vida moderna

Piel sana y presión arterial: ¿cuánto colágeno tiene el caldo de huesos?

Una ración de caldo podría cubrir hasta el 93 % de la ingesta diaria recomendada de vitamina B, además de aportar fósforo y colágeno.


Un estudio publicado en la revista HealthDay señala que la sopa de pollo, que ha sido llamada “la penicilina de la abuela” por su capacidad para combatir el resfriado, también podría también ayudar a reducir la presión arterial.

Investigadores japoneses encontraron que las proteínas del colágeno encontrado en el pollo podían reducir la presión arterial. Estos colágenos parecen actuar como los medicamentos para la presión arterial llamados inhibidores de la ECA.

“Este estudio sugiere que el colágeno del pollo puede reducir la presión arterial. Pero tenga cuidado. La sal que ponemos al pollo y a la sopa podría contrarrestar o revertir este beneficio potencial”, indicó el Dr. Byron Lee, cardiólogo de la Facultad de medicina de la Universidad de California en San Francisco.

Por esta razón, Ai Saiga y colegas del Centro de desarrollo e investigación de Nippon Meat Packers Inc. buscaron la manera de usar el colágeno del pollo como medicamento para la presión arterial. Su informe apareció en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry.

Sopa de estofado de carne tradicional colombiana que incluye batata de maíz, carne de res y pollo, cubierta con una salsa sabrosa y guarnición de arroz. Sancocho de Costilla sobre fondo azul.
Las proteínas del colágeno encontrado en el pollo podían reducir la presión arterial. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Sin embargo, que estudios anteriores ya habían encontrado que la carne de pechuga contenía solo pequeñas cantidades de colágeno, muy poca para crear alimentos o medicamentos para la presión arterial alta. Pero los muslos y las patas de pollo contienen mucho más colágeno, según los investigadores.

Para el nuevo estudio, los investigadores tomaron el colágeno de las muslos de pollo y lo examinaron para ver si tenía las mismas propiedades que los inhibidores de la ECA. Encontraron que cuatro proteínas de la carne de pollo tenía colágeno que actuaba como el medicamento.

Cuando administraron estas proteínas a las ratas que reproducían el modelo humano de la presión arterial alta, las proteínas causaban una reducción significativa de la presión arterial, hallaron los investigadores.

“El hidrolizato de colágeno de pollo preparado en este estudio estaba compuesto por alimentos que podrían incorporarse con facilidad a la dieta diaria. Al incorporar estos alimentos en las comidas, podremos normalizar la presión arterial sin comprometer la calidad de vida de los que necesitan esos alimentos”, concluyeron los investigadores.

Caldo de pollo

Según señala Jesús Cabriales, Gerente de Servicios Técnicos de la Unidad de Avicultura de MSD Salud Animal en México, a través de un comunicado, al cocinarse el pollo, otorga una gran cantidad de vitaminas del complejo B, tanto así que una ración de caldo podría cubrir hasta el 93 % de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina, además de aportar fósforo.

Ingredientes

  • 1 pollo entero o de 2 a 3 libras con huesos, como cuello, cadera, pechuga, alas y mollejas (Opcionales).
  • 2 – 4 Patas de pollo. (Opcionales).
  • 4 cuartos de agua filtrada fría.
  • 2 cucharadas de vinagre.
  • 1 cebolla grande, picada en pedacitos.
  • 2 zanahorias peladas y cortada en trocitos.
  • 3 tallos de apio trozados en pequeñas partes.
  • 1 manojo de perejil.

Preparación

  • Primero llenar una olla grande con agua filtrada y purificada.
  • Añadir el vinagre y todos los vegetales al agua.
  • Colocar todo el pollo o los trozos de pollo en la olla.
  • Poner a hervir y remover toda la espuma que sale en la superficie.
  • Dejar hervir a fuego lento.
  • Si se está cocinando todo el pollo, la carne deberá comenzar a separarse del hueso después de 2 horas. Simplemente, sacar el pollo de la olla y separar la carne de los huesos.
  • Luego, colocar los huesos nuevamente en la olla y dejar a fuego lento otras 12-24 horas.
  • Si solo se está cocinando los huesos, simplemente dejarlos a fuego lento durante unas 24 horas.
  • Finalmente, sacar los huesos del caldo con una espumadera y colar el resto para eliminar cualquier fragmento de hueso.