vida moderna

Nueces y otros alimentos que ayudan a fortalecer los pulmones

Una buena alimentación es la clave para tener un sistema inmune óptimo.


Respirar aire contaminado, humo de cigarrillo y otras toxinas del ambiente puede dañar los pulmones e, incluso, causar problemas más graves de salud. Por eso, mantenerlos sanos es fundamental para el buen funcionamiento del resto del cuerpo.

Si bien, después de que los pulmones estén expuestos a la contaminación, es posible que una persona sienta su pecho lleno, inflamado y congestionado. En los pulmones se acumula mucosidad que atrapa patógenos y microbios, lo que contribuye a una sensación de pesadez, según el magacín Medical News Today.

Por eso, una buena alimentación es clave para tener un buen sistema inmune. Para aumentar las defensas se debe incluir alimentos ricos en vitaminas y minerales, según el portal especializado en salud, Tua Saúde.

Pulmones: ¿Cómo aumentar la capacidad pulmonar? Estas son las recomendaciones que hacen expertos
Después de que los pulmones estén expuestos a la contaminación, es posible sentir el pecho lleno, inflamado y congestionado. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Tener una buena salud pulmonar es fundamental, por esta razón, hay que mantener unos buenos hábitos de vida que incluyan “respirar aire limpio, por tanto, evitar el tabaco y en la medida de lo posible la contaminación, además de seguir unas pautas saludables en tres aspectos fundamentales: tener una dieta adecuada, practicar ejercicio físico y dormir bien”, señala el neumólogo Eusebi Chiner, responsable del Servicio de Neumología del Hospital San Juan de Alicante y director de SeparPacientes de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

“En cuanto a la alimentación, mantener una buena salud pulmonar se resume en algo tan sencillo y a la vez tan complicado como ser constante, ya que de nada nos sirve comer sano unos días y luego echarlo todo por tierra”, explica Alejandro Cánovas, nutricionista del hotel Royal Hideaway Sancti Petri, en Cádiz.

Para esto, es clave “estar muy concienciados sobre la cantidad de beneficios que aporta llevar una vida saludable”, la cual incidirá tanto en la buena salud del aparato respiratorio como de todo el organismo.

Aquí algunos alimentos sugeridos por Cánovas para la buena salud de los pulmones:

Sardinas

  • Es importante consumir al menos tres veces por semana pescados azules, entre ellos sardinas, ya que son buenas fuentes de ácidos grasos poliinsaturados omega 6 y omega-3.
  • “Especialmente el omega-3 tiene una gran capacidad antiinflamatoria que repercutirá directamente en el buen estado de nuestros órganos”, explica Cánovas.

Nueces

  • Cánovas señala que todos los frutos secos son recomendables para mantener un buen estado de salud general y pulmonar en particular.
  • “Pese a que la palabra grasa genera pánico en nuestra sociedad por el miedo a engordar, es importante tener en cuenta que existen alimentos saludables ricos en grasas que nos aportan ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados importantísimos para combatir la inflamación en el cuerpo”, explica el experto.
  • Estos se encuentran en alimentos como los el aceite de oliva, los frutos secos y el aguacate.
  • “Consumir diariamente aceite de oliva y aguacate nos aportará, además, una buena dosis de vitamina E, que junto con la A, D y K se encuentra entre las más antioxidantes, de manera que tenemos que garantizar un consumo diario”.

Tomate

  • “Este antioxidante natural puede ayudar a prevenir problemas respiratorios y se encuentra en todas las frutas y verduras, de manera que podemos estar provistos de esta vitamina durante todo el año, disfrutando además de los sabores que nos traen las estaciones”, señala Cánovas.
  • Una revisión de investigaciones publicada en la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética señala que “la vitamina C podría contribuir a la mejora de la quimiotaxis de neutrófilos y acelerar el proceso de recuperación de infecciones”.
  • El estudio indica, además, que la vitamina C administrada en combinación con β-glucanos (presentes en cereales como la avena, la cebada, el centeno o el trigo) podrían reducir la frecuencia de infecciones en las vías respiratorias y tener un papel decisivo también en las infecciones urinarias.