Tendencias
Aloe vera
Aloe vera - Foto: Getty Images

belleza

Sábila: ¿qué beneficios tiene para la piel y cómo utilizarla para reducir las arrugas?

Esta planta ofrece propiedades para combatir el envejecimiento de la piel, pues a diferencia de otros productos naturales, penetra hasta en las capas más profundas aportando los nutrientes y vitaminas necesarias para evitar la resequedad.

El aloe vera, más conocida como sábila, es una planta que ofrece una gran cantidad de propiedades y beneficios para la salud tanto interior como exterior. Su versatilidad es tal que tiene poder cicatrizante, es antiséptica y se ha convertido en gran aliada natural de la belleza.

La sábila proporciona poderosos beneficios sobre la piel debido a que contiene sustancias mucilaginosas y quercetina que ayudan a renovar las células dañadas. De igual forma, posee polisacáridos y hormonas vegetales responsables por la estimulación e hidratación de las células.

Esta planta ofrece potentes propiedades para combatir el envejecimiento de la piel, pues a diferencia de otros productos naturales, penetra hasta en las capas más profundas aportándole todos los nutrientes y vitaminas necesarias para evitar la resequedad y la formación de arrugas prematuras.

Además, sus componentes antioxidantes permiten actuar contra la acción de los radicales libres, responsables en gran parte del envejecimiento de la piel. Adicionalmente, es perfecto para estimular y aumentar la producción de colágeno y elastina en la dermis, lo que permite mantenerla joven y saludable.

Este producto natural posee propiedades que estimulan la producción de colágeno, sustancia clave para mantener la elasticidad de la piel. De esta forma, si se utiliza de forma regular, puede disminuir el grado de las arrugas y también eliminar algunas marcas de expresión, en los ojos, en la frente o en la boca.

El aloe vera es muy rico en vitaminas y minerales como vitamina A, B, C y E, calcio, magnesio, potasio, selenio y zinc, todos importantes para la piel. También posee fosfato de manosa, este último actúa sobre el crecimiento de los tejidos proporcionando un efecto cicatrizante.

Cuidado de la piel (Foto Getty)
Cuidado de la piel (Foto Getty) - Foto: Getty Images/iStockphoto

Su uso es muy fácil. Se puede utilizar una pequeña porción de gel de sábila sobre los lugares donde se encuentran las arrugas y marcas de expresión como en los ojos, alrededor de los labios o en la frente, es la clave. En estas áreas se puede realizar un ligero masaje y se deja actuar durante 5 a 10 minutos. Luego, se retira con agua fría.

Otro de los innumerables beneficios es que limpia las capas profundas de la piel. La sábila funciona como base para preparar un exfoliante, pues además de hidratar la piel, proporciona oxígeno, el cual es importante para mantener la fortaleza de las células profundas.

Por estas razones, tener en casa una planta de sábila es importante, pues realizar mascarillas es clave cuando de mejorar las condiciones de la piel se trata. Existen varios tipos de mascarillas que se pueden realizar de acuerdo con las necesidades de las personas.

  • Aloe vera para reducir las arrugas. Para preparar una mascarilla se requiere de pepino, miel y leche, además del aloe vera. se deben mezclar bien todos los ingredientes hasta que estén muy bien integrados y aplicarlo de manera uniforme. Se puede dejar por un periodo de 30 minutos y luego retirar con agua tibia.
  • Mascarilla con sábila para las pieles más secas: El aloe vera es un gran aliado de las pieles secas, especialmente si se realiza una mascarilla con aceite de oliva. El secreto está en extender muy bien la mascarilla y déjala actuar durante 20 minutos. Al retirarla ya se evidenciarán sus efectos hidratantes.

Sin embargo, estas alternativas de embellecimiento deben ir acompañadas del consumo de alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes y suficiente cantidad de agua diariamente, además de evitar cambios bruscos y repentinos de peso, que provocan la pérdida de elasticidad de la piel. También es importante proteger la piel del sol haciendo uso de cremas con un factor de protección elevado.