salud

¡Pilas! Estos son algunos alimentos que no deben comer los gatos

La salud de estas mascotas puede afectarse por el consumo de chocolate, leche y café, entre otros alimentos.


La salud de una mascota está estrechamente relacionada con la alimentación, pues constituye uno de los factores más relevantes a la hora de evitar la aparición de patologías futuras que van desde problemas digestivos hasta anemias u otras dolencias que pueden resultar graves.

Una de las principales recomendaciones de los expertos es que a los gatos no se les alimente con comida de humanos o con los restos de la misma, pues no ofrecen los nutrientes que necesitan y pueden tener efectos negativos tanto a corto como a largo plazo, indica el portal Affinity-petcare.

Uno de los aspectos que también sugieren los expertos es que a lo largo de los años los requerimientos nutricionales del gato cambian en función de la edad, su estilo de vida y su condición física. Pero también existen otros condicionantes que deben tenerse en cuenta para que los gatos gocen de buena salud.

Algunos sitios especializados destacan los alimentos que no se les deben dar a los felinos domésticos para evitar posibles complicaciones en su organismo. Estos son algunos de ellos:

Atún

Este es uno de los alimentos que les fascina a los gatos; sin embargo, esto no quiere decir que estén recibiendo una dieta balanceada, ya que falta incorporar otros nutrientes como la fibra, vitaminas y minerales, precisa el sitio web de la marca de alimentos para animales Purina Latam.

Leche y sus derivados

La leche de vaca contiene un azúcar denominado lactosa en una mayor concentración que la leche de la gata. La lactasa, que es la enzima que desdobla este azúcar, en el gato no se encuentra en cantidades suficientes, lo que puede ocasionar diarreas. Lo mismo puede suceder con el queso debido a su mayor cantidad de grasa.

¿Puede infectar de coronavirus a su gato si duerme con él?
A los gatos no se les debe suministrar comida de humanos. - Foto: AP

Café o chocolate

En ambos alimentos se encuentra una metilxantina que es la cafeína y la teobromina, si por alguna razón el gato se come todo, puede intoxicarse, mostrarse muy nervioso o incluso tener convulsiones. Si pasa esto, la recomendación es llevarlo de urgencia al médico veterinario, aconseja el mencionado portal.

Huevo

Cuando está crudo, el huevo contiene una enzima llamada avidina, que tiene la capacidad de destruir la biotina, una vitamina del complejo B, y provocar problemas en la piel de los gatos.

Pescado o carne cruda

Por otro lado, el portal Affinity-petcare precisa que aunque los gatos están adaptados a digerir y extraer los nutrientes de los alimentos animales crudos, se debe evitar que los de compañía consuman estos alimentos porque pueden adquirir parásitos peligrosos. “La carne cruda puede estar infestada por toxoplasma (la ingestión de carne cruda es la única vía de contagio para el gato) y el pescado puede ser portador de anisakis.

Aguacate

El peligro del consumo de esta fruta radica en su alto contenido en grasas, las cuales son muy difíciles de digerir por el gato, lo que puede causar patologías graves como la pancreatitis. Asimismo, contiene persina una sustancia que puede provocarles alteraciones cardíacas, indica el sitio web Vet plan de España.

Cebolla y ajo

El problema con estas hortalizas reside en que contienen tiosulfato, una sustancia que destruye los glóbulos rojos del animal, pudiendo causarle anemias.

Comida para perros

Aunque no se podría decir que su consumo es perjudicial para la salud del felino, no es recomendable alimentarlo con la comida para perros, ya que esta no contiene los nutrientes y vitaminas necesarias para el desarrollo y correcto funcionamiento del organismo de su organismo, al tener ambos animales necesidades distintas en cuanto a proteínas, vitaminas y nutrientes.

Pero y gato
Los gatos no deben comer los alimentos elaborados para perros. - Foto: Getty Images

Uvas pasas

Las uvas y otro tipo de frutas pasas también resultan dañinas para la salud del gato debido a que pueden provocarle problemas renales, incluso si consumen pequeñas cantidades.

Huesos y espinas

Los huesos y espinas pueden causar heridas, desgarros y úlceras en el esófago y el intestino del gato, especialmente en el caso de los huesos de aves, los cuales se astillan con facilidad.

Alcohol

La mayoría de animales, incluyendo al gato, son incapaces de metabolizar el alcohol. Las bebidas con alcohol y otros alimentos fermentados son muy tóxicos para ellos y pueden fácilmente ocasionarles la muerte.

Embutidos, conservas de carnes y pescados

Estos alimentos elaborados para personas y otros productos con sal pueden afectar la salud de los felinos. Estos animales tienen un aparato renal muy delicado y no gestionan bien los excesos de sal. Pueden padecer hipertensión, daños renales y otros problemas sistémicos.