso del medicamento tópico con receta médica solo, por ejemplo.

La sábila es un poderoso astringente natural, lo que hace que limpie la piel desde las capas más internas hasta las más superficiales y, en consecuencia, evite la aparición de impurezas.

También es hidratante natural, ideal para combatir la sequedad de la piel y proporcionarle la humedad que necesita para mantenerse bien humectada. Regenera los tejidos dañados, estimula la producción de colágeno y elastina, dando como resultados una piel más joven, sin arrugas y fresca. Aporta elasticidad y firmeza, ayuda a reducir las estrías y el enrojecimiento o las molestias que pueden causar las quemaduras del sol o la depilación.

Dado lo anterior, hay maneras naturales de utilizar el aloe vera con el fin de mejorar las condiciones de la piel para que luzca más radiante, hidratada y joven. Estas son algunas recomendaciones.

1. Mascarilla de sábila y limón: El limón ayuda a combatir granos e impurezas, revitaliza el cutis y le otorga un aspecto fresco y radiante. Por lo tanto, esta combinación es perfecta para reducir las manchas del rostro y unificar su tono. Para prepararla, se extrae la pulpa de una hoja de aloe vera y se mezcla con zumo de un limón y se aplica con una brocha en el rostro, cuello y el pecho. Dejar que actúe durante 20 minutos y enjuagar con agua tibia.

2. Exfoliante de aloe vera y avena. Otro de los ingredientes con el que se puede combinar el aloe vera para lucir una piel radiante es la avena. Este cereal ofrece una limpieza excelente de la piel, ayuda a cerrar los poros y proporciona alivio en caso de irritaciones, por lo que es indicado para todo tipo de pieles, incluso las más sensibles. Se requiere de dos cucharadas de avena, dos de gel de aloe vera y una cucharada pequeña de aceite de almendras.

Se mezcla primero la avena y la sábila y luego se añade el aceite de almendras y remueve hasta conseguir una pasta homogénea. Este exfoliante se puede usar tanto en el rostro como en el cuerpo aplicándolo mediante suaves masajes circulares.

3. Exfoliante para eliminar células muertas: Si el propósito es eliminar estas células y limpiar la piel, se debe mezclar el gel del aloe vera con azúcar. Se pone en un recipiente una cucharada de azúcar, la pulpa de una hoja de aloe vera y una cucharada pequeña de zumo de limón y se mezcla. Esto ayudará a reducir la grasa de la piel.

Para aplicarla es necesario humedecer el rostro con un poco de agua y aplicar esta mascarilla haciendo masajes circulares con suavidad para una óptima exfoliación. Se deja que actúe unos 10 minutos y se retira con agua tibia.

4. Mascarilla para piel seca. Para tratar la piel seca se pueden combinar las propiedades del aloe vera con las del aceite de oliva. Esta mascarilla ayudará a nutrir las capas más profundas del cutis, evitando así la resequedad. También rejuvenece y aporta luminosidad.

Para elaborarla se mezclan dos cucharadas de pulpa de aloe vera con la yema de un huevo y una cucharada de yogur natural sin azúcar. Cuando se consiga una mezcla homogénea, se añade también una cucharada de aceite de oliva. Es importante limpiar bien la cara con agua y jabón antes de extender la mascarilla sobre el rostro con una brocha y luego enjuagar con agua tibia o fría pasados 20 o 30 minutos.

Estos remedios naturales ayudarán a mejorar las condiciones de la piel; sin embargo, es importante que ante cualquier reacción adversa, las personas se abstengan de continuar usándolos y consulten a los especialistas.