salud

¿Qué síntomas indican que hay deficiencia de minerales en el cuerpo?

Los minerales ayudan a cuidar los huesos, el corazón, los músculos y el cerebro, entre muchas otras funciones.


Los minerales son clave para que una persona pueda mantenerse sana. El organismo los utiliza para ejecutar muchas funciones distintas, entre ellas: lograr que los huesos, el corazón y el cerebro funcionen bien. Los minerales también son importantes para la creación de enzimas y hormonas.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos explica que hay dos tipos de minerales, los macrominerales y los oligoelementos. Una persona requiere de mayores cantidades de macrominerales, los cuales incluyen calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, cloro y azufre.

En el grupo de los oligoelementos, por su parte, están el hierro, manganeso, cobre, yodo, zinc, cobalto, flúor y selenio. Según la mencionada institución, la mayoría de las personas obtienen los minerales que necesitan al comer una amplia variedad de alimentos.

El consumo indicado de cada mineral es determinante ya que su deficiencia influye directamente en la salud en forma de enfermedades como anemias, migrañas, cansancio crónico, depresiones y osteoporosis.

Magnesio

En la lista de minerales esenciales se encuentran el magnesio, que es ideal para cuidar la salud del corazón. Entre otras funciones, ayuda a normalizar la presión sanguínea, permitir la absorción del calcio y proteger la arterias y el ph del cuerpo, indica el portal Mejor con Salud.

Cuando el cuerpo no tiene la suficiente cantidad de este mineral se pueden presentar convulsiones, fatiga, calambres, debilidad muscular y entumecimiento. Algunos de los alimentos ricos en magnesio son las semillas y frutos secos, el arroz, el aguacate, el coco, las espinacas, las uvas y las manzanas, además de la miel.

Otro de los minerales clave es el potasio, el cual se encarga de mantener el equilibrio hídrico en el cuerpo, además de ser importante para el corazón. Su deficiencia puede ocasionar debilidad muscular, arritmias, diarreas y vómitos, según el portal Healthline.

Este mineral se encuentra en las sales marinas, pero también en menor medida en plátanos, nueces, cacahuetes, calabazas, cocos, zanahorias, setas, melones, fresas, tomates, naranjas y soya.

Calcio

El calcio es importante para fortalecer huesos y dientes, regula los latidos del corazón y ayuda a disminuir el colesterol. Además, dispone de una enzima llamada lipasa encargada de descomponer las grasas.

No tener suficiente calcio en el cuerpo puede generar piel seca, uñas quebradizas y cabello grueso. Según el portal Salud Digital, este mineral puede obtenerse mediante el consumo de productos lácteos, salmón y sardinas, verduras de hojas verdes y alimentos enriquecidos con calcio.

El fósforo también es esencial para el organismo. Es importante para la estructura de los huesos y los dientes. Dentro de los síntomas de la falta de este mineral está la pérdida de apetito, anemia, insuficiencia respiratoria, susceptibilidad a infecciones, dolor y debilidad muscular, dolor óseo y dificultad para caminar, entre otros.

Este mineral se obtiene de alimentos como las carnes, yemas de huevo, productos lácteos, pescados, almendras, salvado de arroz, semillas de calabaza, lentejas y zanahorias.

Zinc

Según Mejor con Salud, este mineral es determinante para la elaboración de ciertas hormonas esenciales para el crecimiento, y para el metabolismo de los carbohidratos y lípidos, fortalece el sistema inmunológico y es responsable de las defensas del cuerpo.

Cuando el organismo no tiene suficiente zinc se puede exponer a infecciones frecuentes, pérdida de cabello, diarrea, alergias, acumulación de tóxicos y falta de apetito. Para recuperarlo se pueden ingerir cereales, frutos secos y carnes rojas.

Otro mineral esencial es el hierro, que se encarga de transportar oxígeno por el cuerpo. Cuando falta este mineral se puede presentar anemia, cansancio, baja presión arterial y resfriados frecuentes.

En la lista de alimentos que lo contienen está el atún y salmón, huevos, fríjoles, frutas secas, verduras de hojas verdes y cereales integrales y enriquecidos.

Por último, el selenio, que es un nutriente que el cuerpo necesita para mantenerse sano. Es importante para la reproducción, la función de la glándula tiroidea, la producción de ADN y para proteger al cuerpo contra infecciones y el daño causado por los radicales libres.

La deficiencia de selenio puede causar la enfermedad de Keshan (una afección del corazón) e infertilidad en los hombres, así como inflamación y pérdida de movimiento en las articulaciones. Se puede obtener del germen de trigo, cebolla, brócoli, tomates y setas, mariscos, productos lácteos, carnes y nueces.

De acuerdo con los especialistas, para obtener todos los minerales que requiere el organismo se debe llevar una dieta equilibrada y variada y en caso de presentar algún síntoma de los anteriormente mencionados de manera recurrente, lo mejor es consultar al médico.