coronavirus

¿Por qué si ómicron es leve, tiene al mundo colapsado como al principio de la pandemia?

Los expertos explican las razones por las que la variante está causando caos y preocupación en el mundo.


Menos de un mes después de que ómicron fuera decubierta en Suráfrica, la variante ya se encuentra en 95 países generando más de 34.000 casos. La Organización Mundial de la Salud dice que pronto será la variante dominante, sobrepasando a delta, cuya infectividad era mucho más alta que las anteriores versiones del SARS Cov-2.

Todo esto está causando situaciones muy parecidas a las que se vivieron a comienzos de la pandemia en enero de 2020 cuando se dictaron aislamientos y otras medidas restrictivas para evitar su propagación. Europa las está tomando, pues teme que frente a las fiestas navideñas el contagio se salga de control, y aunque Anthony Fauci, el asesor de coronavirus en el Gobierno de Biden, ha dicho que no ve un aislamiento obligatorio en el panorama, apeló en Estados Unidos al buen juicio de las personas para que se vacunen y adopten las medidas de bioseguridad en estas fiestas.

En medio de todas esas noticias se ha divulgado que la nueva variante del virus no es más letal. Esta idea se ha podido establecer gracias a las cifras de Suráfrica, donde el pico no causó un mayor número de muertes y las hospitalizaciones se resolvieron en menos tiempo del que usualmente se usa para casos covid-19. Entonces la pregunta que muchos se hacen es: ¿por qué tanto alboroto con ómicron?

La infectividad

Parte de la respuesta es la infectividad. Algunos expertos como Johnathan Reiner, analista médico de CNN, dijo que ómicron es una variante extraordinariamente contagiosa, tanto como el sarampión, que es considerado el virus más infectivo que se ha visto sobre la faz de la tierra. Solo para tener una idea, el epidemiólogo Jaime Ordóñez dice que su R0 (tasa de transmisión) es 14, es decir, un individuo infectado puede infectar a 14 en promedio. “La diferencia es que la tasa de letalidad del sarampión es 100 a 200 veces menor que la de la covid-19. Y aunque existe vacuna para el sarampión desde hace más de medio siglo, aún no hemos podido erradicarlo, solo en 2019 hubo más de 200.000 muertes por sarampión en el mundo”, señala.

Por esta característica, según la OMS, los casos de ómicron se duplican cada 1,5 a tres días y en Estados Unidos se espera que se convierta en la “cepa dominante” en las próximas semanas, según el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC). De hecho, ese país se enfrenta ahora a un resurgimiento del coronavirus con un promedio de 126,967 nuevos casos por día hasta el sábado, según datos de la Universidad Johns Hopkins, frente a un promedio de poco más de 70,000 nuevos casos por día a principios de noviembre.

El impacto al sistema de salud

Esa infectividad mayor puede causar caos en el sistema de salud de cualquier ciudad, especialmente en un momento en que ya estaba presionado por casos de la variante delta y de enfermos no covid. En Estados Unidos, por ejemplo, las hospitalizaciones se han doblado en las dos últimas semanas y 45 % de esos hospitalizados son vacunados pero que no habían recibido la tercera dosis.

Para entender la dimensión del problema, suponga que hay dos virus, uno que es dos veces más transmisible que el otro. Ómicron es actualmente de tres a cinco veces más transmisible que delta en Reino Unido, pero para efectos prácticos supondremos que es solo dos veces. Ahora suponga que trascurren cinco días entre que una persona se infecte y otra. Después de 30 días, el virus más transmisible ahora causará 26 o 64 veces más casos nuevos que el menos transmisible. Todo gracias a que el crecimiento de casos es exponencial.

A ese ritmo la velocidad de contagio aumenta y muchos enfermos se infectarán simultáneamente, lo cual amenaza con inundar los servicio de salud, incluso si ómicron solo causa infección menos grave que delta. El volumen de infecciones que ómicron podría generar abrumaría a los hospitales de cualquier ciudad.

Que esto sucediera al final del segundo año de pandemia sería duro para el personal médico que en estos dos años ha puesto su corazón y piel en esta crisis para atender a los miles de pacientes que llegan a los servicios de urgencia y a las unidades de cuidado intensivo intermedio y crítico.

Las vacunas

Otro motivo de preocupación es que ómicron es mucho mejor para evitar la protección de las vacunas. Según estudios revelados el viernes, todos preliminares, los biológicos más usados hasta ahora contra la covid-19 no parecen ofrecer ninguna defensa contra la infección. Solo las de Pfizer y Moderna, cuando se usan como refuerzo, parecen más efectivas para impedir la infección. Las otras, incluidas las de AstraZeneca, Johnson & Johnson y las vacunas fabricadas en China y Rusia, parecen hacer poco o nada para detener la propagación de ómicron, según revelan esas primeras investigaciones.

