vida moderna

Pérdida de peso: los momentos del día para dejar de comer

Estudios indican que se le debería dar más importancia al “cuándo” se ingieren alimentos y no tanto al “qué” alimento se consume.


El sobrepeso es considerado un problema de salud pública a nivel mundial, millones de personas se encuentran bajo esta condición debido a los malos hábitos alimenticios, problemas hormonales o predisposición genética. Son diversas las medidas que se pueden tomar para lograr un peso corporal saludable, una de ellas tiene que ver con la alimentación.

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo.

Se tiene la idea universal de que la única clave para lograr bajar de peso es revisar y replantear el tipo de alimentos que se consumen (bajos en grasa, azúcares, carbohidratos), sin embargo, estudios recientes sugieren que no necesariamente es la única manera de lograr resultados.

Según una investigación publicada por el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, se le debería dar más importancia al cuándo se ingieren alimentos y no tanto al alimento que se come, es decir, tener un control sobre las horas en las que se consumen los alimentos. El hecho de que se estipulen horas fijas para comer, puede prevenir la obesidad.

Creativo
Si el objetivo es bajar de peso, existen momentos del día en el que no se debería consumir ningún tipo de alimento. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Esta organización de los tiempos, acompañada de la reducción en el consumo de carbohidratos, además de una excelente rutina de ejercicios, sin duda será definitivo para lograr bajar el peso corporal sin tantas complicaciones.

Según el portal digital experto en temas de salud, Mejor Con Salud, existen momentos en el trascurso del día en el que no se debería consumir ningún tipo de alimento, esto en el caso de que bajar de peso sea el objetivo principal. Cuando se come a determinadas horas, se puede ver alterado el metabolismo del cuerpo, así como también los ritmos circadianos.

Esta condición lo que produciría es una dificultad del cuerpo para movilizar y oxidar las grasas que en su gran mayoría son las principales responsables del sobrepeso. Según Mejor Con Salud, estos son los momentos del día en el que no se debería comer para bajar de peso.

Medianoche

Si el objetivo es perder grasa, comer en la noche definitivamente es una mala idea, está demostrado que las personas que tienen trabajos nocturnos tienen mayores posibilidades de padecer sobrepeso con mayor facilidad, según lo señala una investigación publicada por la revista Diabetology & Metabolic Syndrome.

“Se debe procurar cenar lo más temprano posible y no volver a ingerir calorías hasta la primera hora del día siguiente. Así será también más sencillo controlar el consumo energético”, recomienda el portal de salud.

En el caso de que corresponda a una persona que practica actividad física a diario, esta recomendación puede variar, ya que en algunos casos se recomienda el consumo de carbohidratos como estrategia de recuperación.

Comer en la noche
El consumo de alimentos a altas horas de la noche contribuye a un incorrecto funcionamiento metabólico. Foto: Getty Images - Foto: Getty Images

Entre horas

La práctica del “mecateo” o “picoteo” no es recomendable si se quiere bajar de peso, este tipo de alimentación a diferentes horas del día casi siempre está compuesta por productos poco saludables como paquetes ultraprocesados, golosinas, entre otros.

En el caso de que el hambre ataque a media mañana o media tarde, lo que se puede hacer es consumir un refrigerio con alto contenido de proteína, esto ayudará a dar la sensación de saciedad y también ayudará a controlar la carga calórica que se consume en el día.

Al amanecer

Según indica Mejor con Salud, el ayuno es fundamental en el proceso para bajar de peso, aunque puede haber algunas alternativas, lo ideal es no comer alimentos justo después de despertarse.

“Una estrategia óptima consiste en tomar un café solo y esperar media hora o una hora para la primera ingesta. Así se mantiene la glucemia baja un rato más y se promocionan los mecanismos de reproducción mitocondrial”, explica.

Cuando llegue la hora de desayunar es importante incluir alimentos de origen vegetal, así como asegurar un alimento que garantice aporte de proteína.