vida moderna

¿Qué jugo es bueno para el dolor de los huesos?

El jugo de apio y piña es una bebida diurética que impulsa la eliminación de los líquidos para desinflamar los tejidos.


La artritis reumatoide es una enfermedad crónica que se produce por la inflamación de las articulaciones y sus tejidos circundantes.

Sin embargo, se desconoce la causa de la artritis reumática, aunque varios estudios sugieren que se debe a factores genéticos y puede ser estimulada por factores ambientales, como heridas o virus, según el National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases.

En concreto, el sistema óseo es una estructura cuya función principal es brindarle soporte y movilidad al cuerpo, permitiendo que este tenga un sinfín de habilidades.

Incluso, actúa como almacenaje de una gran cantidad de nutrientes esenciales y, por lo tanto, tiene mucho que ver con la salud inmunitaria. El problema es que no está libre de desarrollar enfermedades y, por desgracia, muchos factores externos e internos lo pueden deteriorar, según el portal Mejor con Salud.

Por esta razón, es importante prestarle su debida atención y cuidado. Cabe resaltar que los huesos también almacenan minerales de gran importancia, como el calcio y el fósforo. Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), este mineral es necesario para que el corazón, los músculos y los nervios funcionen debidamente, y también para la coagulación de la sangre.

Expertos indican que la gelatina puede ser un remedio muy efectivo para aportar colágeno a las articulaciones. Foto: Getty images.
Los huesos también almacenan minerales de gran importancia, como el calcio y el fósforo. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

Ahora bien, para prevenir estos problemas o retrasar su progresión, Isabel Sañudo, jefa de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Clínico de Barcelona, sugiere un equilibrio nutricional, junto con ejercicio físico y la reducción de los factores de riesgo como la sobrecarga articular y la obesidad.

Afortunadamente, existen una gran variedad de remedios naturales, como algunos jugos curativos, que pueden apoyar su tratamiento para calmar el dolor.

Jugo de apio y piña

El jugo de apio y piña es una bebida diurética que impulsa la eliminación de los líquidos para desinflamar los tejidos.

Un estudio realizado por la Universidad Sri Ramachandra (India) señala que la piña cuenta con una enzima conocida como bromelina, la cual se destaca por su capacidad para disminuir la inflamación.

Ingredientes

  • 1 manojo de apio.
  • ½ piña picada.
  • 1 vaso de agua (200 ml).

Preparación

  • Lavar el manojo de apio, trocearlo y llevarlo al vaso de la licuadora.
  • Acto seguido agregar la piña picada y un vaso de agua para facilitar la mezcla.
  • Después procesar a máxima velocidad y consumirlo recién hecho, sin colar.
  • Se recomienda tomarlo una vez al día.

Jugo de naranja, ajo y perejil

Por un lado la naranja contiene mucha vitamina C, que fortalece el sistema inmunológico, según afirma este estudio realizado por la Universidad de Otago (Nueva Zelanda).

Por otro lado, el ajo es un buen antiinflamatorio, según un estudio realizado por la Yunnan Academy of Agricultural Sciences (China).

Ingredientes

  • 2 ajos.
  • 5 ramas de perejil.
  • 1 chile verde.
  • El jugo de 5 naranjas.

Preparación

  • Pelar los ajos y ponerlos en el vaso de la licuadora.
  • Luego, lavar las ramas de perejil y agregarlas junto con el chile.
  • Exprimir el jugo de las cinco naranjas y procesarlo junto con el resto de los ingredientes por unos instantes.
  • Tras obtener una bebida homogénea, consumirla de inmediato.
  • Se recomienda tomarlo todos los días hasta sentir mejoría.

Jugo de pepino y cebolla

El pepino es un antiinflamatorio natural, según afirma un estudio realizado por la Universidad Nacional del Altiplano (Perú).

Por su parte, una investigación realizada por la Universidad de Concepción (Chile), señala que la cebolla tiene compuestos sulfurosos que protegen frente al daño oxidativo y los desequilibrios en el proceso inflamatorio del cuerpo.

Ingredientes

  • ½ pepino.
  • ¼ de cebolla.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 gramos).
  • 1 vaso de agua (200 mililitros).

Preparación

  • Trocear todos los vegetales y ponerlos en el vaso de la licuadora.
  • Añadir el vaso de agua y las dos cucharadas de aceite de oliva.
  • Luego, procesar a máxima velocidad y asegurar que todo quede bien incorporado.
  • Consumirlo en el menor tiempo posible, preferiblemente en ayunas.
  • Se recomienda repetir la dosis hasta calmar el dolor.