vida moderna

Osteoporosis: ¿es posible revertir la pérdida ósea?

Una de las enfermedades más conocidas durante la vejez es la osteoporosis que, aunque no es inherente a los adultos mayores, suele presentarse durante la edad adulta mayor.


El deterioro de los huesos, músculos y órganos es un proceso natural que ocurre con el paso de los años. Pero su celeridad y gravedad está sujeta a otros factores genéticos, de alimentación, de actividad física y de salud.

No envejece igual una persona que tuvo malos hábitos durante su vida que aquella que optó por mantener un estilo de vida saludable.

Una de las enfermedades más conocidas durante la vejez es la osteoporosis que, aunque no es inherente a los adultos mayores, suele presentarse durante la edad adulta mayor, debido a que los huesos comienzan a perder su fuerza.

Highlighted arm of strong man lifting weights
No envejece igual una persona que tuvo malos hábitos durante su vida que aquella que optó por mantener un estilo de vida saludable. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Según explica el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, la osteoporosis es un trastorno que afecta la salud ósea, provocando que los huesos sean más susceptibles de fracturarse. Entre las características particulares de esta enfermedad se lista que es difícil hacer un diagnóstico temprano, debido a que no muestra síntomas aparentes, hasta que la persona sufre una lesión.

Adicionalmente, la mencionada entidad precisa que es una afección que suele tener más prevalencia entre las mujeres, especialmente durante la etapa cercana a la menopausia.

¿Se puede reversar el daño causado por esta enfermedad?

Entre las consecuencias de la osteoporosis se encuentra la pérdida de la densidad ósea, por lo que los huesos se vuelven más débiles y son más propensos a fracturarse. Como explican desde la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, esto lo que implica es que la persona puede lesionarse practicando las actividades más comunes o por una caída aparentemente inofensiva.

La pérdida de la densidad ósea sucede cuando el hueso, en vez de almacenar las cantidades de minerales necesarias para fortalecerlo, reabsorbe las cantidades ya presentes en el hueso, explican desde el referido portal. Este proceso lo único que consigue es deteriorar el hueso.

También puede ser de interés...

Frente a esta condición, los expertos entregan algunas recomendaciones para conversar la buena salud ósea y tener unos huesos fuertes. De acuerdo con el portal Medical News Today, que comparte información médica, lo primero que se debe entender es que la pérdida de la densidad ósea puede estar asociado a diversos factores, como la edad y condiciones de salud de base, tal como lo es la osteoporosis.

Es por ello que algunos de los consejos van más orientados a complementar el adecuado tratamiento para la enfermedad, disminuyendo el impacto de la misma sobre los huesos.

  1. Actividad física que involucre peso: los especialistas del referido portal indican que hay investigaciones que sustentan los beneficios de levantar pesas y fortalecer la estructura muscular, en relación con la salud ósea. Por su parte, el portal Healthline asegura que algunos ejercicios que se pueden practicar son la caminata, jugar tenis o hacer ejercicios de resistencias con pesas y bandas para estimular la fuerza.
  2. Evitar malos hábitos: la pérdida de la densidad ósea puede estar asociada a un estilo de vida poco saludable, en el que se incluyen algunos hábitos como el consumo excesivo de alcohol o el tabaquismo, por lo que los especialistas recomiendan hacer un cambio radical en ese sentido. Lo ideal es ir dejando esos hábitos y optar por actividades más sanas.
  3. La alimentación es fundamental: como es bien sabido, es a partir de los alimentos que el ser humano obtiene la gran mayoría de los nutrientes esenciales que necesita para su correcto funcionamiento. En el caso específico de los huesos, las personas requieren de calcio y vitamina D para mantener la fortaleza y la densidad mineral de la estructura ósea.

Por ello, desde Medical News Today y Healthline recomiendan agregar a la dieta alimentos ricos en dichos nutrientes, tales como los lácteos y sus derivados, las verduras de hoja verde, granos como los fríjoles, frutas y, de ser necesario, complementar con el uso de suplementos dietéticos.

Vale decir que antes de realizar algún cambio sustancial en la alimentación, lo sugerido es comentarlo previamente con el médico de cabecera.