El problema es que la mayoría de países han desarrollado sus programas de vacunación con estas vacunas. Es el caso de Colombia, que aunque ha logrado vacunar a más del 60 % de la población, lo ha hecho con Sinovac, la cual no evitará que la gente contraiga el virus. Si se considera a estas personas como no vacunadas, y se suman a los que por alguna razón no están vacunados, habrá un aumento global de infecciones, lo que amenaza la salud de las personas vulnerables y aumenta la oportunidad de que surjan más variantes.

Coronavirus Reino Unido
Los compradores, algunos con cubiertas para la cara, cruzaron Oxford Street en el centro de Londres el 4 de diciembre de 2021, ya que el uso obligatorio de máscaras en las tiendas se ha reintroducido en Inglaterra a medida que aumentan los temores sobre la variante Omicron de Covid-19. (Foto de Daniel LEAL / AFP) - Foto: AFP

Los estudios preliminares muestran que las vacunas de refuerzos pueden reducir drásticamente el número de personas que se infectan. Una serie de estudios de laboratorio y del mundo real indican que mientras dos dosis de AstraZeneca o de Pfizer proveen entre baja y limitada protección contra la infección, pero esta sube hasta 80 % o más, si el refuerzo es con una vacuna de las desarrolladas con la plataforma de ARN mensajero. Hoy Moderna anunció que su dosis de refuerzo de 50 micrograms incrementa el nivel de anticuerpos 37 veces.

Ante esto, Johnathan Reiner, quien es profesor de medicina y cirugía en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington, dice que las vacunas hoy son la mejor protección, especialmente si son con dosis triple.

Quienes no están vacunados deberían comenzar el proceso ahora. Según datos publicados recientemente por los CDC las personas no vacunadas tienen un riesgo veinte veces mayor de morir por covid-19 y un riesgo diez veces mayor de dar positivo en las pruebas de covid que las personas completamente vacunadas que también han recibido un refuerzo. Los datos sugieren que la brecha de riesgo entre las personas no vacunadas y las que recibieron un refuerzo es incluso mayor que entre las personas no vacunadas y las que están completamente vacunadas con su esquema inicial.

Las ciudades pueden colapsar

Además de impactar lo servicios de salud, una gran cantidad de enfermos simultáneamente podría colapsar cualquier ciudad porque las personas infectadas tendrían que evitar ir a sus trabajos. Eso en el caso de la industria del turismo podría implicar el cierre de bares, hoteles y restaurantes, como ha sucedido en cierta medida en Nueva York, que cerró el circuito de Broadway ante las infecciones entre los actores de los espectáculos.

Cuando se acumulan tantos casos a la vez, sus efectos comienzan a extenderse a las vidas de quienes no están enfermos. Si ómicron circula en una oficina puede presentar un inconveniente temporal. Pero si ese lugar de trabajo es una escuela, esta tendrá que cerrar interrumpiendo a su vez las vidas de todos los niños y padres. Si ese lugar de trabajo es un hospital, los médicos y enfermeras no pueden trabajar. Según la agencia EFE, este ha sido un problema en Sudáfrica, donde ómicron ya es dominante y casi el 20 % del personal de atención médica tiene covid. Incluso si la mayoría de estos casos son leves, un gran número de personas que se enferman al mismo tiempo alterará la realidad cotidiana.

Lo que no se sabe de ómicron

Asímismo, muchos expertos señalan que aún es muy temprano para saber si ómicron es tan inofensiva como parece. Un estudio de los CDC que analizó 43 cases de ómicron reveló que la mayoría tenía síntomas leves. Pero la mayoría eran vacunados y cerca de un tercio había recibido la vacuna de refuerzo. Los expertos creen que estos casos más suaves o asintomáticos se están dando por la protección que confiere la vacuna. Pero podría ser otro diagnóstico para aquellos no vacunados.

Sumado a eso, ómicron solo ha estado circulando por tres semanas y muchas de esas nuevas infecciones han ocurrido en la última de esas tres, debido al crecimiento exponencial. Las primeras personas infectadas pueden ser más jóvenes y, por lo tanto, es más probable que tengan casos leves independientemente de la variante. Los expertos también creen que la suavidad atribuida al virus puede ser el resultado de una inmunidad existente. En Sudáfrica, donde los médicos informan de hospitalizaciones relativamente bajas en comparación con oleadas anteriores, muchos casos probablemente sean reinfecciones, dado que la mayoría de las personas han tenido covid antes.

Esto demuestra que, por mucho que se diga que es menos letal, aún no se sabe a ciencia cierta qué tan severos son los casos con esta variante y si es más suave que delta. Lo mejor es ser precavidos, como lo han hecho algunos países en Europa como Dinamarca, Holanda y Noruega y no esperar a ver qué tan grave es el problema. Para entonces, podría ser muy tarde.